El ataque epiléptico en los perros

Yamila · 22 diciembre, 2017
Esta enfermedad puede tener consecuencias mortales para tu can, si bien tiene unos síntomas reconocibles gracias a los cuales podemos actuar para tratar de preservar intacta su salud

Tal y como sucede con las personas, nuestras mascotas también pueden sufrir epilepsia, una enfermedad hereditaria que aparece en animales grandes o pequeños. En este artículo te contaremos sobre el ataque epiléptico en los perros: qué saber y cómo actuar en esos casos.

¿Qué es un ataque epiléptico en los perros?

La epilepsia no es una enfermedad contagiosa propagada por un virus o una bacteria, sino un trastorno que ha sido heredado genéticamente o causado por un factor externo. Este puede afectar no solo a los perros, sino también a los seres humanos.

Si bien es más frecuente en las razas grandes, muchos son los casos de canes pequeños que la sufren. Los más propensos a padecer epilepsia son el labrador retriever, el dálmata, el spitz finlandés, el beagle y el golden retriever, entre otros.

El ataque epiléptico en los perros se presenta como pequeñas descargas eléctricas en el cerebro, y el primer episodio suele aparecer cuando es cachorro. Aunque la duración promedio es de hasta dos minutos, han habido casos que se prolongaron hasta la media hora, por supuesto con consecuencias muy graves para el animal.

Perros epilépticos síntomas

La epilepsia es uno de los problemas neurológicos más comunes en los canes y puede tener diferentes causas, aunque aún falta mucho por estudiar y analizar:

Glándula tiroidea

Las investigaciones indican que puede haber una relación entre la función tiroidea y el ataque epiléptico en los perros. Esto se debe a que las hormonas regulan el metabolismo, y pueden provocar estados de nerviosismo o presión arterial elevada.

Encefalitis

Una inflamación en el cerebro, ya sea por tumores o por el moquillo canino, puede causar convulsiones o ataques de epilepsia. Luego de un fuerte golpe en la cabeza, el animal también podría sufrir un episodio de estos.

Problemas hepáticos

Si el hígado no funciona correctamente, el cuerpo no puede filtrar y eliminar las impurezas. Estas ‘corren’ por la sangre y llegan al cerebro, para luego desencadenar un ataque epiléptico.

Plantas

Ciertas especies de plantas tienen toxinas que son muy peligrosas para nuestras mascotas. Y es que no solo le causan problemas gástricos, sino también convulsiones.

Productos químicos

Sucede algo similar a lo que ocurre con las plantas, pero en este caso la reacción es hacia uno de los componentes del producto. Insecticidas, aerosoles o pipetas para pulgas pueden provocar desordenes en el sistema nervioso del animal y, posteriormente, ataques epilépticos.

Fases y síntomas del ataque epiléptico en los perros

Es muy importante saber que los ataques de epilepsia canina pueden ser generalizados; es decir cuando los espasmos se producen en todo el cuerpo o son focales –al afectar una zona específica– como por ejemplo las patas. Este último tipo de epilepsia, además, provoca modificaciones en el comportamiento y las emociones del animal.

Tratamiento de la epilepsia en perros

Las fases de los ataques son tres y cada una de ellas puede ser reconocida si prestamos atención al comportamiento del perro:

Aura

El can se muestra ansioso, su comportamiento es extraño y tiembla aunque las temperaturas no sean bajas. Puede que quiera estar más ‘pegado’ a su dueño o, por el contrario, rehuir de la presencia humana. A veces, la fase de aura dura unos minutos, en otras incluso horas o días.

Ictal

Es el momento en el cual aparecen las convulsiones o temblores, y suele durar dos minutos. El perro queda rígido, luego cae al suelo con las patas estiradas y desarrolla los espasmos. No estará consciente en todo el ataque y tampoco sentirá dolor; y quizás orine o defeque al no poder controlar los esfínteres.

Postictal

Esta fase sucede después del ataque epiléptico en los perros, y puede manifestarse de diferentes maneras: algunos animales se quedan acostados e inmóviles y otros se levantan, pero caminan como si estuviesen desorientados o ciegos. En pocos minutos la situación se habrá normalizado y el can continuará con su vida.

¿Cómo actuar ante un ataque epiléptico en los perros?

Lo primero y principal en estos casos es mantener la calma, por el bien de nuestra mascota. Es verdad que se trata de una situación angustiante y que queremos ayudarle, pero muchas veces nos entrometemos y agravamos las cosas.

En este sentido, trata de que el perro se acueste en una zona blanda, como puede ser su cama o en una manta en el suelo. Cuando comiencen las convulsiones no coloques la mano en la boca del animal, porque puede morderte de forma involuntaria.

Ten en cuenta que al finalizar la crisis quizás no te reconozca e intente atacarte. Debes tranquilizarle con caricias leves y dejarle un buen recipiente con agua fresca cerca. Permite que duerma y descanse el tiempo que necesite y consulta con un veterinario para que lo revise y analice alguna secuela.