Tarántula como mascota: todo lo que debes saber

Francisco María García · 5 octubre, 2018
Si bien su aspecto puede resultar un tanto siniestro, se puede tener una tarántula como mascota porque la mayoría no son venenosas y, por tanto, no son peligrosas

Tener una tarántula como mascota quizás no sea una de las ideas más populares. Sin embargo, se trata de una tendencia en alza que cada día gana más adeptos. Por esa razón, es conveniente conocer muy bien todo sobre sus cuidados.

¿Es posible tener una tarántula como mascota?

Como vemos, realmente tener una tarántula como mascota no es lo más común. Sin embargo, es una idea que cada día atrae a más personas, por lo que la respuesta a la pregunta anterior es positiva.

¿Es verdaderamente seguro tener a una tarántula como mascota? ¿Cuáles son los cuidados más adecuados para mantener a una tarántula en óptimas condiciones ?

Cabe resaltar que la tarántula es la araña más grande perteneciente a la familia licósidos. Aunque puedan tener una apariencia un poco siniestra, la mayoría de las tarántulas no son venenosas ni representan un peligro para las personas.

Por diferentes características, es posible tenerla de mascota, siempre y cuando se le otorguen los cuidados y el ambiente adecuado para el bienestar de esta.

Aunque en general las tarántulas no son muy agresivas, también es cierto que nadie está exento de recibir en algún momento una mordedura por parte de estas. Si bien esta mordedura puede resultar algo dolorosa, no representa un peligro para la salud.

Características de las tarántulas

Características de las tarántulas

Estas son las peculiaridades de estos temidos insectos:

No deben ser molestadas

Tal y como se explicó anteriormente, las tarántulas no suelen ser agresivas. Esto significa que para que ellas decidan clavar sus colmillos e infligir un gran dolor deben sentirse sumamente amenazadas y en peligro. Por ello, una pauta imprescindible para tener una tarántula de mascota es no molestarla.

No pueden repetir patrones de conducta

Aunque las tarántulas son sumamente inteligentes, no pueden ser adiestradas como otras mascotas. Está demostrado que estas arañas no tienen una capacidad más allá de las necesidades para sobrevivir de reproducir conductas o patrones.

Una de las pocas cosas que se le puede ir enseñando a una tarántula es golpear determinada cantidad de veces el vidrio cada vez que se le va a dar comida. De esa forma, esta asociará dicho sonido con la comida y saldrá de su madriguera.

Expectativa de vida

La expectativa de vida de una tarántula en general es bastante larga, especialmente en el caso de las hembras. Estas pueden llegar a vivir hasta 14 años, mientras que los machos difícilmente superarán los seis años.

Dimorfismo sexual de las tarántulas

Aspectos a tener en cuenta para tener una tarántula como mascota

Escoger una especie pacífica

En la práctica, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la selección de una tarántula que no sea venenosa y cuyo comportamiento sea, en general, más pacífico.

En este sentido, especies como la tarántula de patas rosadas, la de anillos rojos o la conocida como pollito son algunas de las más recomendables. Por el contrario, las tarántulas azul cobalto, la gigante o la babuina naranja son muy agresivas y venenosas.

El espacio adecuado

Otro aspecto fundamental es proporcionarle a la tarántula un espacio adecuado para su desarrollo. Para ello, es recomendable comprar un terrario con al menos 20 litros de capacidad y agregarle los elementos que la araña necesita de acuerdo a su especie. Hay que destacar que las arañas se adaptan muy bien a los espacios reducidos. Sin embargo, cuanto más espacio se le pueda proporcionar, mucho mejor.

Búsqueda de información

Queda claro que las tarántulas no son las mascotas más populares. Por ello, es importante que la persona busque toda la información posible sobre ellas. En este caso es recomendable acudir a un veterinario especializado; el experto informará sobre los cuidados, manipulación del animal, limpieza del terrario y, sobre todo, la especie más adecuada para tener en casa.

No hay que olvidar que, pese a su fama, las tarántulas son mascotas que no hacen mucho más que lo necesario para sobrevivir. En este sentido, no se puede esperar mucha interacción con ellas, puesto que al ser molestadas pueden volverse agresivas.

Si lo que se busca es una mascota para jugar y compartir, definitivamente la tarántula no es la más adecuada. Sin embargo, si la persona realmente desea una tarántula como mascota es fundamental que se informe sobre todos los aspectos que hay que cuidar.