¿Por qué los gatos han inspirado a escritores?

Alejandro Rodríguez · 7 enero, 2019
La relación de estos animales con artistas de todas las disciplinas es más que conocida, pero... ¿cómo es que los gatos han inspirado a escritores?

¿Qué tendrán los gatos que a lo largo de la historia han levantado pasiones? Es de sobra conocida la adoración cuasi divina de culturas como la egipcia por estos animales. Hoy en día es, sin duda, uno de los animales de compañía más extendidos en los hogares de todo el mundo.

Pero existe un gremio artístico en el que la relación gato-humano se ha convertido en un vínculo extraño e irrompible. Nos estamos refiriendo a los escritores. A lo largo de la historia de la literatura, podemos encontrar numerosos ejemplos de autores que se han declarado amantes confesos de estos felinos, que se han convertido en fuente de inspiración para sus obras.

¿Qué une a escritores y gatos?

Si bien no existe una teoría confirmada acerca de esta relación, la razón más probable reside en el carácter que comparten los escritores y los gatos. La escritura suele ser un proceso solitario, individual y que se suele alargar en el tiempo.

Haciendo un ejercicio de paralelismo, se podría afirmar que tanto escritor como gato comparten un carácter independiente, estable y solitario

Escritores que tienen gatos

Se podría decir que las largas jornadas que un escritor dedica a sentarse delante de una máquina de escribir o un ordenador y reflexionar no suponen ningún problema para un gato, ya que se adaptan perfectamente.

Autores y amantes de los gatos

Existen infinidad de escritores que han declarado abiertamente su preferencia a la hora de escoger un compañero felino, por encima del otro gran amigo animal, el perro. Uno de los casos más emblemáticos es el de Ernest Hemingway, amante confeso de estas criaturas.

El autor de obras como El viejo y el mar convivía con su primer gato, Snowball, desde 1931. Es de sobra conocido que los descendientes de este gato llegaron a ser más de 50 y que, en la actualidad, algunos ejemplares todavía pueden verse en la casa-museo del autor, en Florida.

Otro de los grandes autores del siglo XX, Charles Bukowski, declaró en una ocasión: “En mi siguiente vida, quiero ser un gato. Para dormir 20 horas diarias y esperar a que me den de comer”. Llegó a convivir con nueve ejemplares.

Gatos y libros

Aparte de la fascinación por estos animales, la literatura universal está repleta de obras que dan fe de la inspiración de sus autores en el mundo felino. Si hacemos un viaje hasta el Siglo de Oro español, Lope de Vega puede ser considerado el ‘dramaturgo felino’ de nuestra literatura. Su obra titulada La gatomaquia habla sobre amor y desamor felino, pero refleja a la perfección las dotes de observación de Lope de Vega en el mundo que le rodeaba.

Haruki Murakami también siente una gran fascinación por los gatos, y lo ha reflejado en numerosas obras, con especial hincapié en textos surrealistas como El pueblo de los gatos. Otro autor ilustre como Jorge Luis Borges tenía tal devoción por su mascota que le dedicó un poema a su gato Beppo.

La lista de amantes felinos sigue con genios de la literatura como Julio Cortázar, Charles Dickens o Edgar Allan Poe. Además, estas silenciosas criaturas han sido fieles amigas de genios de otras disciplinas como el gran compositor Richard Wagner o el pensador e inventor Isaac Newton.

Podría decirse que, indudablemente, escritores y gatos caminan de la mano, y es más que evidente que los gatos están fuertemente ligados al mundo de la creatividad. Los felinos conforman una importante fuente de inspiración para sus dueños y compañeros.

Andón, P., Castro, A., Ibañez, A., Llop, J.C., Marsé, B., Pardo, C., Romero, F. & Sanz, M.  (2011).Perros Gatos y Lémures: Los escritores y sus animales. España: Errata Naturae.