Las terapias quiroprácticas más comunes para un gato

Camila O.Thomas · 18 abril, 2019
Las terapias quiroprácticas son muy beneficiosas para tu gato, pues alivian cualquier problema que pueda tener en su sistema nervioso; aprende a identificar al quiropráctico ideal para ti

Las terapias quiroprácticas reportan muchos beneficios a la salud de tu gato. Sin embargo, estas terapias quiroprácticas no serán iguales para todos los felinos.

Cada gato es distinto, y sus cuerpos funcionan de manera similar, aunque con pequeños detalles que los diferencian. Un profesional adecuado entenderá cuáles son las particularidades de tu mascota y sabrá cuál terapia es mejor para él.

Un quiropráctico es un profesional que conoce cómo funciona el sistema nervioso de tu gato. Además, está capacitado para aliviar los problemas que pueda tener tu gato debido a una irritación en el sistema nervioso.

Un quiropráctico es un profesional en medicina alternativa. En la primera visita a un quiropráctico  puedes esperar un examen completo a tu gato. Los principales factores que hay que evaluar siempre serán la postura, alineación vertebral y palpación craneal y de extremidades.

Además, un quiropráctico querrá evaluar la motricidad espinal y de extremidades de tu gato. Aunque pueda parecerte inusual, muchos gatos sufren problemas ortopédicos.

Las palpaciones y evaluaciones iniciales le permitirán al quiropráctico determinar el estado corporal de tu gato. En el caso de los felinos, es muy importante que sus vértebras estén en perfectas condiciones.

Quiropraxia en gatos

Aspectos a considerar antes de elegir a tu profesional quiropráctico

Un quiropráctico debe explicarte con detenimiento el proceso terapéutico al que será sometido tu gato. Es recomendable que tú como cuidador y el quiropráctico os entendáis y podáis establecer un vínculo de confianza.

Debes sentirte en libertad para hacer varias preguntas antes de hacerle la terapia a tu felino. La quiropraxia es un proceso delicado que requiere de un profesional debidamente capacitado.

Si no estás seguro de qué características debes buscar en un profesional quiropráctico, te recomendamos empezar por lo siguiente:

  1. Asegúrate de que preguntáis a tu veterinario regular sobre la historia médica de tu gato. Es necesario que un quiropráctico se informe adecuadamente sobre su paciente antes de cualquier tratamiento.
  2. Pregunta el significado de cualquier concepto que no comprendas. Algunas veces los profesionales médicos usan lenguaje técnico. Si no comprendes algún término, pregunta de manera específica.
  3. Es necesario que un profesional sea capaz de aliviar tus preocupaciones y calmar a tu gato. Observa interactuar a tu gato con el profesional antes de cualquier intervención. Esto te mostrará si ambos se llevan lo suficientemente bien.
  4. Recomendamos que encuentres a un profesional dispuesto a tomarse su tiempo para la terapia.

Muchos gatos prefieren las terapias quiroprácticas cuando el profesional está en silencio o hace poco ruido. Los gatos son propensos a excitarse frente a movimientos bruscos o ruidos fuertes. Durante un tratamiento quiropráctico, es recomendable que el animal se encuentre en un ambiente calmado.

Síntomas que indican la necesidad de las terapias quiroprácticas

Los felinos se benefician mucho de las terapias quiroprácticas. Incluso si tu gato no suele hacer demasiado ejercicio, todos los felinos son animales atléticos. Está en su naturaleza.

Por esta razón, todos los felinos deberían ser capaces de saltar, correr, girar y estirarse sin ningún inconveniente. Las caídas accidentales hacen que un gato pueda sufrir desbalances en su columna vertebral.

Gato saltando

Cuando la columna vertebral se encuentra desbalanceada, el sistema nervioso se ve afectado. A su vez, un sistema nervioso irritado puede llevar a problemas en los órganos y músculos de tu gato.

Los síntomas que indican un desbalance en la columna vertebral de un gato pueden ser variados. Sin embargo, alguno de estos síntomas incluyen la sensibilidad en algunas zonas de su cuerpo al tacto y cojeo. Además, tu gato puede presentar cansancio inesperado o fuera de lo habitual y reticencia a interactuar con humanos u otros animales.

Algunos gatos, cuanto sufren problemas nerviosos, pueden tener cambios de humor repentinos. Muchos gatos pueden volverse ariscos o presentar depresión y disminución del apetito.

Todos estos síntomas se presentan de manera progresiva, así que debes estar muy atento al comportamiento de tu gato. Es posible que tardes algún tiempo en notar estos síntomas, así que debes siempre consultar a tu veterinario.

El trabajo de un quiropráctico no reemplaza al de un veterinario. Aunque asistas a un veterinario en medicina alternativa, es necesario que tu gato sea evaluado también por un veterinario tradicional.

Las técnicas quiroprácticas funcionan de manera complementaria a la medicina tradicional. Así, sus efectos son más beneficiosos cuando forman parte de un programa de recuperación diseñado en conjunto con tu veterinario habitual.

  • Riviére, S. (2007) Fisioterapia en gatos y perros aplicada a los trastornos locomotores de origen artrítico. Veterinary Focus, Volumen 17, No. 3.
  • Poveda, F. (2008) Terapia de masajes y shiatsu como rehabilitación física en pequeños animales. Universidad de La Salle, Bogotá.