¿Razón por la cual los perros inclinan la cabeza cuando les hablamos?

4 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Los perros inclinan la cabeza para vernos y escucharnos mejor y, así, entender mejor lo que le estamos comunicando

Todos comprendemos ese gesto de los perros cuando inclinan la cabeza: nos están escuchando, nosotros sabemos que nos están prestando atención y nos comunicamos con ellos, pero ¿por qué  lo hacen?

¿Cómo escuchan los sonidos?

La estructura del oído en perros, gatos y otros mamíferos es muy parecida a la nuestra; está dividido en oído externo, medio e interno. El conducto auditivo comienza en la oreja y termina en el tímpano en el oído interno. El mecanismo por el cual perciben los sonidos es prácticamente igual.

El sonido llega al tímpano, que vibra y manda estas vibraciones a la cadena de huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo). Estos pequeños huesos amplifican las vibraciones y las envían a la cóclea en el oído interno.

Las células del interior de la cóclea mandan estas señales al nervio auditivo, que envía la información al cerebro en forma de señal eléctrica. El cerebro la recibe y la ‘transforma’ en sonidos que podemos reconocer y entender.

Partes del oído del perro

El oído en perros

Aunque todo esto funciona de forma muy similar en humanos y el resto de los mamíferos, hay ciertas diferencias entre el oído de los canes y el de los humanos:

  • La disposición del oído es diferente. Como ves en la imagen, el oído en perros se encuentra hacia abajo: es más profundo que el nuestro, razón por la que no se pueden utilizar bastoncillos para limpiar el oído del animal.
  • Sus orejas actúan como un radar. Las orejas de los perros son mucho más grandes y pueden moverse en todas las direcciones gracias a sus más de 20 músculos; de esta forma, pueden filtrar el sonido.
  • Perciben sonidos de más alta frecuencia. El rango de audición canina está entre los 67 – 45 000 Hz. Los perros pueden detectar un sonido débil a una distancia entre cuatro y cinco veces mayor que un ser humano. Esto explica por qué un perro puede reaccionar de forma inesperada a algo que nosotros no escuchamos.

Los perros inclinan la cabeza para entendernos mejor

Aunque no entiendan el significado de nuestro lenguaje, hay ciertas características en nuestra voz que dan pistas a los perros sobre lo que queremos decir. Los canes son capaces de reconocer su nombre, relacionar ciertas palabras, diferenciar tonalidades de voz y leer nuestras emociones.

De hecho, según los estudios de Stanley Coren, un perro entrenado es capaz de reconocer hasta 160 palabras distintas; y tienen la inteligencia equivalente a un niño de tres años.

Son varias las teorías que explican por qué los perros inclinan la cabeza cuando les hablamos, pero todas llegan a la misma conclusión. Con este gesto intentan entendernos mejor.

  • Nos ven mejor. Los perros tienen los ojos al frente, como otros depredadores y su hocico está en medio; si ladean o inclinan la cabeza, pueden ver mejor la expresión de nuestra cara y el lenguaje corporal, y así poner en contexto el mensaje que le estamos transmitiendo.
  • Nos escuchan mejor. De la misma forma, inclinando la cabeza redirigen su oído a la fuente del sonido.
  • Refuerza la comunicación entre persona y perro. Con este gesto sabemos que el perro nos está prestando atención e, inconscientemente, lo recompensamos por ello, pues tras este mensaje puede haber alguna actividad positiva para el animal, como un momento de atención, comida, caricias, paseo… así que el perro seguirá repitiendo este gesto.
Perros inclinan la cabeza

Sea por el motivo que sea, lo que está claro es que es posible la comunicación entre animales y personas sin necesidad de tener un lenguaje común. Por ello, es tan importante saber cómo comunicarnos con nuestra mascota para poder aportarle una educación y llevar una buena convivencia dentro y fuera de casa.

  • Climent, S y Bascuas, J. A.Cuadernos de anatomía y embriología veterinaria.Madrid, Editorial Marbán, 1989
  • Steven Lindsay,'Manual de Comportamiento Canino Aplicado y Entrenamiento' (Wiley-Blackwel, 2000).