El tejón de la miel: entre la incomprensión y la ferocidad

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Al tejón de la miel le rodean muchos mitos sobre su comportamiento. Es una criatura intrépida que puede ser bastante agresiva cuando se encuentra amenazada, sin embargo su naturaleza es solitaria y tímida.

El tejón de la miel (Mellivora capensis) pertenece a la familia de los mustélidos o comadrejas. Este grupo de carnívoros es numeroso e incluye a las comadrejas, hurones, visones y a los glotones entre otros. Si quieres saber más acerca de este simpático animal te animamos a continuar leyendo.

¿Cómo identificar al tejón de la miel?

Esta es una de las especies más grandes de la familia de los mustélidos. El adulto tiene una longitud corporal de 60 a 70 centímetros y un peso de 8 a 12 kilogramos. Además, exhibe un marcado dimorfismo sexual, siendo las hembras más pequeñas que los machos.

En cuanto al color del pelaje, la mitad inferior del cuerpo es negra, con un manto superior gris o blanco brillante. El color más claro se extiende por el dorso del cuerpo deteniéndose en la base de la cola. Los tejones de la miel tienen una piel muy gruesa y suelta, que evita que un depredador los agarre, permitiéndoles maniobrar en un mayor ángulo y así morder a su atacante.

Adicionalmente, poseen un cráneo grande, ojos pequeños y un cuello y hombros musculosos. También tienen unas patas delanteras fuertes y anchas, con grandes garras que son útiles para atacar presas y asaltar panales de abejas.

Hábitat y distribución geográfica del tejón de la miel

Con frecuencia, el tejón de la miel ocupa madrigueras que han sido abandonadas por otros animales, como los osos hormigueros. La especie se distribuye en un amplio rango geográfico, que abarca la mayor parte del África subsahariana, la península india y partes de las naciones de Asia occidental de Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajstán y Afganistán. No se encuentra en las áreas increíblemente secas del desierto del Sahara ni a lo largo de la costa del Mediterráneo.

Tejón de la miel fotografiado en sudáfrica.

Su presencia se asocia al control de plagas de roedores

Es importante conocer que aunque los tejones de miel reciben su nombre por su hábito de asaltar colmenas, cazan principalmente roedores. También se alimentan de reptiles y larvas de insectos, junto con la ocasional captura de crías de antílope, cachorros de guepardo y pollitos de águila.

Entre los reptiles que captura, muchos son presas venenosas, incluida la víbora y la cobra del Cabo. De hecho se cree que el tejón de la miel desarrolla cierta inmunidad al veneno durante toda una vida de exposición, aunque el mecanismo fisiológico exacto no se ha demostrado aún.

¿Es el tejón de la miel un animal problemático?

A pesar de su reputación como uno de los animales más agresivos del mundo, los tejones de miel tratan de evitar problemas. Su primera opción es huir, y se les ha visto salir corriendo por un agujero después de oler rastros frescos de leones o leopardos. Sin embargo, cuando se sienten amenazados, no dudará en defenderse con notoria ferocidad.

Los tejones de miel generalmente solo atacan cuando son sorprendidos por los depredadores, lo que a menudo ocurre cuando están cavando. Esto sucede debido a que su vista es pobre y con sus narices en el suelo, pueden ser ajenos a su entorno.

Cuando se asustan, corren hacia sus asaltantes, liberando un potente aroma de sus glándulas anales, sacudiéndose y poniéndose en pie con los pelos en alto. En estas ocasiones, se emite un fuerte sonido de «traqueteo». Esto generalmente asusta al depredador.

Un tejón de la miel calentándose al sol.

La defensa odorífera

El tejón de la miel tiene dos glándulas de olor grandes que se encuentran en el ano, y se conoce que juegan un papel en marcar su territorio. Además, actúan como un mecanismo de defensa cuando se ven amenazados.

Los tejones de miel son solitarios y nómadas. Los machos tienen el hábito de defecar en agujeros y marcan con su orina o glándulas olfativas anales para indicar a otros animales que su madriguera está cerca.

Otros comportamientos

Los tejones de miel son predominantemente nocturnos, pero se ha observado que cambian a actividad diurna durante los meses secos y fríos. Aunque son animales solitarios, se puede ver a una hembra y su cachorro alimentándose juntos. También pueden cazar en parejas durante la temporada de apareamiento.

  • Carter, S., du Plessis, T., Chwalibog, A., & Sawosz, E. (2017). The honey badger in South Africa: biology and conservation. International Journal of Avian & Wildlife Biology, 2(2), 4.
  • Hoffman, Z. 2014. "Mellivora capensis" (On-line), Animal Diversity Web. Accessed March 31, 2020 at https://animaldiversity.org/accounts/Mellivora_capensis/