¿Por qué aúllan los perros al escuchar sirenas?

Eva Maria · 10 octubre, 2018
Los perros no aúllan cuando escuchan una sirena porque su sonido les moleste, y es que en realidad su reacción tiene una explicación relacionada con su ascendencia, que son nada menos que los lobos

El comportamiento de un perro a menudo puede resultar confuso, e incluso desconcertante, para los humanos. Uno de estos comportamientos sorprendentes es la reacción de los perros aullando cuando oyen sirenas. Pero, ¿por qué aúllan los perros cuando escuchan una sirena?

¿A qué se debe esta reacción de los cánidos? ¿Hay algún tipo de predisposición genética a responder al sonido de las sirenas? Es más, ¿por qué un perro aúlla mientras que otro no?

Al contrario de lo que se cree, un perro rara vez aúlla porque el ruido lastima sus delicadas orejas. Si ese fuera el caso, dicen algunos expertos, entonces mostrarían otros comportamientos, como correr y esconderse.  La razón por la que los perros aúllan a las sirena puede reducirse a una palabra: comunicación.

Una forma de comunicación

En realidad, sí que existe un componente genético tras todo esto. La razón por la cual los perros aúllan a las sirenas es por su ascendencia. Nuestros perros domesticados, juguetones y amorosos, en realidad descienden de un animal claramente más salvaje: el lobo. Y, si hay algo que asociamos con los lobos, es su aullido.

Para los lobos, aullar es una forma de comunicación vital para usar cuando los miembros de la manada se pierden o dispersan, por ejemplo, durante una cacería. Es decir, el hecho de aullar es una forma de  comunicar sus respectivas ubicaciones entre sí, incluso a través de largas distancias. Los perros, como descendientes de los lobos, pueden estar expresando este comportamiento instintivo.

Lobo aullando en la nieve

En el mundo de hoy, el perro todavía tiene la mentalidad de manada innata. Los conductistas e investigadores de los animales señalan que los agudos oídos de los lobos pueden oír los aullidos de sus congéneres y sus parientes los perros desde largas distancias,  por lo que es la elección preferida de comunicación.

Por qué aúllan los perros con las sirenas

Pero, ¿qué tiene que ver esto con perros aullando a las sirenas? En realidad, sí tiene mucho que ver. Lo que ocurre es que los perros a menudo interpretarán una sirena como el aullido de un animal. También es posible que los perros consideren que las sirenas son una señal de que algo es anormal en su entorno, y que quieren que su dueño, como líder de la manada, se dé cuenta de ello.

Y cuanto más escucha y responde un perro a una sirena, más se verá obligado a continuar con ese comportamiento, así que aullará todavía más. Esto ocurre  porque asocian que el sonido se aleja y desaparece debido a su aullido. De este modo, cuando vuelvan a escuchar otra sirena, probablemente recordarán que ‘expulsaron’ al intruso con su aullido y repetirán el proceso.

Algunos perros comenzarán a aullar a una sirena, incluso si reconocen que no pertenece a otro animal. Esto es generalmente porque quieren alertar a su dueño o a otros perros de que está sucediendo algo fuera de lo común e inesperado que merece atención.

Por qué aúllan los perros

Por otra parte, los perros son conocidos por su increíble rango de audición, que es muy superior a la del ser humano. Algunas razas de perros pueden sentir frecuencias de hasta 65 000 hercios, en comparación con los 20 000 hercios que podemos llegar a oír los humanos.

Hay quien cree que es probable que escuchen la sirena antes de que su amos lo noten y, por lo tanto, su sentido de obligación hacia su alfa –es decir, su propietario– es informarle acerca de la situación que se desarrolla.

¿Por qué no todos los perros reaccionan a las sirenas?

No se han realizado investigaciones para determinar el porcentaje exacto de perros que aúllan a las sirenas frente a los que no. Sin embargo, no hace falta ser un científico para darse cuenta de que los perros, al igual que las personas, son diferentes entre sí.

Quizás algunos perros sienten una necesidad intuitiva de conectarse con la fuente de sonido que suponen las sirenas; puede ser que crean que en realidad se trata de un grupo de perros que se comunican desde lejos. Otros perros pueden sentirse confiados y seguros donde están, y optan por ignorar el sonido.