Síntomas de bloqueo intestinal en perros

17 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El bloqueo intestinal en perros es un riesgo común a cualquier raza. Este es un problema, que puede tratarse si recibe atención médica inmediata

El bloqueo intestinal en perros también se conoce como obstrucción intestinal, ocurre cuando el flujo de alimentos ingeridos es interrumpido de modo parcial o total.

No es sorprendente conocer que los perros tienen un alto riesgo de padecer obstrucción intestinal. Esto en razón de que ellos tienden a ser poco exigentes con lo que ingieren.

Es importante buscar atención veterinaria tan pronto como sospeches que tu perro ha ingerido algo que podría causar un bloqueo.

¿Cómo se manifiesta el bloqueo intestinal en perros?

El bloqueo puede ocurrir en el estómago o los intestinos.

  • Si ocurre obstrucción en el estómago, se produce la acumulación estomacal de sólidos y líquidos ingeridos. Esto puede provocar vómitos.

Dada la naturaleza ácida de las secreciones gástricas, el vómito puede producir la erosión de la mucosa gástrica y esofágica.

El vómito constante puede producir deshidratación, debilidad y pérdida de peso.

  • Por otro lado, si ocurre una obstrucción del intestino delgado, se producirá la acumulación de sólidos y líquidos digeridos en el área de obstrucción. El síntoma más visible es el vómito, pero sin duda habrá dolor.

Secundario a los vómitos puede ocurrir una deshidratación significativa y desequilibrios electrolíticos. Dependiendo de la causa de la obstrucción puede haber daño al tejido del intestino, incluida la perforación intestinal.

En caso que la obstrucción impida la irrigación del tejido, puede haber isquemia intestinal. Esto puede acarrear la necrosis – o muerte- del tejido. En ambos casos el perro presentará hinchazón, debilidad y pérdida del apetito.

Radiografía de la cavidad abdominal del perro

¿Qué ocasiona el bloqueo intestinal en perros?

Con mayor frecuencia, las obstrucciones intestinales son causadas por la ingestión de objetos extraños, como rocas y huesos, que también pueden causar perforación del estómago y los intestinos.

Otras causas incluyen la aparición de tumores, inflamación gastrointestinal, la torsión de los intestinos sobre sí mismos: intususcepción. También la estenosis pilórica, que es una condición que causa vómitos severos.

Así, existen factores de riesgo importantes para el bloqueo intestinal en perros, por ejemplo la tendencia a ingerir cuerpos extraños, y sufrir de parásitos intestinales, pues la infección está asociada a invaginación intestinal.

Los perros que tienden a ingerir objetos extraños tienen un alto riesgo de obstrucción intestinal, especialmente los cachorros jóvenes

Procedimiento diagnóstico

Para confirmar el diagnóstico de obstrucción -si es a nivel gástrico- puede ser útil la endoscopia. En este procedimiento se introduce a través de la boca un pequeño tubo con una pequeña cámara, lo que permite la observación de imágenes. Con este método, el veterinario también puedeintentar recuperar el cuerpo extraño que ocasiona la obstrucción.

También, las imágenes abdominales obtenidas por ultrasonidos o rayos X, pueden revelar cualquier cuerpo extraño. Si el objeto no se desplaza dentro del intestino, el perro puede necesitar cirugía bajo anestesia para que el veterinario pueda abrir el abdomen y eliminar la causa del bloqueo.

Pelota mordisqueada por un perro

¿Qué hacer luego de un obstrucción?

Una vez que tu perro haya sido tratado, es necesario vigilar al perro para detectar cualquier síntoma recurrente.

Se recomienda mantener su nivel de actividad bajo, sin carreras ni caminatas largas durante unos días.

Es especialmente importante vigilar la ingesta, seguramente su veterinario le indicará una dieta blanda de alimentos secos –evitando cualquier golosina- durante unos días. Además deberás asegurarte de reponer los líquidos perdidos para evitar la deshidratación.

¿Cómo prevenir la obstrucción intestinal en perros?

Aunque, como vimos, existen múltiples causas de obstrucción intestinal, está en nuestras manos prevenir la causa más común: La ingesta de objetos.

Si logramos evitar que nuestro perro intente comer todo tipo de cosas inadecuadas como huesos, palos y ramitas, rocas y similares, podremos mantenerlo a salvo.

Por supuesto, que será necesario hacer los espacios “seguros” para su curiosidad, esto implica mantener las cosas que puedan ser tentadores para su perro fuera de su alcance.

Adicionalmente, enseñarle el comando «¡suéltalo!» puede evitar que tu perro intente explorar algo dañino para él.

  • Sharma, A., Thompson, M. S., Scrivani, P. V., Dykes, N. L., Yeager, A. E., Freer, S. R., & Erb, H. N. (2011). Comparison of radiography and ultrasonography for diagnosing small‐intestinal mechanical obstruction in vomiting dogs. Veterinary Radiology & Ultrasound, 52(3), 248-255.
  • Applewhite, A. A., Cornell, K. K., & Selcer, B. A. (2002). Diagnosis and treatment of intussusceptions in dogs. Compendium, 24(2), 110-127.