El guardián de los animales de Fukushima

El caso de Naoto Matsumura, el guardián de Fukushima, es el de aquellas personas obligadas a dejar sus casas, a abandonar a todos sus animales, a los que consideran parte importante de su familia. Es la historia de cómo los seres humanos pueden destruir y construir a la vez, de los que luchan contra la energía nuclear y protegen a sus mascotas.

Naoto Matsumura cuida a los animales que fueron abandonados a su suerte en Fukushima, tras el accidente nuclear, y lo hace con energía, sin decaer en ningún momento.

El accidente nuclear

el guardian de los animales 2
Fuente: www.eldiario.es

El 11 de marzo de 2011 se produjo en la costa noreste de Japón un terremoto al que siguió un tsunami que provocó una gran explosión en la central nuclear de Fukushima. En el momento del accidente nuclear la central disponía de seis reactores, tres de ellos en funcionamiento. Fue imposible enfriarlos porque había fallos en la red eléctrica.

Era tal el riesgo de fuga de materiales radiactivos que el Gobierno decidió que lo mejor era evacuar la zona. En la ciudad de Tomioka vivían más de 16.000 personas que fueron evacuadas de una zona muy conocida por su actividad cultural y sus cerezos en flor. La ciudad alegre y llena de vida que Tomioka había sido hasta ese momento se convirtió en una ciudad fantasma.

En esas horas tan difíciles, Naoto Matsumura huyó junto a su familia a Iwaki para alojarse en casa de unos parientes, pero estos rechazaron acogerlos por miedo a que estuvieran contaminados por la fuga radiactiva, y tuvieron que dirigirse junto a los demás refugiados hasta los refugios habilitados.

El regreso de Naoto, el guardián

Naoto quiso regresar a Tomioka para no abandonar a su suerte a todos los animales de la granja a los que tanto amaba. Le han preguntado si tuvo miedo en aquel momento, y él siempre ha dicho que sí, que no sabía si la radiación estaría por todos sitios, que podría contraer cáncer, mucha diversidad de tumores, pero cuando vio que los animales estaban todos sanos, se decidió a quedarse con ellos.

Cuando Naoto empezó a alimentar a sus animales, se dio cuenta de que había muchos otros que habían sido abandonados, perros y gatos encerrados en las casas sin poder salir, vacas, cerdos, ponis y hasta un avestruz. Al oír el sonido de su camión, todos estos animales se ponían a ladrar, o maullar o acercarse a él, los que podían, en busca de comida.

La ruta de la ayuda del guardián de Fukushima

Naoto se dio cuenta de que debía intervenir y fue planteándose una ruta por la zona para administrar alimentos y cuidados a todos los animales que habían sido abandonados por sus dueños, sin tiempo para llevárselos ni para negociar con el Gobierno una solución. Eran cerca de cuarenta kilómetros de área aislada, con cientos de animales abandonados a su suerte, sin agua ni comida, muriendo lentamente.

Los recursos de Matsumura eran muy limitados, le resultaba imposible alimentar a tantos animales, así que, provisto de un equipo de energía solar, ya que en la zona no había electricidad, pudo conectarse a Internet y pedir ayuda al mundo entero a través de una página en Facebook. Y lo ha conseguido. Centenares de personas donan alimentos y recursos para la misión de Naoto.

Periódicamente, helicópteros descargan víveres en zonas concretas, lo que hace posible su supervivencia. Las vacas que antes estaban encerradas en las granjas y que no tenían ningún futuro, ahora son libres.

Pruebas a Naoto, el guardián de animales

el guardian de los animales
Fuente de la imagen: www.eldiario.es

Las pruebas que se han realizado a Naoto para comprobar su contaminación han arrojado datos positivos. Está contaminado. Pero le da igual, él continuará con su misión. Sabe que un día, a medio plazo, morirá a causa de enfermedades provocadas por la energía nuclear. Pero quiere morir allí, cuidando de esos animales, y que todo el mundo sepa lo que ocurre en Fukushima. Naoto no bebe agua ni consume productos contaminados, sino que todo le es proporcionado desde el exterior.

En fechas recientes se ha elaborado un documental, donde se cuenta todo lo sucedido, y la obra importante que Naoto está llevando a cabo, con el fin de que todos los continentes y organizaciones ecologistas y humanitarias se interesen por este documental para que pueda exhibirse en todo el mundo.

Categorías: Noticias Etiquetas:
Te puede gustar