¿Por qué las gatas trasladan a sus gatitos?

Es normal observar que las gatas trasladen a sus gatitos por la casa, ya que tienen un fuerte instinto de ponerlos a salvo. Aquí te contamos todo sobre este comportamiento.
¿Por qué las gatas trasladan a sus gatitos?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 25 noviembre, 2021.

Última actualización: 25 noviembre, 2021

Es habitual ver cómo las gatas trasladan a menudo a sus gatitos los días posteriores al parto e, incluso, se los llevan a sus tutores. Se trata de un comportamiento que desconcierta a las personas, pues no parece tener una razón aparente.

En este artículo tienes una explicación completa de esta conducta para ayudarte a comprenderla a fondo. Si convives con una gata que acaba de parir, empaparte de conocimientos en este respecto te será útil para ayudarla a llevar mejor los momentos más delicados durante el cuidado de las crías. No te lo pierdas.

¿Por qué las gatas trasladan a sus gatitos?

Los gatos, aunque llevan domesticados miles de años, aún conservan ciertos comportamientos instintivos propios de sus antepasados salvajes. El ejemplo más característico de esta afirmación es el instinto de caza, que el gato convierte en juegos y emboscadas por la casa.

Cuando se trata de la conducta de cuidados maternales, la gata también actúa según sus impulsos naturales. En libertad, una hembra que está a punto de parir buscará un refugio en el que pueda ocultarse y que nadie le moleste en este momento tan vulnerable.

Después del parto, y ya con los gatitos en el mundo, su siguiente actitud será la de vigilancia, ya que las crías nacen siendo totalmente dependientes. Por eso, la madre permanece alerta a todas horas para defender a su prole ante los posibles ataques de depredadores.

Gracias a este instinto, las gatas trasladan a sus gatitos de un refugio a otro a medida que se desplazan para encontrar comida. Al tener que dejar a la camada sola para irse a cazar, la moverán constantemente con el fin de despistar a los depredadores y no alejarse mucho de ella.

Las gatas mueven a sus cachorros de un sitio a otro por simple protección. Se trata de un acto engranado en su código genético.

¿Por qué lo hacen también en casa?

Tras leer esto, seguro que te has planteado que tu hogar es un lugar libre de peligros, en el que la felina ha vivido durante años sin tener ningún problema. Entonces, ¿por qué las gatas trasladan a sus gatitos aun en un entorno seguro?

Es importante que seas consciente de que tu gata no percibe el mundo igual que tú. Además, los felinos son susceptibles a padecer estrés, por lo que una situación delicada como es la crianza de una camada despertará sus instintos de desconfianza aunque todo vaya bien a primera vista.

Cada vez que la gata perciba cualquier signo de peligro (o que ella interpreta como peligroso), cogerá a sus cachorros y los moverá de sitio. Aunque es imposible impedir por completo que la hembra tenga este comportamiento, sí que es de gran ayuda dejarle que haga el nido donde ella prefiera, pues así trasladará menos a los cachorros.

¿Por qué la gata le lleva las crías a su tutor?

Si resulta algo extraño ver a la gata trasladar cachorros de un lado a otro, la sensación se acrecienta cuando se los lleva a su tutor. La explicación a esto es que la felina adulta ve a su humano como una figura que transmite seguridad, de forma que lo asocia con un lugar adecuado en el que dejar a sus hijos.

No obstante, no debes manipular a los cachorros ni permitir que tu gata los deje contigo por largos periodos de tiempo, pues te arriesgas a que acabe rechazándolos por impregnarse con tu olor. Devuelve a los pequeños con su madre cuando esta descanse, o bien mueve el nido hasta el punto de la casa en el que pases más tiempo.

¿Es una conducta patológica?

Este comportamiento no es necesariamente un problema, siempre y cuando la gata no esté sufriendo estrés o ansiedad. Por otro lado, si tienes un vínculo muy fuerte con tu felina existe la posibilidad de que acabe por desarrollar dependencia emocional durante el periodo de lactancia.

Si alguno de los pequeños tiene una deficiencia o malformación, es posible que la madre se lo coma. Esto también puede ocurrir si la gata percibe demasiado peligro para la camada. Matar a los propios hijos, aunque a oídos del humano suene horripilante, es un mecanismo natural que permite recuperar los recursos biológicos invertidos en la reproducción.

Por otro lado, si la gata traslada mucho a los gatitos de un sitio a otro e insiste en llevártelos a ti, puede que estos corran peligro de ser abandonados por la madre, ya que se siente estresada.

¿El celo después del parto en gatos es posible?

Esteriliza y adopta

Si eres la figura principal en una casa de acogida o trabajas con protectoras, seguramente no es la primera vez que te encuentras con una hembra preñada a la que hay que asistir en un hogar. Por lo general, los grupos de protección animal consiguen encontrar una familia para los pequeños.

Sin embargo, si te estás planteando cruzar a tu gata, desde aquí recomendamos fehacientemente que pienses muy bien si te puedes responsabilizar de los pequeños. ¿Tienen destinado un hogar adecuado desde antes de nacer? ¿Vas a poder correr con los gastos y los esfuerzos necesarios para asistir a la gata durante todo el proceso? Tu decisión no solo afectará a tu vida, sino a la de tu gata y la de todos los cachorros que vengan al mundo.

Te podría interesar...
Parvovirus felino: síntomas y tratamiento
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Parvovirus felino: síntomas y tratamiento

El parvovirus felino provoca la panleucopenia felina, un cuadro clínico muy grave que causa muerte en la mayoría de los casos.



  • Bueno, R. Á. (2020). Etología felina: Guía básica sobre el comportamiento del gato. veterinaria.
  • Feldman, H. N. (1993). Maternal care and differences in the use of nests in the domestic cat. Animal Behaviour45(1), 13-23.
  • Bánszegi, O., Jacinto, E., Urrutia, A., Szenczi, P., & Hudson, R. (2017). Can but don’t: Olfactory discrimination between own and alien offspring in the domestic cat. Animal cognition20(4), 795-804.