Comportamientos de los perros cuando los acariciamos

23 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
¿Crees que todas las caricias son positivas para cualquier perro? ¡Descúbrelo!

Los complejos comportamientos de los perros como sus posturas corporales y expresiones faciales pueden ser, en ocasiones, contrarias a las propias del ser humano. Esto puede provocar situaciones en las que ambos individuos, can y humano, se malinterpreten.

Asimismo, al igual que existen personas con altas habilidades sociales, a las cuales les encanta interactuar físicamente con otros humanos, existen personas que no son así. Esto mismo ocurre con los perros. No a todos los canes les gusta el contacto físico, mucho menos si proviene de humanos desconocidos o que no pertenecen a su grupo familiar, y con los cuales no comparten un buen vínculo.

¿Se debe acariciar a los perros?

Comprender las respuestas conductuales de un perro es crucial a la hora de mantener una interacción física con él. Las personas, tengamos o no una relación familiar con un perro, tendemos a iniciar nuestra comunicación a través del contacto físico. No obstante, los perros suelen reservar este tipo de interacción para miembros ya establecidos dentro del grupo social.

Por otro lado, no solemos pensar en el estado emocional en el que se encuentra el perro al que pretendemos acariciar. Desconocemos si el animal padece algún problema de gestión de recursos, de autocontrol, apego, etc.

Como norma general, nunca tocaremos a un perro que no conozcamos o que muestre miedo o desconfianza. Para ello, es esencial conocer los comportamientos y conductas de los perros. Cada animal es único, por lo que no podemos generalizar. De hecho, muchos canes prefieren como premio la comida en lugar de caricias. Además, nuestro estado de ánimo puede afectar al can, lo que incrementa alguna emociones negativas como el estrés o la ansiedad.

Mujer acaricia a su perro dormido

¿A mi perro le gusta que lo acaricie?

Existen señales que podemos detectar fácilmente para saber si a nuestro perro le gustan o no nuestras caricias, siempre que el can sea un animal equilibrado y no presente problemas emocionales.

Cuando tocamos de forma suave a nuestro amigo, veremos en él una actitud calmada y relajada. Esto se debe a la disminución de los niveles de cortisol –la hormona del estrés– y la reducción del ritmo cardíaco.

No obstante, debemos tener en cuenta qué parte de su cuerpo tocamos. Generalmente, la zona de la barbilla, el pecho y la base de la cola son áreas del cuerpo donde todos los perros aceptan ser acariciados. Por el contrario, las patas, la zona alta de la cabeza, el cuello, los hombros o la cola, tienden a provocar una respuesta fisiológica negativa en el animal.

Esto no es así en todos los canes. Se debe valorar el vínculo que existe entre la persona y el can. Existen perros a los que les encantan ser besados y abrazados por su tutor, con una respuesta recíproca en la cual el perro intenta lamer y mantener el contacto físico con su humano favorito. Si por el contrario, muestra algunos de los comportamientos mencionados a continuación, es señal de que debemos reforzar nuestro vínculo con el perro.

Señales de calma en el comportamiento de los perros

Dentro de los comportamientos de los perros, hay un conjunto de conductas denominadas ‘señales de calma‘. Los perros recurren a ellas para intentar calmarse a sí mismos y al otro individuo, con el cual se ha producido el conflicto. Las señales de calma más habituales son:

  • Bostezar
  • Lamerse el hocico
  • Mirar hacia otro lado
  • Mover la cola
  • Lamer con excitación
  • Ojos entrecerrados
  • Olor el suelo justo debajo
  • Caminar en círculos
  • Mostrar la barriga
  • Marcharse
Señales de calma en perros

Todas estas conductas pueden presentarse en cualquier momento sin que exista ningún desencadenante negativo. Analizaremos la situación para comprobar si esta es positiva o negativa para el perro. Por ejemplo, si acariciamos al can y este se relame o evita mirarnos con los ojos entrecerrados, es muy probable que no le estén gustando las caricias.

  • Feuerbacher, E. N., & Wynne, C. D. (2014). Most domestic dogs (Canis lupus familiaris) prefer food to petting: population, context, and schedule effects in concurrent choice. Journal of the experimental analysis of behavior101(3), 385-405.
  • Kuhne, F., Hößler, J. C., & Struwe, R. (2012). Effects of human–dog familiarity on dogs’ behavioural responses to petting. Applied animal behaviour science142(3-4), 176-181.
  • Kuhne, F., Hößler, J. C., & Struwe, R. (2014). Behavioral and cardiac responses by dogs to physical human–dog contact. Journal of Veterinary Behavior: Clinical Applications and Research9(3), 93-97.
  • Mariti, C., Carlone, B., Protti, M., Diverio, S., & Gazzano, A. (2018). Effects of petting before a brief separation from the owner on dog behavior and physiology: A pilot study. Journal of veterinary behavior27, 41-46.