6 señales de miedo en perros: las claves para empatizar con ellos

El miedo es una emoción necesaria e imprescindible para la supervivencia. Todos los mamíferos, y muchos otros animales más, tenemos la capacidad de sentir miedo. Cada animal demuestra miedo a su manera, y es importante saber las señales de miedo en perros para entender cómo nuestras mascotas perciben el mundo.

Cómo funciona el miedo

El miedo es una emoción, al igual que la alegría, la tristeza o el nerviosismo. Las emociones son involuntarias y no puede elegirse sentirlas. Como es una emoción y no es voluntaria, según las leyes del comportamiento, no podemos reforzarla ni castigarla. En cambio, sí podemos aumentar o disminuir la intensidad del miedo.

Y es que cuando un perro está asustado, depende de lo que hagamos nosotros, estaremos consolándole o transmitiéndole más miedo. Pero, al contrario de lo que se cree, no estamos reforzando esa emoción, pues solo podemos reforzar comportamientos voluntarios. Las señales de miedo en perros tampoco son voluntarias: no puede evitar hacerlas.

Perro con miedo debajo de una silla

Por ejemplo, si un perro le tiene miedo a las tormentas no debemos reñirle, porque no elige entrar en pánico. Podemos consolarle y ayudarle a pasar el mal rato, o perjudicarle sin querer. Hagamos lo que hagamos, cuando vuelva a haber una tormenta mostrará la misma angustia, pero no para conseguir consuelo. No puede controlar cómo se siente.

El miedo en perros

Los perros, al igual que el resto de animales, pueden sentir miedo por muchas cosas diferentes. Estadísticamente, más o menos la mitad de los perros tienen miedo a los ruidos fuertes. De estos ruidos fuertes, casi todos los perros que sienten miedo es hacia las tormentas, los petardos o cohetes y los tiros.

Un perro no necesita haber pasado por el maltrato o el abandono para sentir miedo. Hay perros abandonados que se reponen muy rápido, y hay perros más sensibles a los que nunca les ha pasado nada y que tienen miedo a muchas cosas.

De hecho, los humanos, los perros y el resto de mamíferos compartimos sistema nervioso central, que es el encargado en nuestro cuerpo de conectar el cerebro con el resto del cuerpo. Los perros sienten miedo del mismo modo que los humanos. De nuestras experiencias con el miedo podemos entender cómo lo sienten los perros u otros animales.

Señales de miedo en perros

Cada perro afronta el pánico como puede. En esta lista que exponemos a continuación hay señales de miedo en perros contradictorias, porque hay canes que harán unas y otros que harán otras. Para saber si un perro tiene miedo, debemos reconocer varias de estas señales, aunque no es necesario que aparezcan todas ellas.

Las señales más comunes de miedo son:

  • Jadeos y salivación. Muchas veces los perros jadean cuando hay miedo y, como consecuencia, salivan más de lo normal.
  • Pupilas dilatadas. Raras veces podemos verlas, pero cuando un perro siente miedo se le dilatan las pupilas.
  • Temblores. Es habitual en muchos perros echarse a temblar cuando tienen miedo. De estos, algunos empiezan a temblar ante cualquier temor y otros solo lo hacen cuando el miedo es muy intenso.
  • Movimiento o paralización. En una situación que asusta algunos perros son incapaces de estar quietos, pero hay otros que al igual que los humanos que se quedan paralizados. Aunque parezcan contradictorias, son dos señales de miedo en perros.
  • Rabo agachado. Quizás es la señal de miedo en perros más reconocible: cuando hay algo que da miedo, los perros agachan el rabo. Sin embargo, hay razas que lo tienen enroscado encima de la espalda y no pueden agacharlo: por ejemplo, los shiba inu y los carlinos.
  • Micción y defecación, tanto por exceso como por defecto. Es común en perros que sufren pánico que no puedan controlar sus necesidades y se las hagan por toda la casa.

Como decíamos al principio: el temor no es voluntario y no pueden elegir cómo comportarse mientras sienten miedo. En cambio, hay otros perros que en momentos en los que están asustados no pueden hacer sus necesidades.

Perro asustado

Consolar el miedo

No podemos reforzar ni castigar el miedo. Sin embargo, podemos consolar a nuestro peludo y ayudarle a pasar el mal rato. Para saber qué es lo que necesita nuestro perro, primero debemos conocerle bien. Hay canes que prefieren la soledad y nos empeñamos en achucharles, y hay otros perros que buscan el cuerpo de sus amos y ellos no dejan de pedirles que los dejen tranquilos.

Hay muchos perros que cuando empiezan a sentir miedo necesitan la presencia de sus amos, pero las caricias no les ayudan. Solamente buscan estar cerca de los humanos, pero el contacto físico les agobia más.

En cualquier caso, todos los perros deberían tener en casa un lugar seguro donde recurrir si lo necesitasen. Es decir, una estancia tranquila y recogida a la que pudiera acceder siempre.

Por último, es el dueño de un perro el que ha de ser su referente de calma. Demostrar pena o preocupación por un perro que lo está pasando mal no le ayuda. Una mirada serena y un tono de voz relajado y confiado ayudarán a cualquier perro que tenga miedo a superar el momento.

Fuente de la imagen principal: Canon_Shooter

Te puede gustar