¿Qué significan los movimientos de orejas de tu perro?

Laura Huelin · 21 marzo, 2018
Se trata de una forma de comunicación de los canes, que no solo se valen de ellas para transmitir lo que sienten, sino que también pueden ir acompañadas de un lenguaje corporal oportuno a la situación

Ya que no pueden hablar, los perros se comunican utilizando todo su cuerpo: los ojos, la cola… Y, por supuesto, también las orejas. Descubre los mensajes que se envían a través de los movimientos de orejas de tu perro.

Los movimientos de orejas de tu perro y su comunicación

Los perros se comunican gracias a su postura corporal y los movimientos que efectúan. Los perros en realidad se están comunicando todo el rato, aunque no puedan articular las palabras: la posición de la cola, el movimiento al caminar o la inclinación de la cabeza son elementos comunicativos.

Sin embargo, para poder entender a la perfección qué está diciendo un perro, es necesario tener en cuenta el contexto en el que está: muchas señales son las mismas, pero con significados muy diferentes dependiendo de en qué situación aparezcan.

Esto ocurre también con las orejas: no es lo mismo mostrar alerta mientras está en casa a punto de dormirse que en plena calle jugando con otros perros, por ejemplo. Además, tendremos que tener en cuenta que hay muchos tipos de orejas diferentes, y no todas permiten los mismos movimientos.

Para entender la comunicación de tu perro y así saber qué siente, debes observarlo en su totalidad: su posición corporal, pero también su movimiento, el contexto en el que todo esto se produce e incluso la reacción de los perros que tiene a su alrededor. Pero antes, debes conocer qué significan los movimientos de orejas de tu perro.

Orejas para adelante: alerta

Las orejas enfocadas hacia adelante, da igual tanto si son orejas erectas como las del pastor alemán o caídas como las del beagle, indican atención y alerta. El perro se está concentrando en captar un sonido que viene desde delante y, además, también le está dirigiendo la vista.

Perro en alerta

La información de cómo se está percibiendo esta alerta está en el resto del cuerpo: puede ser curiosidad si tiene el cuerpo relajado o la cabeza ladeada, y puede indicar sorpresa si el resto del cuerpo no enfoca hacia el mismo lugar que las orejas.

En cambio, si el cuerpo se pone tenso y fija la vista en el origen del sonido, el perro está preocupado y posiblemente preparado para actuar: ha reconocido un perro con el que juega, ha visto a otro perro que le cae mal; incluso puede estar detectando algo que le da miedo y se prepara por si tiene que huir.

Orejas relajadas: relax

Cuando las orejas están relajadas, lo más probable que es todo el perro esté relajado. En la interacción con otros perros y con gente, si lleva las orejas en una posición cómoda y natural, nos está indicando que está cómodo y que nada le preocupa.

Sin embargo, hay muchos tipos de orejas diferentes, y debemos conocer bien la anatomía del perro para poder decidir si están libres de tensión o si están en alguna posición concreta. Las orejas de los shiba inu, por ejemplo, siempre están enfocadas hacia delante, por lo que se pueden confundir con una alerta.

Posturas en perros

De nuevo, descubrir si las orejas están en esta posición o en otra necesita que nos dediquemos a observar al perro en contextos muy diferentes. Por suerte, si el perro se encuentra relajado, hay muchas otras pistas en su cuerpo que nos lo van a indicar.

Orejas echadas: miedo

Cuando el perro echa las orejas para atrás quiere comunicarnos una cosa muy diferente: tiene miedo o está asustado. El nivel de miedo que siente debemos decidirlo por la posición del resto del cuerpo y por el contexto.

Por fortuna, este no es uno de los movimientos de orejas de tu perro que más se realizan, independientemente del tipo que sean: tienen la movilidad suficiente para echarlas hacia atrás. Es muy importante saber cuándo un animal siente miedo, y por suerte es fácil de indentificar.

Perro asustado

Echar las orejas hacia atrás también puede ser una señal de calma: hay algo que le está agobiando al perro, y está pidiendo que se aleje o que le demos un momento para reponerse.

Diferentes tipos de orejas

A pesar de lo importantes que son las orejas en la comunicación canina, hay razas y perros que no las tienen o que tienen poca movilidad. Por ejemplo, a muchos perros potencialmente peligrosos se les cortaban las orejas; y hay otras razas, como los bichones, que el pelo se las oculta.

Estas características dificultan la comunicación de estos animales: con sus iguales, pero también con los humanos. Cuando esto ocurre, es más probable que a un perro le cueste hacer amigos o relacionarse sin malentendidos con otros perros.

Por suerte, los canes que tienen esta dificultad son conscientes de sus limitaciones y suelen emplear otras estrategias comunicativas. Tienen todo el resto del cuerpo para comunicarse, y saben aprovecharlo.

Los movimientos de orejas de tu perro son fundamentales en su comunicación; sin embargo, hay tantas orejas de formas diferentes que debes conocerlo bien para poder indentificar bien todas sus posiciones. Conoce bien la anatomía de tu perro para entender a la primera qué te quiere decir.