¿Son agresivos los cocodrilos?

7 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
El cocodrilo es el reptil de mayor tamaño de toda la fauna; aunque aparentemente no es un animal agresivo, son indispensables las precauciones para las personas que se acerquen a ellos

Estos grandes reptiles semiacuáticos atacan fundamentalmente por hambre, por defender a sus crías o por sentirse amenazados y acorralados. En la mayoría de los casos, las personas, ya sea por curiosidad, porque están haciendo turismo, o por el simple morbo, suelen transgredir los límites lógicos permitidos para contemplar a estos enormes ejemplares.

Los cocodrilos son depredadores naturales cuyo hábitat se ha visto invadido de manera gradual por la presencia de los seres humanos. Suelen alejarse si las personas se acercan, pero pueden ser agresivos los cocodrilos si los molestan.

Estos animales tienen mandíbulas fuertes, poseen dientes agudos y alcanzan hasta los cinco metros de longitud. Reaccionan de manera violenta ante su principal depredador, que es el ser humano.

¿Sentido común?

Las imprudencias alcanzan a hombres y mujeres que quieren sacarse un selfie colocando su rostro justo al lado de las fauces de estas máquinas trituradoras, confiados en que por la corpulencia de la que suelen ser dueños reaccionarán de forma lenta y perezosa.

La realidad de estos grandes animales es que son de movimientos ágiles y precisos. Otros accidentes que ocurren con cierta frecuencia están relacionados con turistas aventureros.

Hay quienes incluso intentan colocar dentro de sus grandes mandíbulas carne de res, pollo o pescado, sin ningún tipo de precaución. Lo que ocurre es que los cocodrilos confunden el objetivo, y llegan a atacar a estas personas que no tienen precaución.

Cocodrilo marino: alimentación

¿Por qué son agresivos los cocodrilos?

Los cocodrilos suelen alimentarse prácticamente de cualquier cosa. Son oportunistas: todo lo que esté a su alcance lo aprovechan. En algunos lugares esto llega a ser un problema porque ya asocian la presencia de los seres humanos con comida.

Se tiene la falsa percepción de que solo se le debe temer a los más ejemplares más grandes. La realidad es que son agresivos los cocodrilos, tanto los de mayor tamaño como los pequeños. Hay que tener cuidado con todas las especies y no considerar inofensiva a ninguna. Incluso las mordeduras de los más pequeños suelen ser muy dolorosas.

Tipos de cocodrilos

Existen 23 especies identificadas de cocodrilos, tanto en agua dulce como en agua salada. Pertenecen al orden de Crocodylia, la misma familia que los caimanes, pero con muchas diferencias.

Los cocodrilos más conocidos por sus ataques a los seres humanos son el cocodrilo del Nilo y el cocodrilo marino. Otras especies son el aligator americano, el cocodrilo cubano, el caimán negro y el cocodrilo gavial.

Estos animales son grandes nadadores, capaces de desarrollar velocidades en torno a los 32 km/h. También tienen la capacidad de respirar bajo el agua, por lo que pueden permanecer sumergidos por mucho tiempo sin mayores problemas.

En la práctica, muchos de estos animales permanecen inmóviles en las profundidades de los ríos, incapaces de moverse cuando están haciendo la digestión.

Cocodrilo marino: hábitat

Curiosidades

Los cocodrilos no suelen alimentarse a diario, sino cada siete días. No salen a cazar, sino que esperan que aparezca su presa. Como la mayor parte del tiempo están en el agua, pueden tener acceso a casi todos los animales que van a hidratarse a las riberas de los ríos o de las lagunas, por lo que no se ven en la necesidad de ir a buscarlos.

Entre sus presas no es frecuente conseguir que se alimenten de seres humanos. Pero, como son cazadores por oportunidad, si tienen hambre y las personas están a su alcance, no van a desaprovechar el momento.

Los cocodrilos no se mueven rápido en la tierra. Sus patas son bastante cortas en comparación con el tamaño de su cuerpo, al tiempo de que son muy pesados. Por ello, pierden la destreza, la elegancia, pero sobre todo la rapidez que muestran en el agua.

Sus dos propósitos fundamentales a la hora de salir a las superficies secas es tomar sol y poner sus huevos: las hembras pueden colocar hasta 100 óvulos en una sola puesta. Su piel texturizada y con escamas les permite disfrutar de las bondades del astro rey, sin que este le haga daño.

Precisamente, es la misma piel la que los protege en su vida salvaje y la que para sus depredadores humanos significa mucho dinero. La mayoría de las veces con forma de botas, carteras o afines, lo que amenaza de forma seria a la continuidad de la especie.