Razas de perros para el campo

Yamila · 14 septiembre, 2017

Si tienes una casa grande, vives a las afueras de la ciudad, o tienes pensado comprar una granja, te recomendamos que leas el siguiente artículo, donde te contaremos cuáles son las razas de perros para el campo. Por su gran tamaño, sus dotes de guardián y sus capacidades para arriar ganado, pueden ser de gran ayuda.

¿Cuáles son los mejores perros para el campo?

Si tienes una casa con un gran terreno o extensión de parque, seguramente quieras contar además de con una mascota, con un guardián y un ayudante en tus labores cotidianas. Las siguientes razas de perros para el campo son adecuadas para estas necesidades y condiciones:

1. Samoyedo

Se trata de una raza de origen ruso y de las más populares, no sólo en su país, sino en las localidades agrarias de todo el mundo. Tiene manto blanco y esponjoso y resiste las bajas temperaturas. En la actualidad, este perro se usa por los pueblos nómadas para pastoreo, para cuidar de los renos, para cazar, para conseguir calor en las noches y para tirar de los trineos.

El Samoyedo es muy sociable, dócil, fuerte, resistente, con una expresión tal que parece que siempre estuviese sonriendo. Pasa muchas horas en alerta y, aunque pensemos lo contrario, no es un animal con gran instinto para la caza.

2. San Bernardo

Esta raza de perros para el campo y la montaña es originaria de los Alpes Suizos e Italianos. Es una cruza entre el Dogo del Tíbet, el Gran Danés, el Terranova y el extinto Mastín de los Alpes. Se trata de un molosoide muy querido por su lealtad, su valentía y su tranquilidad. Debe su nombre al hospicio de San Bernardo, que albergaba peregrinos y viajeros. Es robusto, armónico, con una gran cabeza, y puede presentar pelo corto o largo de color blanco con manchas marrones y rojizas. Es obediente, paciente y muy bondadoso.

3. Pastor Belga Laekenois

Otro de los perros para el campo, el menos conocido entre todos los Pastores Belga que existen (y también el más antiguo). De tamaño mediano, musculoso, ágil y ligero, el Laekenosis tiene pelaje duro del tipo “alambre” de color rojo y carbonado, y puede pesar hasta 30 kg. Es un canino muy inteligente, ideal para el pastoreo y la guardia de los rebaños, totalmente trabajador, dinámico, enérgico y con instintos muy desarrollados (por ello requiere entrenamiento especial).

4. Pointer inglés

Se trata de un can muy dinámico y activo que se adapta a los grandes espacios y que le encanta el deporte. Su origen es Gran Bretaña, y se cree que su antecesor es el Pointer Español. Los primeros ejemplares aparecieron en el siglo XVII, y se usaban para “marcar a la presa” (de allí su nombre). En la actualidad no se usa como cazador, sino como compañía en hogares, sobre todo en zonas agrestes. Alto, esbelto, fuerte y ágil, el Pointer inglés está muy alerta, es curioso y poco agresivo. Se lleva bien con otros perros y con niños.

5. Norfolk Terrier

Dentro del grupo de los Terrier, es el más pequeño de todos, sin embargo, sigue siendo un perro ideal para el campo. Valiente, activo, amigable y compañero ideal para los niños porque ama jugar y divertirse. También acepta el trabajo como una manera de liberar energías. El Norfolk es compacto, con patas cortas y musculosas, cabeza ancha y pelo de “alambre” de colores rojo, negro, trigo y gris. En cuanto a su carácter, es un canino extrovertido, sociable y para nada agresivo.

6. Border Collie

Se considera el can más inteligente del mundo debido a su capacidad para aprender en cuatro ámbitos: habilidades caninas, obediencia, Agility y pastoreo. Por esta última es que se recomienda entre los perros para el campo. Se originó en las Islas Británicas. La palabra “Collie” quiere decir “útil” en gaélico. De cuerpo alargado, puede pesar hasta 20 kg y presentar un ojo de cada color (marrón y azul) o ambos azules.

Tiene doble capa de pelo denso para protegerle del frío. El Border Collie necesita por lo menos una casa con jardín, porque es bastante enérgico y activo. Además, se aconseja para familias activas que realizan deporte o actividades al aire libre. Si no recibe atención y dedicación, puede ser algo destructivo.

Fuente de la imagen principal: Anne Hornyak