El dominio de las hembras de hiena

Eugenio Fernández · 20 julio, 2018
Es tal la supremacía de las féminas en este animal, que los machos no pueden comer mientras ellas los hacen; la explicación tiene que ver con la supervivencia de la especie

Las hienas manchadas tienen una fama inmerecida. Tratadas como vulgares y estúpidas ladronas, lo cierto es que las hienas son buenas cazadoras, son enormemente inteligentes y son una de esas especies donde mandan las hembras: las hembras de hiena tienen un poder desmesurado en las manadas.

Esto ocurre en muchas especies como los elefantes o los lémures, aunque en el caso de las hienas su matriarcado es uno de los más fuertes del reino animal. 

Conoce a la hiena manchada

La hiena manchada o moteada es un carnívoro muy abundante que puede encontrarse en prácticamente toda África al sur del Sáhara, salvo en Madagascar, Sudáfrica, la cuenca del Congo y algunos desiertos. Hablamos de una de las cuatro especies de hienas actuales.

Son animales corpulentos: las hembras de hiena pueden llegar a los 90 kilos, ya que estas son el género de mayor tamaño en esta especie. Pero algo que llama la atención de las hembras de hiena, además de su tamaño, son sus genitales.

Y es que las hembras de hiena no poseen vulva, y su clítoris está enormemente desarrollado, hasta el punto de que alcanza la conformación y dimensiones que el pene del macho. De hecho tiene un hinchazón similar a los testículos del macho, por lo que son difíciles de diferenciar.

Animales resistentes tanto corriendo como nadando, las hienas son conocidas por los particulares sonidos y ladridos que emiten y que recuerdan a la risa humana.

Hiena manchada: características

Son animales principalmente nocturnos, mientras que por el día suelen ocultarse en cuevas. Son mejores cazadoras de lo que se piensa, pues van en manadas de hasta 30 individuos y poseen la mandíbula más poderosa del reino animal.

El dominio de las hembras de hiena

La presencia de ese pseudopene no es lo único que caracteriza a las hembras de hiena: en esta especie son ellas las que lideran el grupo, y lo hacen de una manera bastante radical.

Volviendo a su peculiar anatomía, la llamada clitoromegalia es algo que aparece en varias especies como los lémures de cola anillada o los manturones. El problema viene a la hora del parto, ya que la ausencia de vulva hace que este sea bastante problemático y peligroso para la hembra.

Sin embargo, esta particularidad anatómica da a las hembras de hiena una ventaja: ellas deciden cuando procrean siempre, pues tienen que retraer su clítoris para ello. Literalmente, los machos no pueden forzar a las hembras de hiena a reproducirse.

Investigadores de la universidad de Michigan estudiaron a estos animales en Masái Mara durante más de 30 años. En estos estudios vieron como las sociedades de hienas moteadas son matriarcales, en las que las hijas de las ‘hembras alfa” heredan el cargo.

Hiena hembra alfa

Mientras, los machos son los últimos en la jerarquía, por lo que no pueden alimentarse si lo están haciendo las hembras y tampoco pueden ser agresivos contra ellas sin llevarse una reprimenda.

¿Por qué las hembras de hiena son las que mandan?

Algunos investigadores creen que la dominancia de las hembras y su anatomía singular tienen una explicación. Las hienas son animales que consumen una gran cantidad de comida y son muy competitivas, por lo que los animales dominantes tienen acceso a las mejores piezas.

Las hienas pueden comer de todo: su poderosa mandíbula les permite despiezar a sus presas a un ritmo vertiginoso frente a los leones u otros carnívoros que deben desplazar todo el cadáver o vigilarlo.

Sin embargo, esto también hace que las últimas hienas en la jerarquía sean las que tienen que hacer frente a más huesos y carne putrefacta. Es por ello que el acceso prioritario de las hembras garantiza las mejores piezas de carne para sus crías, que no pueden romper huesos aún.