Shiba, el conocido como perro-gato

El Shiba es constantemente confundido con el Akita, aunque sus características son diferentes. Para empezar, es más pequeño, pues es el más diminuto de las razas japonesas. Hoy te presentamos a este perro y te contamos por qué se le conoce como perro-gato.

Todo lo que tienes que saber sobre el Shiba

Origen

Es una de las razas más antiguas que existen. Se data su entrada en Japón en el año 2000 a.C., y al parecer son descendientes de los perros salvajes de China. No se puede negar que su procedencia es asiática.

Su principal labor fue como cazador, y por su regio cuerpo y su fortaleza física, lo hacía en zonas montañosas. Por ello, fue usado en la caza de faisanes y otras aves o pequeños mamíferos que habitaban allí.

Peligró su existencia cuando la caza se convirtió en un deporte y llegaron a Asia perros de otras razas que resultaban atractivas a las personas y que comenzaron a cruzarse con el Shiba, poniendo en riesgo su pedigree y su existencia.

Gracias a que un grupo de cazadores e investigadores se esforzaron porque esto no sucediera, hoy podemos seguir disfrutando de la peculiar belleza de este animal.

Otro peligro acechó a la raza durante la II Guerra Mundial, aunque se mantuvieron con vida tres especies de Shiba de donde surgió el que conocemos hoy.

Características físicas

Es un perro pequeño de pelo no demasiado largo pero sí muy abundante. Como hemos dicho antes, se le confunde con el Akita, y es que en realidad, parece uno en miniatura.

Su cuerpo, desde la cabeza a la cola, es robusto, fuerte, con una frente ancha y unos ojos pequeños.

Los colores en los que podemos encontrar esta raza tan especial son rojo, negro y fuego. Aunque se tiene constancia de que hay algunos de color blanco. No obstante, a estos últimos no se les reconoce como de pedigree puro, y no son aceptados en competiciones sean de la índole que sean.

Carácter

Es un animal ideal para estar con niños y como perro guardián. A pesar de no ser un can de pequeñas dimensiones, se puede adaptar con mucha facilidad a la vida en un apartamento o piso pequeño.

No obstante, necesitará mucho ejercicio, pues su carácter fuerte necesita soltar adrenalina a menudo.

¿Por qué se le llama el perro-gato?

Sabemos que los perros difieren mucho de los gatos, en todos los sentidos. Pues bien, este can tiene una particularidad: posee una gran facilidad de ignorar órdenes, aun cuando vengan de su dueño directo.

¿Por qué? Por su independiencia. Es un perro cariñoso, cuando él quiere. Juguetón, cuando él quiere. Es decir, a pesar de su apariencia achuchable y que no querrías soltar nunca, no te dejará que lo abraces constantemente.

Es un animal que va por libre. Lo llamarás y si no le apetece ir, te mirará de reojo, o no. Querrás acariciarlo y se irá, si no le apetece. Querrás besarlo y te hará la cobra.

Sí, es un animal cariñoso, pero como los gatos, deberás darle tu cariño y amor solo cuando él quiera.

Esto puede ser un poco frustrase para aquellas personas que buscan un perro amoroso y que esté constantemente sobre ellos. El Shiba no es así.

Ahora bien, debido a su independencia, es un perro que aguanta bien la soledad, por lo que si pasas tiempo fuera de casa, es posible que el Shiba sea el can que estás buscando.

Un peluche viviente, esa es la forma de describirlo físicamente. Achuchable, tierno y hermoso. Eso sí, con un fuerte carácter. Es un perro al que deberás dejarle muy claro desde el primer momento quién manda en casa.

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar