Por qué los perros rascan el suelo tras hacer sus necesidades

Mariela Ibarra Piedrahita · 30 junio, 2015

Todos los cuidadores alardean de los comportamientos inusuales que suelen tener sus mascotas.

Si bien algunos de estos comportamientos se encuentran fuertemente ligado con su instinto, en muchas ocasiones desconocemos el motivo por el que lo hacen, así que, para sacarte de dudas, te contamos por qué los perros rascan el suelo tras hacer sus necesidades.

Como es popularmente conocido, los canes tienen un curioso ritual después de hacer sus necesidades, que consiste en rascar el suelo, ya sea que lo hagan sobre la tierra, cemento, baldosa, etc. Sin embargo pocos se han parado a pensar por qué lo hacen.

Revisemos algunas de estas ideas más afondo.

Tratan de tapar sus excrementos

eliminar orina de perro 2

El cubrir los excrementos es una actividad asociada generalmente con los gatos y pensada desde la perspectiva de la higiene. Sin embargo, ni lo uno ni lo otro es cierto.

Existen muchas especies que arrojan tierra sobre sus excrementos u orina, entre los que se encuentran felinos, caninos e incluso roedores.

Sin embargo esta actividad no está relacionada con la higiene  y, por lo menos en el caso de los perros, responde más a una necesidad comunicativa.

Rascando el suelo donde han orinado  están diseminando su olor para dejar mensajes olfativos a otros canes. Precisamente por esto no es casualidad que otros perros lleguen a la misma zona a depositar también ellos su propia información.

De donde provienen los mensajes

olfato dalmata

Al igual que en el caso de los gatos, los perros tienen sobre el ano unas glándulas (denominadas glándula anales), que se encargan de generar un aceite que contiene diferente clase de información del can a través de feromonas, como su estado de salud, su sexo y el momento reproductivo en que se encuentra (esto es especialmente importante en el caso de las hembras).

El sistema de comunicación de los perros está fuertemente ligado a la producción de feromonas. Si tenemos en cuenta que el olfato es el sentido más poderoso que tienen, se puede decir que los perros transforman los olores en información, lo que explica otro de sus particulares comportamientos, olerse el trasero.

Sin embargo esta teoría tiene una contradicción, y podrá identificarla cualquier persona que haya tenido contacto continuo con un perro.

Si bien es un hecho que los perros dejan mensajes olfativos a través de sus glándulas anales, también es cierto que no es común que entren en contacto con sus propias heces. De hecho, la mayoría de canes lo que hará será evitar a toda costa el contacto con sus excrementos.

De este modo, el hecho de rascar para aumentar el rango en el que dejan su información parece no ser una causa probable. No obstante, observando el comportamiento de sus parientes lejanos, los lobos, se pueden sacar varias conclusiones.

Los lobos, al igual que los perros, rascan los sitios en donde hacen sus necesidades, aunque en el caso de los lobos se habla desde dos posturas:

  • La primera postura tiene que ver con la necesidad de dejar marcas visuales a otros animales como respaldo a la información olfativa. Básicamente, a través del marcaje visual, los lobos dan cuenta a los otros no solo de su presencia y ciclo reproductivo, sino también de su tamaño y fuerza.
  • La segunda postura también implica las glándulas del lobo, pero esta vez no son las anales, sino una serie de glándulas que se encuentran en las patas y que también transmiten información. Esto tiene bastante sentido si tenemos en cuenta que una de las zonas en las que más sudan los canes son en las patas.

De modo que ya lo sabes. No está mal preguntarse cosas aunque la respuesta pueda parecer obvia, pues en muchos casos esta puede sorprendernos.

Imagen cortesía de Javi.