¿Son peligrosas las avispas?

Yamila · 3 julio, 2018
Sus picaduras pueden ser muy dolorosas, aunque solo son las hembras las que gozan del aguijón, que es parte de su aparato reproductor

Familiares directos de las hormigas y las abejas, las avispas son temidas debido a su potente y dolorosa picadura. Ahora bien, ¿son peligrosas? ¿Atacan porque sí o es solo un modo de defenderse del peligro? Te contamos más en este artículo.

Avispas y picadura

No hay dudas, las avispas son unos de los insectos más temidos por las personas. Su mala reputación se debe a las famosas y dolorosas picaduras que inyectan veneno. Pero atención, porque para que nos claven su aguijón deben sentir algún tipo de amenaza o peligro sobre sí mismas o su territorio.

A diferencia de las abejas –que al picar desgarran su cuerpo– las avispas pueden picar varias veces a una misma víctima (o a varias). Por ello, son más peligrosas. Solo las hembras de esta especie tienen la capacidad de picar, ya que el aguijón forma parte de sus órganos sexuales.

Podemos hallar avispas en todos lados, sobre todo en zonas húmedas como piscinas, estanques y charcos de agua; también entre la basura y, por supuesto, en un jardín con flores. Si estamos al aire libre, las veremos revolotear cerca de nuestras cabezas y nos sentiremos amenazados.

Pero atención, porque no nos picarán ‘porque sí’, sino únicamente cuando las ataquemos. Un grave error al ver una avispa o abeja es mover enérgicamente las manos hacia todos lados. Si, por el contrario, nos quedamos quietos y seguimos con nuestra actividad sin prestarle atención, el insecto terminará yéndose por donde ha llegado.

Diferencias entre vertebrados e invertebrados: avispa

Debemos tener mucho cuidado si estamos descalzos o si nos sentamos en el césped, ya que es allí donde suelen posarse para descansar de sus largos vuelos diarios. Si por casualidad y sin verla ponemos su vida en peligro, no dudará en picarnos.

¿Existen las avispas ‘asesinas’?

Hace algunos años, un barco mercante chino atracó en un puerto francés. Mientras desembarcaban la mercadería, le dieron ‘tiempo’ a un grupo de avispas asiáticas que viajaban de ‘polizones’. Estos avispones, más grandes que los europeos, rápidamente pudieron reproducirse y asentarse: no tenían depredadores naturales.

En muy poco tiempo se convirtieron en los insectos más venenosos de Francia y atravesaron las fronteras hasta llegar a España. Incluso, en Bilbao se suspendió un concierto al aire libre por la aparición de un nido de las supuestas ‘avispas asesinas’.

¿A qué se debe este mote? A que es un insecto bastante agresivo, tiene mayor tamaño que las demás subespecies y su cuerpo es negro casi por completo. Y eso no es todo, ya que la picadura de este avispón de 3,5 centímetros deja una hinchazón que provoca dolor intenso por 24 horas.

Si intentamos huir de su aguijón, lo más probable es que el insecto nos persiga. La única solución es meterse en el agua, ya sea la piscina, el mar o un río.

Cómo evitar y tratar picaduras de avispas

Si quieres evitar que una avispa te pique, te recomendamos que no te acerques a su nido. Si te topas con una, lo mejor que puedes hacer es alejarte lentamente, sin aspavientos ni movimientos bruscos. También sería bueno que si organizas un picnic al aire libre no uses prendas de colores llamativos ni perfumes intensos. Tampoco camines descalzo por el campo.

Distinguir picaduras de insectos

Recuerda que las picaduras de las avispas no son mortales ni peligrosas en la mayoría de los casos, salvo que la persona sea alérgica. Lo normal es que provoquen hinchazón y dolor, que se irán con el paso de las horas.

Seguro conoces el remedio casero que incluye aplicar barro en la zona, ya que alivia los síntomas. Si bien esto es cierto, también es verdad que puede provocar infecciones. Lo mejor es lavar con agua y jabón neutro, aplicar frío y tomar un analgésico. No aprietes para que el veneno salga; pueden quedar restos del aguijón en la piel.