¿Cómo es la pubertad en los perros?

Francisco María García · 20 diciembre, 2017
No solo las personas pasamos por la pubertad, con todos los cambios comportamentales que entraña, sino que los perros pasan por un proceso similar en el que debemos empatizar con ellos

Nuestros mejores amigos experimentan una etapa en su desarrollo similar a nuestra adolescencia. La pubertad en los perros es más corta, pero también trae consigo cambios físicos, emocionales, cognitivos, sociales y comportamentales.

A continuación, veremos algunos consejos sobre la ‘adolescencia canina’ para ayudarte a educar tu mascota durante este periodo.

Entendiendo mejor la pubertad en los perros

La pubertad en los perros sucede de forma bastante similar a como ocurre en los humanos. Durante este periodo, el animal experimenta un intenso desarrollo fisiológico y hormonal, que se refleja en su apariencia y en su comportamiento. Por ello, es común que se vuelvan más inquietos y algo ‘rebeldes’.

Es muy importante entender que el perro no desobedece por maldad, capricho o incapacidad. Ello ocurre porque él está descubriendo un mundo totalmente nuevo, donde cada estímulo capta su atención y despierta su curiosidad. Entonces, nos costará un poco más de esfuerzo conseguir su concentración para nuestros comandos.

También es durante la ‘adolescencia’ donde el perro moldea su carácter y define sus criterios de convivencia social. Por ello, es tan importante ofrecerle una buena educación y un adecuado proceso de socialización antes y durante su pubertad.

jugar-con-tu-cachorro

Si descuidamos la educación de un ‘cachorro adolescente’, muy probablemente crearemos un adulto con problemas de comportamiento. Una vez que su carácter ya esté formado, será más difícil corregir ciertas conductas indeseadas

¿Cuándo empieza y cuánto dura la pubertad canina?

La mayoría de los canes ingresa a su ‘adolescencia’ entre los cinco y siete meses de edad. Sin embargo, la duración de la pubertad en los perros varía de acuerdo con cada animal, su porte, tamaño, peso, raza, etc. Muchos perros llegan a la edad adulta muy pronto, entre los 12 y 18 meses, pero algunos permanecen adolescentes hasta sus dos años.

La adolescencia canina es corta si la comparamos a la nuestra, pero puede parecer una eternidad para el animal y también para sus propietarios. Puede hacerse muy larga cuando el perro no es sometido al adecuado proceso de educación y socialización.

Descubrimiento sexual y ‘adolescencia canina’

La pubertad en los perros marca el inicio del descubrimiento sexual para machos y hembras. Además, también coincide con la aparición del primer celo en las perras.

Infelizmente, la sexualidad de nuestras mascotas sigue siendo un cierto ‘tabú’ para nuestra sociedad. Ello genera mucha desinformación sobre conductas naturales que perros y gatos adoptan durante su desarrollo sexual. Vale la pena recordar que, antes de enfadarse o castigar a tu mascota, es importante conocer mejor su comportamiento y su lenguaje.

Durante sus primeras semanas de vida, los cachorros no tienen noción de los límites de su propio cuerpo. No se reconocen como un ser propio, y no se distinguen de su madre y de sus demás hermanos. Esto cambia al momento del destete, cuando cada cachorro empieza a reconocerse como un individuo en su manada.

Cachorros durmiendo

La distinción entre sexos

Con la llegada de la pubertad y del primer celo de la hembra empiezan a distinguir los sexos, y a reconocerse como seres sexualmente activos. Es muy común que los canes desarrollen cierto ímpetu de autodescubrimiento y autosatisfacción durante su ‘adolescencia’.

Machos y hembras ‘adolescentes’ suelen crear hábitos propios, como lamerse los genitales o montar para explorar su propio cuerpo y obtener placer. Quizá estas conductas pueden ocasionar vergüenza o incomodo a los humanos, pero son totalmente normales para los perros.

La pubertad en los perros: la importancia de la socialización

Con el despertar de sus instintos y de su sexualidad, principalmente los machos, pero también las hembras, suelen desarrollar su noción de territorialismo.

Con esta concepción del espacio, necesitan aprender a comportarse socialmente y convivir pacíficamente con las personas y otros animales. En caso contrario, pueden mostrarse agresivos por un sentimiento de excesiva posesividad con sus propietarios y con su ambiente.

Es durante la pubertad cuando los perros establecen las bases de su carácter, y el dueño debe concentrarse en su socialización en esta etapa. Lo ideal es empezar a estimularlo pronto, entre sus cuatro y 20 primeras semanas, para así facilitar el trabajo posterior.

La pubertad en los perros también es el momento en que el perro se independiza de su madre. Es muy importante que su seguridad y autoconfianza estén reforzadas para encarar esta nueva etapa; y ello requiere que evitemos sobreprotegerlos y respetemos su naturaleza.

Nuestro amor y dedicación ayudan a nuestros amigos peludos a crecer saludables y felices, pero una dedicación en exceso puede perjudicar su desarrollo emocional.