Presión arterial alta en perros: causas y tratamientos

10 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La presión arterial alta en perros puede afectar muchos de los sistemas corporales, incluidos el corazón, los riñones, los ojos y el sistema nervioso

La hipertensión o presión arterial alta en perros ocurre cuando los valores de la presión arterial son más altos del rango normal. Esta condición puede ser causada por otra enfermedad, en cuyo caso se llama hipertensión secundaria. Cuando el padecimiento no es consecuencia de otra enfermedad, se la denomina hipertensión primaria o idiopática.

Síntomas de la presión arterial alta en perros

Los síntomas varían en función de la gravedad del cuadro. Los siguientes son solo algunos de los síntomas más comunes que muestran los perros con presión arterial alta: convulsiones, desorientación, ceguera, pupilas dilatadas, desprendimiento de retina o hemorragia del ojo.

También puede presentarsesangre en la orina, proteína en la orina, sangrado de la nariz, riñones hinchados o encogidos, así como soplos cardíacos. Puede haber debilidad, ya sea en un lado del cuerpo o en las piernas y oscilación involuntaria –balanceo– de los globos oculares.

Perro obeso con mirada apagada

Causas de la presión arterial alta en perros

Al igual que la hipertensión en humanos, se desconoce la causa de la hipertensión primaria en perros. Sin embargo, ha habido casos en los que los perros reproductores con hipertensión han producido descendencia con hipertensión, por lo que parece probable que haya un componente genético.

Entonces, ¿qué tan frecuente es esta forma de hipertensión? Ciertamente, no se conoce, y es que los valores encontrados varían ampliamente en diferentes estudios. La guía elaborada por el Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria (ACVIM) reconoce que entre el 0,5 y el 13 % de los perros sufren de presión arterial alta. Las edades de los perros con hipertensión oscilaron entre 2 y 14 años.

La hipertensión secundaria, que representa el 80 % de todos los casos de hipertensión, puede deberse a una variedad de factores, que incluyen la obesidad, enfermedad renal, fluctuación hormonal e hipertiroidismo.

La diabetes también puede ser una causa de hipertensión, aunque es poco común en perros. Si sospechas que tu perro sufre de hipertensión, acude a la consulta para que tu veterinario pueda proporcionar un diagnóstico adecuado.

Diagnóstico

La presión arterial, a menudo, se mide en mascotas de la misma manera que en humanos. Se colocará un brazalete inflable en la pata o la cola del perro, mientras que los instrumentos estándar de medición de la presión arterial controlarán la presión. Es importante mantener al perro quieto el tiempo suficiente para obtener una lectura precisa.

La hipertensión en perros se clasifica según el riesgo de daño a órganos (TOD por sus siglas del inglés), según los siguientes estándares:

  • <140 mm Hg/95: en esta lectura o menos, se considera normotensivo; no se recomienda el tratamiento (riesgo mínimo de TOD).
  • 140/99 a 159/95prehipertensivo (bajo riesgo de TOD); la intervención no se recomienda rotundamente en estas lecturas.
  • 160/119 a 179/100 – hipertensivo (riesgo moderado de TOD); se debe buscar tratamiento para limitar el riesgo de daño a los órganos.
  • ≥180 mm Hg /120: severamente hipertensivo (alto riesgo de TOD), se debe buscar tratamiento inmediato para limitar el grado de otras complicaciones más graves.

Generalmente, se toman de cinco a siete medidas. Se descartará la primera medición y se tendrá en cuenta el nivel de excitación del perro durante el procedimiento. Si los resultados son muy dispares, el procedimiento deberá repetirse.

Tratamiento de la presión arterial alta en perros

Prioritariamente, es necesario establecer el tratamiento de la causa subyacente de la presión arterial alta. De lo contrario, el perro probablemente deberá tomar medicamentos para controlar la presión arterial indefinidamente.

Perro intenta ingerir medicamentos

El medicamento de elección es un bloqueador de los canales de calcio o un bloqueador beta. En cuanto a la dieta del perro, el veterinario puede recomendar alimentos con bajo contenido de sodio.

La presión arterial debe ser monitoreada regularmente; tu veterinario puede ordenarle algunas pruebas de laboratorio para medir las reacciones de tu perro al medicamento.

  • Tippett, F., Padgett, G., Eyster, G., Blanchard, G., & Bell, T. (1987). Primary Hypertension in a Colony of Dogs. Hypertension, 9(1), 49-58.
  • Montoya, J. A., Morris, P. J., Bautista, I., Juste, M. C., Suarez, L., Pena, C., ... & Rawlings, J. (2006). Hypertension: a risk factor associated with weight status in dogs. The Journal of nutrition, 136(7), 2011S-2013S.
  • Acierno, M. J., Brown, S., Coleman, A. E., Jepson, R. E., Papich, M., Stepien, R. L., & Syme, H. M. (2018). ACVIM consensus statement: Guidelines for the identification, evaluation, and management of systemic hypertension in dogs and cats. Journal of veterinary internal medicine, 32(6), 1803-1822.