Requisitos para ser un buen amo

Antonia Tapia · 23 mayo, 2015

Adoptar una mascota es una gran satisfacción pero implica mucha responsabilidad. Aunque no existen recetas mágicas para ser un buen amo, hay algunas recomendaciones que se pueden poner en práctica para te lleves mejor con tu mascota y para que tu perro, además de sentirse el rey de la casa, perciba que tú eres lo más importante en su vida.

Para ser un buen amo se debe cumplir con ciertas normas: desde darle una alimentación adecuada a sacarlo a pasear, llevarlo a revisión médica o jugar, todo es relevante para que tu pequeño amigo tenga una vida sana y de calidad. Es por eso que a continuación compartimos algunos tips para que seas un buen amo.

Edúcalo y presta atención a su comportamiento

caricia perro

Para que tu perro tenga un buen comportamiento y para que tú seas un buen amo, una de las cosas más importantes que tienes que saber es que tu pequeño amigo debe ser educado. Los animales no aprenden las normas por su cuenta. Para eso estás tú y debes enseñárselas.

La primera regla es que tu mascota siempre debe obedecer. Independientemente del lugar en el que se encuentre, el perro debe hacerle caso a las órdenes de su amo. Si el propietario ordena sentarse, callarse o levantarse, el can debe obedecer.

Un buen amo, cuando sale de paseo con su pequeño amigo, siempre debe llevar bolsas de residuos para recoger y colocar las heces de su mascota.  También es conveniente que el perro lleve puestos su correa y bozal.

El dueño de una mascota nunca debe incitar a que su perro se pelee con otro animal y, si observa un comportamiento agresivo con otro ejemplar, debe tratar de evitarlo.

Su tienes que cumplir con algunos menesteres, como puede ser ir a un supermercado, evita llevar a tu perro contigo. Los animales suelen estresarse mucho cuando deben esperar a sus dueños. Además de estar expuestos a la agresión de sus pares, también pueden ser robados.

En tu casa trata de que tu perro se encuentre seguro. Supervisa que no pueda escarparse por una puerta o ventana. De esa manera evitas que se pierda o que sufra algún tipo de accidente.

Si tu mascota viaja contigo en un auto,  lo mejor es que vaya dentro de su kennel o transportín, en el asiento de atrás. Si vas a dejar al animal dentro del coche, hazlo en un lugar que sea seguro y que no le den los rayos del sol. Recuerda que los perros, al igual que muchas otras especies, sufren de golpes de calor que, si no se tratan a tiempo, pueden ser fatales.

Supervisa su alimentación y cumple con sus rutinas de ejercicio

perro y dueña

Una alimentación adecuada es esencial para que tu pequeño amigo se críe fuerte y saludable.  Recurre a un veterinario para planificar la dieta de tu mascota y escoge el producto que mejor se adapte a sus necesidades.

Lleva a tu perro, periódicamente,  al veterinario.  Lo mejor es  llevarlo cada seis meses o una vez al año. Cumple con su calendario de vacunas y con los requisitos de higiene que sean necesarios.

El ejercicio es una parte muy importante en la vida de los perros. Es recomendable que saques a tu mascota a pasear, como mínimo, dos veces al día, sobre todo si vives en un departamento. En caso de que tú no pudieras cumplir con esa tarea,  contrata a una persona para que pueda reemplazarte.

No pierdas de vista la higiene de tu perro. Dependiendo de la raza, es probable que debas cortar su pelo regularmente. También tienes que bañarlo, como mínimo, una vez al mes, y tienes que revisar sus uñas y, si es necesario, cortarlas para evitar cualquier tipo de contratiempo.

Finalmente un requisito indispensable para ser un buen amo es que seas un propietario responsable que ama a su mascota. Además de estar atento a su salud, higiene y alimentación, debes consentirla y una buena manera de hacerlo es jugando con ella y dándole cariño.

Mimar a un perro es fundamental para que sea más sociable, se lleve mejor con su entorno y conecte mejor contigo. Desde darle una golosina a peinarlo con su cepillo favorito, enseñarle nuevos trucos, comprarle algunos juguetes o felicitarlo, todo vale para mejorar y reforzar la relación con tu mascota.