Satiriasis: el excesivo apetito sexual en perros

Francisco María García · 23 diciembre, 2017
El deseo sexual desmedido puede conllevar problemas de salud mental para los canes; presenta unos síntomas y se puede tratar, lo que de paso nos ahorrará situaciones incómodas en la calle

La satiriasis canina se caracteriza por un exceso de apetito sexual que puede perjudicar el comportamiento y la salud del canino; y aunque sea más frecuente en los machos, las hembras también pueden ser afectadas en menor escala. Te invitamos a leer este artículo para saber cómo reconocer y actuar frente a un diagnóstico de satiriasis en tu mascota.

La madurez sexual en los perros

Durante sus primeras semanas de vida, los cachorros no tienen noción de los límites de su propio cuerpo. Por ello, no se distinguen de su madre ni de sus hermanos. Esta percepción cambia con el destete, cuando cada cachorro empieza a reconocerse como un ser propio en el día a día cotidiano de su manada.

Pero en este momento, todavía no consiguen diferenciar los sexos, por lo cual machos y hembras se comportan asexuadamente. Es la llegada de la pubertad y del primer celo de la hembra, empiezan a distinguir los sexos y a reconocerse como seres sexualmente activos.

Entonces, tal como pasa con las personas, de la misma manera es muy común que los canes desarrollen ciertos impulsos de autodescubrimiento y autosatisfacción durante su ‘adolescencia’.

Machos y hembras ‘adolescentes’ suelen crear hábitos como lamerse los genitales o montar para explorar su propio cuerpo y obtener placer. Quizá estas conductas pueden ocasionar vergüenza o incomodo a los humanos, pero son totalmente normales para los perros.

El problema reside cuando el apetito sexual se vuelve excesivo y los lleva a desarrollar comportamientos que ponen en riesgo su salud o el bien estar del hogar. ¿Y cómo reconocer la satiriasis en los perros?

Síntomas de la satiriasis en los perros

Algunas conductas son naturales en los perros sanos sexualmente activos no castrados, como el marcaje de territorio y los intentos de escape. La situación se vuelve más compleja cuando el perro no consigue satisfacer sus deseos sexuales y necesidades fisiológicas, lo que suele ocurrir con mucha frecuencia si no convive con hembras receptivas.

Satiriasis canina: síntomas

Como consecuencia, el perro suele sufrir una excesiva acumulación de tensión, lo que se refleja en su comportamiento y en su salud.

Los machos, normalmente, intentan satisfacer su apetito con sus juguetes, con nuestras piernas, con otros machos y con diversos objetos de nuestro hogar. Además, pueden mostrarse más agresivos, inquietos, y escaparse con mucha frecuencia.

El vagabundeo representa un riesgo para la salud de nuestras mascotas. Además de exponerse a innumerables microorganismos, parásitos, enfermedades y accidentes, pueden contribuir a la sobrepoblación callejera. Por ello, la satiriasis también puede ser considerada como un problema social.

En las hembras, la satiriasis es más rara, pero pueden llevarlas a diversos trastornos orgánicos, como quistes en los ovarios. Y al igual que los machos, pueden desarrollar conductas sexuales casi obsesivas, como montar o lamerse la vulva.

Al observar cualquier cambio en el comportamiento de tu mascota, como no podía ser de otra manera, es indispensable acudir rápidamente al veterinario.

Esterilización: ¿un posible ‘tratamiento’ para la satiriasis?

Para ‘tratar’ la satiriasis en nuestros perros debemos adoptar ciertas medidas para controlar su apetito sexual. También es importante evitar que el animal se escape y pueda poner en riesgo su propia salud.

La castración (o esterilización) es una intervención quirúrgica de corta duración y bajo anestesia general, cuya finalidad es extirpar los órganos sexuales de machos y hembras.  De los machos se extraen los testículos, mientras que de las hembras se retiran los ovarios y el útero.

La retirada de los órganos sexuales no implica la eliminación del deseo sexual. Sin embargo, la mayoría de los perros adopta un carácter más tranquilo y experimentan una reducción de su apetito sexual después del procedimiento, principalmente los machos que son castrados antes de tener contacto sexual con una hembra.

Consejos para calmar el apetito sexual de tu perro

Hay que tener presente que antes de enojarnos o castigar a nuestras mascotas, es fundamental entender que toda conducta puede ser equilibrada o ‘adecuada’ con la correcta educación.

Satiriasis canina: consejos para calmar el apetito sexual de los perros

Al observar a tu perro montando algún objeto u otro animal, es importante no reírse, gritar, regañarlo o actuar agresivamente. La violencia es contraproducente en la educación de todas las especies, y puede ser muy peligrosa cuando hablamos de perros de gran porte.

Para actuar correctamente frente a esta situación, hay que decirle “no” en tono firme y calmado. Se recomienda, asimismo, apartarlo con su correa y dejarlo atado en un rincón aislado de la convivencia familiar. Lógicamente, no debemos dejar al perro a la intemperie, bajo la lluvia o en un ambiente de higiene deficiente.

Atarlo o encerrarlo puede ser un acto simbólico, para demostrar que su actitud no coincide con las normas del hogar; si bien es preciso señalar que solo unos minutos son suficientes para que el perro entienda este ‘mensaje’.