¿Por qué besar a tu perro no es la mejor idea?

Nuestros perros nos demuestran su afecto de muchas maneras. La más frecuente de ellas es a través de la lengua. No es extraño que se produzcan lametones del can en la cara, y hasta en las orejas de los dueños. Se trata de un cariñoso acto el de besar en la versión perruna.

Sin embargo, diferentes estudios afirman que, además, el animal recibe información de nosotros a través de este músculo. Ello explica que el can sea capaz de saber si estamos tristes o si estamos alegres. Desde muy pequeños, nuestros amigos aprenden a comunicarse con nosotros a través de la lengua.

Como vemos, no solo se trata de demostraciones de cariño. En muchas ocasiones se trata de hacernos ver que nos acepta como jefe de manada. Estos lametazos pueden proporcionarnos mucha información.

Algunos expertos aseguran que el animal usa su lengua para explorar su entorno y relacionarse con él.

Formas de besar de los caninos

Mujer dándole un beso a su perro

Hay muchas clases de besos de nuestro can. Los hay que expresan amor, afecto o deseo. Los hay más cortos y más largos, pero sobre todo son húmedos y muy sentidos.

Aunque son besos muy intensos, no hay nada de sensualidad ni erotismo en esos contundentes lametazos que nuestros amigos peludos nos proporcionan. Se trata, por el contrario, de un afectuoso modo de reconocernos, explorarnos, y con ello saber más de nosotros.

Reacción canina ante nuestras sensaciones

Los que han tenido canes desde siempre lo saben. Ahora los estudios científicos también apoyan la idea de que el perro es el mejor amigo del hombre. Pero no solo eso, sino que responden a las emociones humanas, y tienen sensibilidad ante nuestra tristeza y nuestra angustia.

En muchas ocasiones, los lengüetazos son un gesto de apoyo ante el dolor humano. De esta forma, si estamos felices el perro se acercará a nosotros con muestras de ganas de jugar. Pero si lloramos, se ha demostrado que nuestra mascota reaccionará con lamidos en nuestras manos y cara. De esta forma, los lengüetazos nos ofrecen un soporte ante el dolor.

Como vemos, el perro es capaz de “empatizar” con nosotros, de ponerse en nuestro lugar y sentir, a su manera, lo que nosotros sentimos, lo que podría ser una especie de contagio emocional.

Razones por las que no hay que besar a los perros

Los perros hurgan habitualmente entre la basura. Y esta acción es transmisora de gérmenes. Pero hay mucho más. Cuando nos saludamos los humanos, lo hacemos mediante un beso en la mejilla, como mucho. Pero si un perro saluda a otro perro, suele ir a oler su parte trasera y no es raro que en el proceso se produzca un contacto boca-trasero.

Podemos observar cuando salimos con nuestra mascota de paseo la forma en que se acerca a las heces de otros perros, las huele, etc. También esta acción puede ser un contundente vehículo para el contagio de gérmenes, virus y bacterias de todas las clases.

Algunos ejemplos al besar perros

Una mujer del Reino Unido tuvo una infección por la saliva de un galgo italiano de su propiedad. Ni siquiera supo que algo ocurría con ella hasta que se vio hablando por teléfono con un familiar y empezó a notar dificultad en el habla.

Cuando los servicios sanitarios llegaron a su casa, la mujer ya estaba tendida en una silla, con su salud deteriorándose a mucha velocidad. Pudo salir viva de todo ello, pero con un fuerte tratamiento a base de antibióticos.

La causa de la infección fue la bacteria Capnocytophaga canimorsus, que se encuentra frecuentemente en la boca de perros y gatos. No es un caso aislado, se han registrado 13 afecciones similares en el Reino Unido.

beso perro

 Pruebas realizadas

A lo largo del año 2011, estudios llevados a cabo en Japón pudieron recolectar la placa dental de 66 perros y 81 humanos que visitaban escuelas de entrenamiento canino y clínicas de animales en Okayama, Japón. Al examinar las muestras, se demostró que ambas bocas contenían bacterias que podían transmitirse a través de un beso.

Lo que se encontraron fueron bacterias asociadas a la periodontitis, una enfermedad de las encías que puede ocasionar la afección cardíaca, renal y diabetes. Se cree que la periodontitis es la primera causa de pérdida de dientes en la edad adulta.

Categorías: Bienestar y cuidados Etiquetas:
Te puede gustar