Pinscher enanos: origen e historia

Francisco María García · 4 noviembre, 2018
Los pinscher enanos son una raza de perros muy leal a sus dueños. Pese a tu pequeño tamaño siempre le defenderán de cualquier peligro.

Los pinscher enanos son una de las razas de perros más populares. Se trata de una mascota ideal para la compañía: son juguetones, curiosos, con mucha energía y un gran sentido de lealtad hacia sus dueños. A continuación, veremos algunas de las características más importantes de estos fieles amigos.

El origen de los pinscher enanos

Los pinscher enanos son unos perros miniatura muy parecidos, físicamente hablando, a otra famosa raza: los doberman. De ahí que muchas personas crean que esta raza de pequeño tamaño son unos doberman miniatura; sin embargo, esto no es así.

Realmente no se trata de la misma raza, ni por tamaño ni por otras características. Aunque sí están relacionadas, el origen de ambos es completamente diferente.

El origen de los pinscher enanos se encuentra en Alemania. Se tiene información sobre la existencia de los mismos desde el año 1895, aunque no fue sino hasta 1920 que esta raza de perro sale de Alemania para el mundo.

Existen varias teorías con respecto al origen de los pinscher. Por una parte, hay quienes aseguran que surgió del cruce entre un terrier de pelo corto con un perro salchicha. Por otra, que surgió del cruce entre pinschers escandinavos y alemanes.

Cabeza de un pinscher enano.

Características del pinscher enano

Tamaño

Una de las características más llamativa de los pinscher enanos es su diminuto tamaño. En este sentido, sus dimensiones son cuadradas, puesto que tiene la misma longitud que altura, las cuales oscilan alrededor de los 30 centímetros. En cuanto al peso, se encuentra entre los cuatro y seis kilos.

Temperamento

A pesar de tratarse de una raza muy pequeña, el temperamento de estos perros es muy fuerte. De hecho, cumplen muy bien con el sentido de ser guardianes. Son sumamente fieles, llenos de energía, curiosos y juguetones.

Los pinscher son tan valientes, que no dudan en enfrentarse a otros perros de tamaño muy superior. En este último aspecto, el dueño debe ser muy cuidadoso, ya que el pinscher no dudará en buscar pelea, aunque por el tamaño termine perdiendo.

Salud

En general, la salud de los pinscher es muy buena, no tienen tendencia a sufrir de enfermedades graves. Sus pequeñas y delgadas patas son las que requieren un mayor cuidado, así como también la alimentación. Esta raza de perro es muy comilona, por lo que si no se cuida la alimentación de los mismos pueden engordar rápidamente.

Cuidados de los pinscher enanos

Para el cuidado de estos diminutos perros se debe tomar en consideración aspectos como la educación, además de la salud en general. En este sentido, es una raza que debe ser adiestrada o educada desde cachorritos. Una de las formas más extendidas para educar a estos perros es con el método de premios y castigos.

Por otra parte, con respecto a los cuidados en general, este perro requiere de muy poco mantenimiento. La razón es que el pelaje es muy corto y suave, por lo que no necesita de excesivos cuidados.

Cuidado de un pinscher enano.

Tampoco hace falta bañarlos todas las semanas, como a otras razas, aunque sí es recomendable pasar por su cuerpo una esponja humedecida al menos dos veces por semana. Esto último es para ayudar a mantener su pelaje limpio.

Tal y como hemos visto, también es fundamental cuidar la alimentación de estos perros. En general les gusta comer mucho, por lo que tienen tendencia a engordar con facilidad.

Por otra parte, aunque gozan de buena salud, pueden sufrir problemas cardíacos; estas patologías pueden originarles problemas de circulación sanguínea. Incluso pueden tener desmayos durante varios segundos.

De igual forma, se debe estar atento a los golpes de calor que pueden afectar seriamente a esta raza. Así como también alergias a determinados productos y alimentos y a problemas de estreñimiento.

Una excelente compañía

Los pinscher enanos son una de las mejores razas de perro para tener una compañía llena de energía y lealtad. Estos diminutos perritos compensan el tamaño con un fuerte carácter, juegos y mucha curiosidad.

Como hemos visto, son animales que gozan de una excelente salud y no requieren de muchos cuidados gracias a su pelaje corto. Lo más importante es cuidar su alimentación y también el encuentro con otras razas de perros más grandes; sobre todo para evitar peleas en las que puedan salir heridos.

Estos pequeños perros tienen una personalidad única y son una excelente opción si no se dispone de mucho espacio en el hogar.  Además, serán excelentes guardianes.