¿Qué son los pasos de fauna?

Eugenio Fernández · 9 marzo, 2018
Se trata de la solución más efectiva que se ha encontrado hasta nuestros días para proporcionar vías de movimiento para los animales; de esta manera se protege el hábitat o ecosistema de algunas especies, y también se evitan numerosos atropellos en carreteras o autopistas

Vivimos en un mundo conectado a través de autopistas, vías de tren y caminos que cortan las rutas que sigue la fauna salvaje a lo largo del planeta; los pasos de fauna se plantean como una solución a la separación que producimos entre animales salvajes con la actividad humana.

¿Qué son los pasos de fauna?

Bien disimulados para el viajero ocasional, a lo largo de las carreteras de la mayoría de países del globo existen los llamados pasos de fauna. Normalmente, los pasos de fauna se encuentran en forma de puentes o túneles, cerrados por los laterales para que animales y personas no se vean, son puentes con sustrato natural que permiten cruzar estas vías humanizadas.

También existen en forma de túneles que pasan por debajo de las autopistas, o bien de zonas donde se restringen las actividades aéreas o marítimas. Incluso en algunas ciudades se está planteando el uso de plantas silvestres para conectar colmenas de abejas silvestres y que polinicen la ciudad.

Algunos pasos de fauna son de lo más pintorescos, e incluso poseen árboles y lagunas artificiales para que los animales tiendan a realizar actividades diarias en ellos y los utilicen como paso de forma natural.

Otros son minúsculos y con estructuras muy particulares; recientemente se ha estrenado un paso de fauna para una especie de mono tití, que se basa en un puente colgante que cruza una carretera de Colombia.

Pasos de fauna aéreos

La pérdida de hábitat que solucionan los pasos de fauna

La pérdida de hábitat es una de las mayores amenazas que existen para los animales en peligro de extinción, sin embargo, esta pérdida de hábitat no se produce en bloque, como nos imaginamos. Normalmente, diferentes secciones de un mismo ecosistema van siendo penetradas por la actividad humana, hasta que acaban aisladas unas de otras.

Una vez la fragmentación del ecosistema aísla poblaciones, la pérdida es doble: por un lado, el hábitat se reduce por la actividad humana, y de pronto, acaba aislado, por tanto la fragmentación de los ecosistemas produce que los animales tampoco puedan acceder a otras zonas que no están aún explotadas por el hombre, pero que han quedado separadas.

La importancia del intercambio genético y los pasos de fauna

Lo cierto es que la fragmentación del hábitat causa otros problemas a estas especies, como el hecho de que las actividades humanas hacen que las poblaciones de animales salvajes se separan y no pueden reproducirse.

El intercambio genético es una de las mayores herramientas para que una especie mantenga un estado de salud óptimo: las especies que tienen poca variabilidad genética, como el lince ibérico, el gorila de montaña o el guepardo, son animales salvajes muy sensibles a enfermedades o cambios climáticos.

Los pasos de fauna permiten conectar zonas separadas por la actividad humana como las carreteras, lo que permite que distintas poblaciones puedan intercambiar individuos y relacionarse, además de buscar recursos y recuperar la amplitud de sus territorios.

Pasos de fauna aéreos

Los pasos de fauna también pueden hacerse a lo grande, son los llamados corredores ecológicos. Algunos proyectos planean cruzar media Europa o diferentes países que rodean al Himalaya. Estos corredores ecológicos serían beneficios para poblaciones que han quedado aisladas por cientos de kilómetros, como es el caso de los lobos de Sierra Morena.

Los pasos de fauna: una solución contra los atropellos

Lo cierto es que aunque no existieran los pasos de fauna, los animales siempre van a intentar moverse por su territorio original en busca de pareja, comida o agua. Es por ello que los atropellos son la principal causa de muerte de muchos animales terrestres, especialmente aquellos que requieren gran cantidad de territorio, como los grandes carnívoros.

Un ejemplo de esto es el lince ibérico, el cual posee puntos negros en las carreteras del sur de España, donde han muerto decenas de linces a lo largo de los últimos años. Incluso se han creado señales específicas para indicar el paso de linces, y que la gente modere la velocidad.

Porque lo cierto es que los pasos de fauna no se pueden poner en todos lados: en carreteras secundarias, muchas especies no van a dar rodeos para usar el paso seguro, pues la mayoría de animales no han experimentado un atropello y desconocen el peligro que conlleva.

Aunque los pasos de fauna son una genial herramienta para mitigar el impacto que causamos a los animales salvajes, se recomienda cautela en la conducción en espacios naturales, y en caso de atropellar a un animal salvaje se debe contactar con un centro de rescate.