Razones por las que un perro tiembla

Cristina 29 mayo, 2015
No solo existen motivos de tipo psicológicos por el que los canes exhiben este comportamiento, y es que pueden haber causas físicas como enfermedades que le lleven a ello

Cuando vemos temblar a nuestro perro, al instante pensamos que algo no va bien. No sabemos cuál puede ser el motivo pero, en seguida, nos ponemos en lo peor. Sin embargo, lo mejor es mantener la calma.

No es necesario que seamos alarmistas, ya que no siempre esa clase de temblores significa que nuestra mascota tenga algún problema. En este artículo veremos las razones por la que un perro tiembla y también cómo actuar.

Razones físicas por las que un perro tiembla

Temblor en los perros

  • Frío. Al igual que le sucede a cualquier otro ser vivo, que el termómetro baje puede llevar a que tu perro tiemble para controlar la temperatura. Con abrigarlo será suficiente. Cuida especialmente que al salir del baño no haga demasiado frío para él.
  • Fiebre. Si no hace frío, una causa para los temblores puede ser que tenga fiebre. Su temperatura se toma vía rectal pero, si no estás preparado para hacerlo, es mejor que lo lleves al veterinario.
  • Medicación. Si le estás dando algún fármaco, consulta el prospecto para comprobar si es uno de los efectos secundarios, pero no suspendas el tratamiento sin que te lo indique su veterinario.
  • Artritis. La artritis en los perros de más edad no es infrecuente. Para que remitan los temblores será necesario que guarde reposo y siga el tratamiento apropiado.
  • Hipoglucemia. En el caso de los pequeños, una bajada de azúcar podría ser el motivo por el cual tu perro tiembla. Prueba a darle algo de comer.
  • Dolor. Ante un dolor fuerte tu mascota puede reaccionar temblando.
  • Problemas musculares. En ocasiones, cuando tu perro no tiene sus músculos en las mejores condiciones, es posible que le tiemblen sus patas traseras. Lo normal es que, cuando consiga descansar, el temblor pase. Pero ojo, si tu perro tiembla así, también puede ser debido a la edad o el estrés.
  • Problemas neurológicos. Algunos problemas en el sistema neurológico pueden causar los temblores, como la epilepsia. También está el síndrome de Shaker, que afecta a los perros de menor tamaño y de color blanco. Solo un profesional de la salud podrá realizar un diagnóstico adecuado.
  • Moquillo. Esta enfermedad común en los perros puede ocasionar todo tipo de temblores en los cachorros.
  • Vejez. Aunque no todos viven lo mismo, los perros también  llegan al final de sus días y, entre otras consecuencias, la vejez puede acarrearles temblores debido a daños neuronales.

Razones emocionales por las que un perro tiembla

  • Miedo. Cualquier estímulo externo que provoque que el perro se asuste puede causar los temblores. El sonido de un coche, un estruendo, la televisión muy alta o, incluso, los gritos humanos, pueden llevar a que nuestra mascota sienta miedo y reaccione de esa manera. Si no atendemos su actuación, lo más probable es que la próxima vez que escuche uno de estos sonidos no se comporte de igual forma.
  • Ansiedad. Como bien sabes, tu perro también puede sufrir este padecimiento tan humano: la ansiedad. Es más probable que se sienta así si no puede gastar toda la energía de la que dispone. Así que ten en cuenta que, si este es el motivo, debes intentar que tu mascota lleve una vida más activa.
  • Excitación. Seguro que si tienes un perro de tamaño pequeño, como el yorkshire terrier o el chihuahua, has visto cómo al sentirse alegre ante algún acontecimiento, como tu llegada a casa, reacciona temblando. En este caso, no te preocupes: es síntoma de felicidad.
Qué hacer si un perro tiembla

Cómo actuar si nuestro perro tiembla

Hemos recalcado en varias ocasiones a lo largo de este artículo lo importante que resulta que consultes con tu veterinario si tu perro tiembla. Si el origen es físico, el profesional determinará si es síntoma de alguna clase de enfermedad. De esta manera, podrá recomendarnos el tratamiento más adecuado.

Si la causa es psicológica, también debe ser el veterinario quien lo dictamine pero, en este caso, es fundamental que no reforcemos su comportamiento atendiendo al animal más de lo necesario.

No pienses que nos referimos solo a castigarle: tampoco le prestes atención ni le mimes. Tanto una actitud como la opuesta provocan que tu mascota repita el comportamiento.

Ahora ya conoces los motivos por los que un perro tiembla y cómo actuar. No lo dejes pasar porque, como hemos visto, detrás puede encontrarse un grave problema de salud.

Te puede gustar