Araña saltadora (Phidippus regius): cuidados en cautiverio

11 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Phidippus regius es uno de los arácnidos más adorables que se pueden encontrar en la naturaleza pero, por desgracia, sus demandantes cuidados son un impedimento para su cría.

¿Quién dijo que los arácnidos no eran adorables? La araña saltadora regia (Phidippus regius) es la prueba viviente de que un invertebrado de 8 patas puede ser más tierno que muchos mamíferos, pues presenta unos bellos colores, unas pestañas de vértigo y una personalidad verdaderamente magnética.

Para suerte de los terrariófilos, esta araña ha conseguido criarse en cautividad y, por ello, cada vez está más disponible en portales de venta de animales exóticos. Aun así, debemos hacer una apreciación inicial: estamos ante uno de los invertebrados más difíciles de cuidar en todo el hobby. Si eres un tutor experimentado y crees que puedes aceptar el desafío, sigue leyendo.

Consideraciones iniciales

Phidippus regius es un arácnido de pequeño tamaño perteneciente a la familia Salticidae, que engloba a más de 600 géneros y 6000 especies de arañas saltarinas. Estamos ante un invertebrado atípico: los saltícidos son mucho más inteligentes, carismáticos e inquisitivos que la mayoría de arácnidos.

La visión de estas pequeñas arañas es mucho mejor que la de la mayoría de los artrópodos, ya que presentan 4 pares de ojos muy desarrollados. Los saltícidos aprovechan esta visión prodigiosa para cazar y trasladarse por el medio con una agilidad inusitada.

Más allá de lo fascinantes que puedan resultar estas arañas, debes tener una cosa clara: Phidippus regius es una especie bastante difícil de cuidar y, además, es bastante efímera. Si bien algunos portales argumentan que las hembras viven 2-3 años, la realidad es que pocas personas han conseguido mantener a un ejemplar vivo por más de 12-14 meses.

La mayoría de portales de venta de animales exóticos nos avisan de ello: mantener a estos animales es complejo.

Un saltícido con las patas en alto.

Cuidados en cautiverio de Phidippus regius

Con estas líneas previas no hemos pretendido desanimarte, pero debes tener claro que esta especie no es para principiantes. Si crees que puedes cuidar de un ejemplar en cautiverio, sigue leyendo.

Terrario

En general, se suele decir que cuanto más grande sea la instalación para un animal exótico, mejor. En este caso no podemos decir lo mismo. Estos animales miden de promedio 1,3-2 centímetros de largo, por lo que estamos ante un arácnido de muy pequeño tamaño. Lo mejor es un terrario de 20x20x15 centímetros de largo, ancho y alto como máximo para un ejemplar.

Es mejor una instalación contenida, pues estos arácnidos son fáciles de perder de vista por su velocidad y pequeñas dimensiones. Como sustrato, recomendamos la fibra de coco o tierra normal. La capa del mismo no tiene por qué ser muy gruesa, ya que esta especie es completamente arborícola y no excavará en ningún caso.

Por lo demás, recuerda que Phidippus regius se llama araña saltarina por algo. Coloca múltiples ramas y troncos en su terrario, pues este invertebrado caza dando saltos por toda la instalación. Para su tamaño, sin duda estos ejemplares tienen una actividad metabólica inusitada.

Parámetros ambientales

Los parámetros ambientales no suelen ser un problema para esta especie, pues aguanta un rango climático bastante amplio. Aun así, debes tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Temperatura: la temperatura de la casa es suficiente para mantener a una araña saltarina. Es mejor que te quedes corto a que te pases, así que mejor no coloques mantas térmicas o calentadores en la instalación.
  • Humedad: estos animales no requieren una humedad relativa específica. Pulveriza el terrario una o dos veces a la semana con agua para que la araña pueda beber de las gotas.
  • Luz: según portales de cría profesionales, la falta de luz suele ser uno de los mayores errores que se comenten con esta especie. Estos arácnidos requieren un ciclo lumínico claro, así que coloca el terrario en un lugar bien iluminado.

Alimentación de Phidippus regius

En lo que a la alimentación se refiere, huelga decir que, como todos los arácnidos, las arañas saltarinas solo aceptan presas vivas. Por lo tanto, los ejemplares medianos y adultos deben alimentarse con microgrillos, cucarachas de pequeño tamaño y otros insectos que no superen el tamaño de su abdomen.

Un ejemplar comerá, de media, 1-2 veces por semana. Recuerda sacar del terrario a toda presa no consumida pues, en el periodo de muda del arácnido, cualquier insecto por pequeño que sea puede provocarle graves daños.

Reproducción

Reproducir a esta especie no es demasiado complicado, pues solo tienes que juntar a un macho y una hembra adultos en una instalación grande por unas horas. Es recomendable monitorizar el proceso de cortejo, pues a veces la hembra ve en su compañero una fantástica merienda.

Una vez fecundada la hembra, esta pondrá una ooteca con unos 150-200 huevos en su interior tras unas 2-3 semanas. Las crías vivirán con su madre durante la primera muda pero, tras ella, deben ser separadas. Cada individuo juvenil o sling será alimentado con moscas Drosophilas debido a su minúsculo tamaño.

Un zoom sobre la cara de un saltícido.

Una especie delicada

Como habrás podido leer en estas líneas, estamos ante una de las especies más delicadas en todo el hobby. Un saltícido que no reciba suficientes cantidades de luz entrará en letargo y, seguramente, morirá en pocos días. También es común que las presas acaben dañando a un ejemplar que acaba de mudar si no se sacan del terrario a tiempo.

A pesar de ello, no podemos hacer más hincapié en lo fascinantes que son estos animales. Su inteligencia, su vitalidad y su fácil manejo hacen de la araña saltarina una de las mascotas atípicas más adorables del reino animal. Sin duda, todo el esfuerzo que supone mantener a un ejemplar merece la pena.

  • Regal jumping spider, spoodersnest.com. Recogido a 11 de diciembre en http://spoodernest.com/how-to-care-for-your-first-jumping-spider/