¿Por qué los perros grandes no viven tanto como los más pequeños?

15 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
A mayor tamaño del cuerpo corresponde una menor esperanza de vida. ¿Por qué ocurre esto? Una posible explicación al hecho que los perros grandes no viven tanto como los más pequeños es su crecimiento acelerado.

Existe un fenómeno que es bien conocido en el mundo canino: los perros grandes no viven tanto como los más pequeños. Mientras las razas pequeñas tienen una esperanza de vida promedio de 12 a 14 años, las razas más grandes viven entre 8 y 10 años. Las llamadas ‘razas gigantes’ solamente viven de 5 a 8 años.

En el corto plazo, los perros grandes pueden tener ventaja en cuanto a su supervivencia y oportunidad de reproducción. Sin embargo, el hecho de crecer rápidamente y de mantener un tamaño corporal grande podría tener el coste de una menor longevidad.

La tasa de crecimiento es muy diferente entre razas caninas grandes y pequeñas

Es un hecho que los perros más grandes crecen muy rápido. Piensa en un gran danés: desde su nacimiento hasta su primer cumpleaños, aumenta 100 veces su peso.

En ese mismo período de tiempo, los lobos aumentan 60 veces y los caniches solo 20 veces. Las investigaciones en la última década han sugerido que los sujetos más grandes mueren más jóvenes porque tienen una tasa de crecimiento acelerado.

Así, algunos expertos piensan que esta mayor actividad se acompaña de un aumento perjudicial de radicales libres, que en teoría aceleraría el envejecimiento.

Perros de diversas razas y tamaños

Expertos han concluido que por cada aumento de dos kilogramos en la masa corporal canina se puede estimar una pérdida de aproximadamente un mes en la esperanza de vida.

La incidencia de cáncer en perros grandes puede contar para su menor longevidad

Es un hecho que los perros más grandes son más propensos a problemas de salud como trastornos del desarrollo y enfermedades musculo-esqueléticas. También sufren más afecciones gastrointestinales y tumores.

Estas enfermedades están relacionados con su crecimiento acelerado y parecen ser los indeseados efectos secundarios de la cría selectiva de organismos de gran tamaño a corto plazo. En la naturaleza, la aparición de sujetos grandes obedece a la evolución por selección natural, que toma grandes períodos de tiempo.

Recordemos que las razas caninas fueron creadas artificialmente por humanos para seleccionar su apariencia o comportamiento y no necesariamente la salud. El proceso necesitó una endogamia considerable para producir perros de ‘raza pura’.

Ahora bien, más allá de las simples peculiaridades de la cría que condujeron a una mala genética y mala salud, existen mecanismos más generales que determinan la longevidad.

Perro mayor tumbado

Los telómeros: emblemas genéticos del envejecimiento

Cabe recordar que nuestro material genético, específicamente el ADN, se almacena en estructuras celulares llamadas cromosomas. Los telómeros son las porciones protectoras de los extremos de estos cromosomas. En los humanos jóvenes, por ejemplo, los telómeros tienen una longitud de aproximadamente 8000 a 10 000 nucleótidos. A medida que se envejece, los telómeros se acortan.

Esto ocurre porque los telómeros se escinden o acortan con cada división celular. Esto es importante porque, cuando los telómeros alcanzan una longitud críticamente corta, la célula deja de dividirse y marca una de las señales para morir.

La erosión de los telómeros con el tiempo se ha relacionado con el envejecimiento y el riesgo de enfermedades, incluido el cáncer.

Entonces, ¿`or qué los perros grandes no viven tanto como los pequeños?

En general, la vida útil se entiende a menudo como el lapso de vida hasta llegar al envejecimiento. Lo que parece estar sucediendo –por lo que los perros grandes no viven tanto como los pequeño– es que ellos tienen que ejecutar su metabolismo y sus mecanismos de crecimiento a una alta velocidad.

Las células se dividen rápidamente para permitir que los perros crezcan hasta su tamaño final. Desafortunadamente, en cada división celular se acortan un poco la longitud de sus telómeros, lo que los acerca aceleradamente al envejecimiento. A su vez, el alto recambio celular influye en el surgimiento de diversas enfermedades, incluido el cáncer.

Esto es lo que se conoce hasta ahora: aún no tenemos una comprensión enteramente clara de por qué crecer más rápido conduce a un envejecimiento acelerado.

  • Miller, R. A., & Austad, S. N. (2005). Growth and aging: why do big dogs die young?. In Handbook of the Biology of Aging (pp. 512-533). Academic Press.
  • Kraus, C., Pavard, S., & Promislow, D. E. (2013). The size–life span trade-off decomposed: why large dogs die young. The American Naturalist, 181(4), 492-505.