La rata almizclera: reproducción y comportamiento

Camila O.Thomas · 15 abril, 2019
Las ratas almizcleras son roedores de gran tamaño que habitan en marismas de América del Norte y Eurasia; se caracterizan por su fuerte olor, llamado almizcle; descubre sus dinámicas de comportamiento y su inusual dieta

La rata almizclera es un roedor de gran tamaño, pariente de las ratas, ratones y hámsters. Aunque las ratas almizcleras son animales terrestres, prefieren vivir en ambientes muy cercanos al agua.

Desafortunadamente, las ratas almizcleras han sido explotadas por la insdustria peletera durante años. Su suave pelaje los vuelve especímenes deseados por las industrias de moda con piel animal.

Una rata almizclera adulta mide entre 55 y 65 centímetros de longitud. Su cola es aproximadamente la mitad de el largo total de sus cuerpos. En general, estos roedores pesan entre 1,5 y 2,5 kilogramos.

Las ratas almizcleras son nativas de América del Norte. Sin embargo, en el siglo XX fueron introducidas por el hombre a la zona eurasiática. Por esta razón, en la actualidad estos roedores se encuentran también en Ucrania, Rusia, el norte de China y Mongolia.

Usualmente, desarrollan sus vidas en aguas donde siempre puedan encontrar de 10 a 15 centímetros de profundidad. Por esta razón, estos roedores adoran los pantanos y las marismas.

Las ratas almizcleras disfrutan de los climas húmedos. Los climas calientes y áridos son muy negativos para las ratas almizcleras. Debido a su fisiología, estas ratas prefieren el terreno húmedo y suave donde siempre pueden mantener una temperatura corporal baja.

Para mantenerse frías, las ratas almizcleras han desarrollado un mecanismo llamado heterotermia. La heterotermia les permite mantener las patas y la cola más frías que sus órganos internos.

Comportamiento de la rata almizclera

Las ratas almizcleras son animales altamente sociales. Por esta razón, viven en grandes grupos familiares muy territoriales.

Rata almizclada

A diferencia de otros roedores de gran tamaño, las ratas almizcleras no cambian de familia a lo largo de sus vidas. Por el contrario, se mantienen en una y la fortalecen.

Estos roedores se comunican entre sí a través de la secreción de almizcle. El almizcle es una sustancia grasa de olor penetrante secretada por unas glándulas especiales, de ahí el nombre de la especie.

El olor del almizcle varía dependiendo de lo que los roedores quieran comunicar. Sin embargo, su uso más común es una advertencia a intrusos. Además, las ratas almizcleras tienen hábitos principalmente nocturnos, pero en ocasiones se las puede ver activas durante el día.

Estos roedores son omnívoros y no tienen un patrón específico para sus dietas. Las ratas almizcleras comerán cualquier cosa que se les presente.

De acuerdo con investigadores de la especie, estos roedores incluso practican el canibalismo de necesitarlo. Por esta razón, solo los especímenes más fuertes sobreviven.

A pesar de ello, en general, estas ratas comen espadañas, nenúfares y distintas raíces de pantano. Además, cazan pequeños animales como salamandras, caracoles, peces pequeños e incluso pájaros jóvenes.

Aunque su tamaño no es demasiado grande, las ratas almizcleras ingieren una gran cantidad de comida. Diariamente, una rata almizclera puede consumir un tercio de su peso corporal en alimento.

Ondatra zibethicus

Reproducción

Las atas almizcleras se reproducen en cualquier momento del año, salvo en invierno. La gestación de estos roedores es de 30 días. Cada vez, una rata puede dar a luz entre 3 y 8 crías. Estas crías se desarrollan muy rápido después de su nacimiento, y pueden reproducirse en menos de un año.

Al momento del parto, las ratas suben a montículos de residuos vegetales que han construido con antelación. Estos montículos tienen una altura aproximada de medio metro sobre la superficie del agua.

Aunque las ratas almizcleras tienen depredadores, no se encuentran en peligro de extinción. Gracias a su alta tasa de natalidad, las pérdidas sufridas son rápidamente recuperadas.

Las ratas almizcleras han sido explotadas por la industria peletera. Su pelaje uniforme y su gran tamaño las volvieron objetivos de la cruel empresa de las pieles.

Afortunadamente, la explotación de la rata almizclera ha disminuido en los últimos años. Su comportamiento no las hacía adecuadas para que se reprodujeran en criaderos.

En los próximos años, los grupos proteccionistas animales esperan disminuir las actividades de la insdutria peletera. A diferencia de la rata almizclera, los visones y los ermiños siguen siendo cruelmente criados para usar sus pieles.

  • Elosegi, M. M. (2004). Observación de una rata almizclera, Ondatra zibethicus (Linnaeus, 1766) en Ezkurra (Navarra). Galemys. Volúmen 16, Número 1. Pp. 63-64.
  • Deferrari, G. A. (2007). Biología y Ecomorfología de la rata almizclera en Tierra del Fuego (Doctoral dissertation, Ph D thesis. Universidad Nacional de La Plata, Argentina).
  • Cuesta, C. (1925). El castor y la rata almizclera del río Colorado (Castor canadensis frondator Mearns y Fiber zibethicus pallidus Mearns).
  • Vila, M.; Bacher, S.; Hulme, P. (2006) Impactos ecológicos de las invasiones de plantas y vertebrados terrestres en Europa. Ecosistemas: Revista Científica de Ecología y Medio Ambiente. Volumen 15, Número 2.