Pastor alemán negro: todo lo que no sabías de esta raza

26 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Te hablamos de una variante de una de las razas más conocidas actualmente: el pastor alemán negro, cuyo pelaje oscuro se debe a un gen recesivo

La primera imagen que nos llega al cerebro al hablar del pastor alemán es la de un perro fuerte y atento, con un pelaje negro y pardo. Pues bien, vamos a descubrirte a una variante de esta maravillosa raza: el pastor alemán negro. Si quieres descubrir más sobre él, no te pierdas el siguiente artículo.

Historia del pastor alemán negro

El origen de estos animales, como ya habrás imaginado, está ligado a la historia del pastor alemán. Y hay que decir que la historia de esta raza es relativamente corta, ya que los primeros registros de este animal datan de finales del siglo XIX, de 1899 concretamente.

El carácter y las características de esta raza los hizo los candidatos idóneos para ser utilizados como perros de pastoreo y guardianes en las zonas montañosas de Alemania. Con el paso de los años se ‘oficializó’ la raza, cuyo uso se extendió en la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, desempeñan labores de apoyo a las fuerzas de seguridad, así como para dar soporte a personas con discapacidad.

¿Pero cuál es la historia biológica del pastor alemán negro? Como no podía ser de otra manera, la genética y la herencia son las claves de este enigma, concretamente lo que en biología se conoce como gen recesivo. Pues bien, si los dos progenitores portan el gen recesivo del color negro, el pastor alemán descendiente será de color negro.

Es un gen recesivo el que da lugar al pastor alemán negro

Si no es este el caso, y uno de los padres no porta el gen, el cachorro probablemente tendrá un pelaje negro, pero con algunas zonas más pardas o rojizas.

Características generales

A nivel general, se puede decir que estos animales siguen el canon típico de la raza de pastor alemán. Poseen una forma general robusta y alargada, con una espalda de gran firmeza y musculatura. Son animales relativamente grandes, con un peso que varía entre los 30-47 kilogramos para los machos y 25-35 kilos en las hembras.

Su altura máxima ronda los 65 centímetros en los machos y 60 centímetros en el caso de las hembras, lo que los hace ligeramente más grandes que los pastores alemanes comunes. La cabeza, proporcionada con respecto al cuerpo, tiene forma de cuña y alberga uno ojos almendrados de tamaño medio. Las orejas, características de esta raza, son puntiagudas, erectas y siempre están hacia adelante.

Como ya hemos comentado, el pelo de estos animales es de color negro uniforme, con algunas excepciones. El manto suele estar compuesto por pelo corto, si bien es verdad que existen algunas variantes –poco comunes– de pelo largo.

Comportamiento y cuidados del pastor alemán negro

Su tamaño y su porte puede llevarnos a error, con la falsa idea de que se trata de una raza agresiva. Pero la realidad es que nos encontramos ante un animal tranquilo, extremadamente equilibrado y nada agresivo. Por lo general, es bastante sociable y no tiene miedo de conocer gente nueva.

Pastor alemán negro con ovejas

Destaca también su sentido de la lealtad. Esto, combinado con una capacidad para estar siempre alerta, los convierte en excelentes perros guardianes y protectores. Pero para que podamos disfrutar de nuestro perro al máximo nivel, es importante comprometernos con él y darle una educación de calidad desde una edad temprana.

En cuanto a los cuidados, quizá el más crucial sea el ejercicio físico diario. Debido a su naturaleza trabajadora, es aconsejable que los paseos diarios sean largos. Si tenemos oportunidad, dejarlos correr al aire libre les sentará muy bien. Al igual que con el resto de razas, debemos llevar un control sobre su dieta y cuidar su pelaje mediante el cepillado.

El pastor alemán negro es propenso a contraer enfermedades como el moquillo o a sufrir la temida displasia de cadera. Por eso, es importante que realicemos las revisiones veterinarias convenientes. De esta manera, tanto nosotros como él disfrutaremos de una vida saludable y en compañía.

  • Palika, Liz (2008). Your Happy Healthy Pet: German Shepherd Dog. Wiley.
  • Conan, Michel (2000). The German Shepherd Handbook. Hauppauge, NY: Barron's.