Todo lo que necesitas saber sobre los patos pekineses

Los patos pekineses son excelentes animales de compañía, aunque también son altamente valorados en el ámbito culinario por lo nutritivos que son su carne y sus huevos.
Todo lo que necesitas saber sobre los patos pekineses

Última actualización: 21 agosto, 2022

Los patos pekineses pertenecen a una raza grande de patos, cuyo origen remonta hace más de 2000 años, presuntamente en Pekín, China, o en algún lugar del sudeste asiático. Físicamente son de gran tamaño, plumaje blanco y pico naranja, por lo que son muy agradables a la vista. A pesar de ser excelentes mascotas, los patos pekineses también son muy cotizados en la alta cocina.

Según su crianza, esta raza de aves produce huevos más grandes y carne más abundante y nutritiva para el consumo humano. Además, son reconocidos por tener un fuerte sistema inmunológico y gran capacidad para sobrevivir incluso en condiciones muy extremas. Por esta razón, la producción en masa del pekinés es una de las más grandes, comunes y rentables en el mundo.

Alimentación de los patos pekineses

Patos nadando

De entrada, hay que decir que los patos pekineses son animales carroñeros, por lo que se alimentan a base de múltiples fuentes. En su hábitat natural, buscan la comida en la tierra y en la superficie del agua, no se sumergen a buscarla.

Su dieta salvaje depende de la época del año, pero por lo general se basa en animales marinos, como peces y ranas, además de organismos acuáticos, como algas. De la tierra consumen nueces, bayas y semillas, aunque su dieta también puede incluir gusanos e insectos.

Por otro lado, los patos pekineses domésticos se alimentan a base de comida comercial para aves que se sirve en una granja. Sin embargo, su dieta puede variar dependiendo del fin destinado para el ave:

  • Para poner buenos huevos: existe el llamado “alimento para ponedoras”, rico en calcio y vitaminas. Para los patos machos, el alimento contiene una alta fuente de proteínas y suplementos de calcio intermitentes para asegurar su fertilidad.
  • Para patos mascotas: suelen comer lo que encuentran en la granja, además de pollo o maíz. No obstante, este último puede hacerlos engordar rápidamente, por lo que es mejor ofrecerlo durante el invierno.
  • Para patos bebés: existe el llamado “alimento para pollos”, un iniciador lleno de proteínas y vitaminas para iniciar su vida fuerte y saludablemente.

Cuidados de los patos pekineses

Sin importar cuál sea el propósito de los patos pekineses, sus cuidados generales incluyen los siguientes.

Temperatura y recinto

Aunque su raza es capaz de resistir temperaturas extremas, en el invierno es indispensable construirles un refugio con heno en el suelo, donde no entren corrientes de aire. En el verano, por su parte, ameritan agua extra y sombra.

Baño

Se ha vuelto una creencia popular que los patos necesitan de un gran estanque para nadar a sus anchas. Lo cierto es que lo mínimo que requieren es de un cuerpo de agua suficientemente profundo para asearse. Al ser animales depredadores, la higiene es parte importante de su rutina.

Limpieza y desinfección

Los patos pekineses, al igual que cualquier otra raza, no están exentos de contraer enfermedades. Por ello es de suma importancia mantener el corral y el gallinero aseado, pues podrían enfermar a través de sus heces fecales.

Seguridad de depredadores

A pesar de ser depredadores, los patos pekineses a su vez son vulnerables a cazadores más hábiles. Es importante conocer qué otras especies rondan cerca de su hábitat, como perros de granjas vecinas, mapaches, o en casos más graves, osos, zorros, coyotes, entre otros. En cualquiera sea el caso, es importante tomar medidas para evitar que los cacen.

Cómo criar patos pekineses

La cría de patos pekineses es una industria muy rentable, sin embargo, tiene que ser en condiciones muy particulares. Rara vez los patos pekineses empollan sus huevos, por eso es usual valerse de métodos alternativos como incubadoras para cuidar de los futuros pichones, aunque las gallinas ponedoras también pueden ser útiles para empollar los huevos. 

Los huevos de los patos pekineses tardan alrededor de 28 días en eclosionar, y para hacerlo necesitan mantenerse en un lugar donde la temperatura y la humedad sean constantes. Además, también requieren el giro del huevo a lo largo del día, de modo que la incubadora automática es la opción más efectiva para los criaderos.

En cuanto al proceso de apareamiento, un pato macho se entiende fácilmente con cinco hembras. No es buena idea juntar demasiados machos porque podrían tornarse agresivos y lastimar a las hembras. El proceso es mucho más apacible para todos si se lleva a cabo dentro de una piscina pequeña, donde las hembras estarán más relajadas.

Cómo saber si un pato pekinés es macho o hembra

Es casi imposible saber el sexo de un pato pekinés antes de que cumpla las ocho semanas de nacido. La manera más fácil de saber si es macho o hembra sin lastimarlo (por ejemplo, por medio de la ventilación sexual) es escuchar con atención su graznido; el de los machos es más silencioso, mientras que el de las hembras es más fuerte.

Otra manera en la que se podría reconocer a un pato macho es porque tienen una pluma rizada al final de la cola, pero no es un indicador muy preciso.

Razas similares a los patos pekineses

Especies de patos domésticos

Existen razas que son muy similares al pekinés, incluso al grado de poder ser confundidas. A saber, son las siguientes.

Pekín americano

Es el pato doméstico más común en Estados Unidos. De gran tamaño y vigorosidad, fue introducido en el país en 1873 por James E. Palmer. Asimismo, es común verlos en parques, estanques y granjas comerciales.

Los pekineses americanos ponen alrededor de 200 huevos por año y para su cría, sus cuidadores acostumbran a utilizar la incubadora.

Aylesbury

Los patos de Aylesbury son, en apariencia, muy parecidos a los patos pekineses, pero los primeros no son oriundos de Pekín sino de Aylesbury, Inglaterra. En cuanto a su uso en el ámbito culinario, el de Aylesbury es considerado uno de los patos más deliciosos que existe, pues su carne es muy abundante y menos grasa que la del pekinés.

Pekín alemán

Importado por Walter Steward en 1872, el pato Pekín alemán es una variación del pekinés tras su llegada a Alemania desde Francia y el Reino Unido. No obstante, es una especie en peligro de extinción dado que tras la Segunda Guerra Mundial en Alemania no se ha criado con fines comerciales. Su postura es erguida, muy similar a la del pato corredor indio, y las pocas unidades que hay en existencia son mascotas o ejemplares que se exhiben en espectáculos.

Jumbo Pekín

Es el resultado del cruce de un pekinés de raza carnosa y de una pekinesa de tamaño mediano. Es la raza pekinés más grande que existe, pero tiene un problema genético. Su crecimiento desmedido no es proporcional al peso que pueden soportar sus patas, por lo que su ciclo de vida es menor al de otras variedades de patos pekineses.

Grimaud híbrido Pekín

Su apariencia es muy parecida a la del Pekín americano, salvo que fue creado a través de modificación genética por Grimaud Frères en Francia. El fin de esta raza es la obtención de huevos fértiles. Al ser una creación patentada, es muy difícil conseguir información acerca de la raza, salvo lo que se da a conocer a través del sitio web de su creador.

Como pudiste darte cuenta en las líneas anteriores, los patos pekineses son animales muy interesantes y con características que los hacen especiales en el reino animal.

Te podría interesar...
5 diferencias entre patos y gansos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
5 diferencias entre patos y gansos

Muchos piensan que estas aves son la misma especie, pero hay varias diferencias entre patos y gansos que permiten distinguirlas.