Qué hacer si tu perro es agresivo

Laura Huelin · 3 marzo, 2018
Lo primero es identificar las causas de esa actitud o comportamiento; hay veces que pueden estar ligadas al dolor, a una enfermedad o a la época de celo

La agresividad en los perros es uno de los problemas más temidos para quien convive con un can. Afortunadamente, hay muy pocos animales que tengan realmente este problema, y tiene solución. Para mejorar la convivencia con tu masota, te contamos qué hacer si tu perro es agresivo.

Descubre las causas de la agresividad

Para poder tratar con un perro que se muestra agresivo o reactivo, es necesario saber cuál es la causa. Si se trata la raíz de sus problemas, estos desaparecerán. Así que si tu perro es agresivo, el primer paso es la observación: cuándo reacciona, ante qué y qué gestos y postura corporal tiene para poder saber en qué está pensando.

Es muy diferente si un perro es agresivo por miedo que si lo es porque ha tenido una mala experiencia y no se fía de los otros canes. De igual manera, tampoco tendrá el mismo tratamiento un animal que parece agresivo, pero solo ocurre que no sabe jugar con delicadeza u otro que lo hace porque le caen mal los otros perros.

Cuando tu perro empiece a tener reacciones que puedan parecer agresivas, haz un registro de ellas. ¿Cuándo ocurre? ¿Qué había ocurrido justo antes? ¿Cuál es su postura corporal? Cuántos más datos tengas y mejor los hayas registrado, antes descubrirás qué le provoca tal malestar.

Descarta que esté provocada por dolor o enfermedad

De la misma manera que los humanos estamos irritables y de mal humor cuando tenemos un dolor de dientes u oídos, puede que a tu perro le duela algo que justifique su mal carácter. Así que cuando tu mascota empiece a tener problemas con otros perros o reacciones agresivas, el primer paso es una revisión veterinaria.

Perros se pelean

Las principales causas pueden estar en la dentadura o los oídos, pero no podemos olvidarnos del dolor articular, problemas digestivos e incluso algún desajuste hormonal que solo se puede diagnosticar con pruebas veterinarias.

Cuando acudas a la consulta, dile a tu veterinario que ha cambiado su comportamiento. Los profesionales sabrán qué buscar o cuáles son los malestares más comunes que pueden afectar a su conducta y a su bienestar.

Si la causa de su reactividad tenía su raíz en un problema físico, al eliminarla, se ha solucionado su comportamiento. No te quedes con las dudas: si tu perro se comporta mal, consulta a un profesional, aunque sea para descartar que tu perro esté sufriendo dolores o tenga alguna clase de malestar.

Fíjate si solo tu perro es agresivo solo en épocas de celo

A veces nos olvidamos de que durante las épocas de celo los perros cambian su comportamiento. Tanto machos como hembras, cuando entramos en una de estas temporadas, pueden volverse agresivos o territoriales.

En la naturaleza, un perro adulto se encontraría con una perra en celo muy de vez en cuando. Sin embargo, en nuestras ciudades se cruza con decenas de animales todos los días, y en las épocas de celo todas las hormonas y la tensión del resto de perros abarrotan los parques y las plazas.

Agresividad en perros

Hay varias posibles soluciones para este problema: esterelizar a tu mascota es una de ellas. Sin embargo, esta reactividad se dará solo de manera temporal y se pasará sola cuando las hembras abandonen el celo. Haz la previsión de que en primavera y en otoño tu perro actuará de manera extraña para no llevarte ningún susto en unos meses.

Evita las malas reacciones

Descartada la causa física y mientras investigas cuáles son las razones de su comportamiento, evita todo lo que puedas las malas experiencias en tu perro. Exponerlo a lo que le preocupa tanto que le provoca un comportamiento agresivo no le ayudará.

Elige las horas de paseo en que menos perros se encontrará. Si ladra y se tira contra camiones y motos, evítalos; de la misma manera si su problema son los niños o personas adultas. No le hará ningún bien encontrarse repetidamente con lo que le provoca malas reacciones; tampoco te sentará bien a ti lidiar con este problema en cada paseo.

Consulta a un educador

Sabes que tu perro no tiene una causa orgánica que le esté provocando un problema, más o menos tienes clara la causa de su agresividad, y aunque has evitado encontraros con lo que le provoca malas reacciones, no sabes cómo solucionarlo.

Educación positiva en perros

La solución que te queda es contactar con un educador canino. La agresividad es un problema grave que solo empeora con el tiempo. Un educador canino en positivo os escuchará a ti y al perro, y después de conocer la causa de sus molestias decidirá un tratamiento personalizado para vuestro caso.

Elige un educador que os trate con respeto y que no le haga daño a tu mascota. Rechaza a los profesionales que empleen collares de pinchos, eléctricos o la teoría de la dominancia con tu perro: estos métodos solo esconden los motivos de la agresividad y agravan el problema.

La agresividad, afortunadamente, es un problema poco común en perros. Para poder tratarla, es fundamental conocer las causas de estas reacciones: después de descartar que haya un problema físico, lo mejor es elegir un educador canino que os ayude a los dos.