¿Por qué no hay hienas en Europa?

Eugenio Fernández 16 agosto, 2018
Los cambios climáticos hace miles de años, así como la acción humana sobre el ecosistema de este mamífero, son los mayores responsables de su desaparición en el Viejo Continente

En etapas prehistóricas había impresionantes animales como mamuts, rinocerontes o hienas en Europa. Aunque algunas de estas especies llevan mucho tiempo extintas en el Viejo Continente, la hiena manchada que aún perdura en África vivió hace 10 000 años en Europa. ¿Por qué ya no hay hienas en Europa?

¿Cómo sabemos que hubo hienas en Europa?

Al igual que otros animales que actualmente no se pueden encontrar en nuestro país, rastrear hienas en Europa solo es posible mediante el registro fósil o a través de avistamientos del ser humano registrados antaño.

La presencia de hienas en Europa se remonta a hace decenas de miles de años, por lo que tenemos que irnos a las cuevas de arte rupestre: en pinturas hechas por nuestros antepasados podemos encontrar hienas, leones o rinocerontes entre la fauna ibérica.

Pero también existen fósiles de hienas, que han permitido a científicos del CSIC estudiar por qué ya no hay hienas en Europa. En concreto hablamos de la hiena manchada, que vivió en el continente europeo y que aún a día de hoy tiene una enorme presencia en África.

Hiena

La hiena manchada

La hiena manchada es el carnívoro que sobrevivió en Europa durante decenas de miles de años; a día de hoy conocemos a este carnívoro muy bien. Aunque tradicionalmente carroñero, este animal es un buen cazador y posee una enorme inteligencia.

La hiena manchada es un animal de poderosa mandíbula en el que las hembras de hiena son las que marcan el ritmo de la manada, al igual que otras especies donde mandan las hembras en el reino animal.

¿Por qué no hay hienas en Europa?

Según estos investigadores, aunque los cambios climáticos que se produjeron en el continente no fueron la causa directa de la desaparición de la hiena en Europa, probablemente tuvieron mucho que ver.

Hiena carroñera

Al parecer, las hienas africanas y euroasiáticas estuvieron separadas durante miles de años, y las condiciones de clima llegaron a ser extremas para estos animales al sur de Europa hace aproximadamente 21 000 años.

Aún así hubo otros cambios que pudieron afectar a las hienas: los cambios climáticos también afectaron a sus presas, aunque puede que el factor desencadenante fuera la expansión del ser humano, que ha llevado a los grandes carnívoros europeos a la extinción en múltiples ocasiones.

La extinción de la hiena en Europa se produjo hace unos 10 000 años, en el Pleistoceno tardió, lo que coincidió con estos factores. Aun así, este animal llego a estar presente en lugares como Galicia.

No cabe duda de que, al igual que otras especies de grandes depredadores, las hienas fueron perdiendo sus ecosistemas más importantes: a día de hoy especies como el lobo, el oso o el lince europeo han desaparecido de muchos países de Europa debido a la presión humana, y solo han sobrevivido en aquellos lugares donde se han adaptado para sobrevivir, como el lobo ibérico de la Sierra de la Culebra o los osos pardos de la Cordillera Cantábrica.

Es por ello que la historia de la hiena manchada en Europa no solo tiene interés para conocer un poco la fauna que en el pasado habitó nuestro país, sino para poder conservar algunas de nuestras especies actuales.

Algunos se preguntan si la hiena manchada podría volver a Europa, al poder considerarse una especie en peligro de extinción desaparecida en la península ibérica, como es el caso del castor en España. Sin embargo, el cambio del clima haría imposible esta introducción, que resultaría esperpéntica para muchos. No hay que olvidar que gran parte de la fauna que convivía con esas hienas también ha desaparecido, un ciclo natural que el ser humano está acelerando.

Te puede gustar