Como reconocer los problemas de corazón del perro en casa

Las afecciones cardíacas afectan a muchos perros, en especial cuando el animal va envejeciendo. Sin embargo, los problemas de corazón no son iguales en perros grandes y pequeños. Por ello, conviene reconocer los signos que avisan de que el can tiene una insuficiencia cardiaca y aprender cómo “tomar el pulso” a nuestra mascota.

Problemas de corazón

miedo al veterinario

Lo mismo que pasa con el corazón de las personas, el de los perros también puede fallar. De esta forma, las diferentes patologías y dolencias pueden originarse por diversos motivos, dependiendo del tamaño del animal. En ocasiones son las válvulas cardíacas las que padecen algún daño, sobre todo en el caso de canes de reducido tamaño.

La diferencia entre perros pequeños y grandes es que en el caso de los primeros los daños son frecuentes en las válvulas del corazón. Mientras tanto, en los grandes la cavidad cardíaca no puede devolver la sangre al resto del cuerpo.

Lo que suele ocurrir es que las bacterias que infectan la boca de los canes pequeños acaban por afectar a las válvulas del corazón, las que controlan la entrada y salida de sangre, originando una enfermedad llamada insuficiencia valvular.

En el caso del perro grande, esta incidencia sucede cuando es el corazón el que crece tanto que las válvulas no se tocan. En estos casos, la zona cardíaca no puede devolver la sangre al resto del cuerpo.

Señales que indican insuficiencia cardiaca en el perro

Un animal que se cansa de forma excesiva realizando ejercicio, jugando o en sus paseos al aire libre, puede estar padeciendo un problema cardíaco. El corazón de la mascota con esta insuficiencia está luchando para bombear la sangre con oxígeno, que no llega a los músculos en la cantidad necesaria. Esto se traducirá en problemas para respirar y la necesidad de inhalar aire cada vez con más frecuencia.

La tos en el perro es otro de los signos de que el can puede estar padeciendo una dolencia en el corazón. El veterinario descartará que se trata de una afección cardíaca.

La forma de coger el pulso a un perro en casa

Medir en casa las pulsaciones de nuestra mascota será una buena forma de localizar a tiempo una  insuficiencia cardíaca en el perro. Para efectuar esta operación, intentaremos que el animal se tumbe de lado, sin forzarle, de forma que se sienta relajado. A continuación colocaremos los dedos (excepto el pulgar) a la mitad del muslo del animal, ya que en esta zona es más fácil percibir su pulso.

Iremos contabilizando el número de latidos del can durante 15 segundos, multiplicando el número de pulsaciones percibidas por cuatro, para obtener el número de latidos del perro por minuto. Hay que repetir la operación para asegurarnos de que el recuento ha sido correcto y detectar los temidos problemas de corazón de forma correcta.

Como referencia, las pulsaciones de un perro que esté en torno a los 13 kilos oscilarán entre las 100 y las 160 por minuto. Si el animal supera ese peso, los latidos se reducen a 60-100 por minuto.

Hábitos saludables para la salud cardiovascular del perro

Lo mismo que en los seres humanos, el ejercicio físico es clave para mantener la salud de nuestra mascota. Es muy recomendable el paseo durante al menos media hora al día y al aire libre. De esta forma, además de la salud del corazón, estaremos ayudando a evitar la obesidad, un problema peligroso para el animal y su órgano vital.

Cabe recordar la peculiaridad de los perros chatos. Por su fisionomía, tienen problemas de respiración a causa de la constitución de su cabeza y su hocico. Por ello es importante en estas razas, prevenir cualquier tipo de dolencia cardiaca.

Una alimentación adecuada

perro comiendo

La alimentación también incide en la salud del corazón del perro. Ya desde su etapa de cachorro es necesario adaptar la dieta a cada una de sus fases vitales. Hemos de considerar que  que los canes pequeños tienen un metabolismo más acelerado, y por ello sus problemas cardíacos suelan ser más frecuentes.

Al igual que ocurre con las personas, la dieta del animal debe ser baja en sal. Además, la taurina es un nutriente aminoácido que está en las proteínas del pescado, carne de pollo y de ternera, entre otros alimentos. También lo podemos encontrar en algunos complementos nutricionales. Todo ello será excelente para prevenir problemas de corazón en tu adorada mascota.

Categorías: Enfermedades y tratamientos Etiquetas:
Te puede gustar