Pros y contras de adoptar un perro grande

Francisco María García · 14 septiembre, 2017

Adoptar un perro grande es un acto de amor que suele fomentar la tenencia responsable. Además de proporcionar dignidad a los animales abandonados, representa una forma de combatir las conductas reprochables del mercado de comercialización de animales.

Voluntarios de todo el mundo dedican parte de su tiempo y recursos para rescatar y cuidar de perros abandonados. Se trata de ofrecerlos en adopción para regalarles la oportunidad de una nueva y mejor vida.

No se trata de economizar dinero al no comprar un animal. El objetivo es no participar de las prácticas estéticas y abusivas aplicadas en muchos criaderos y casas particulares. Cuando la vida del animal es considerada un negocio, las consecuencias pueden ser graves a la salud y desarrollo de su especie.

Por suerte, actualmente mucha gente recurre a refugios antes de fomentar el comercio de animales.

¿Por qué preferir la adopción a la compraventa de animales?

El abandono y maltrato de mascotas es una triste realidad en casi todos los continentes. La principal razón es la tenencia inconsciente de un animal, que es en gran parte facilitada por el mercado de compraventa.

Se adquiere un animal sin tener conciencia de los cuidados, los gastos y las responsabilidades que se derivan.

Un animal retirado de su hábitat natural pierde gran parte de su independencia para alimentarse, hidratarse, ejercitarse o higienizarse correctamente. Son básicamente las acciones de sus dueños que pueden garantizae su supervivencia y bienestar.

El abandono creciente de mascotas lleva a la aplicación de sanciones económicas, cada vez más, en muchas regiones y países.

No contribuir a la compraventa de animales

Cuando se habla de no fomentar la compraventa de animales y preferir la adopción, se debe básicamente a 2 motivos:

  • El primero es que el comercio facilita la tenencia inconsciente. Es simple comprar un cachorro recién nacido sin cualquier preparación previa para la crianza de una mascota. El negocio no tiene en cuenta la capacidad de ofrecer una vivienda, cuidados adecuados o dedicación de amor y cariño.
  • El segundo motivo es que históricamente muchas razas sufrieron mutilaciones debido a patrones estéticos o para cumplir funciones de pelea y trabajo forzado. Es el caso de los Pit Bull, los Cocker Spaniel, el Rottweiller, el Dogo Argentino o el Doberman, entre otros.

Ya la adopción fomenta la conciencia y el respeto por la vida animal. Se fundamenta en mejorar la calidad de vida de miles de animales abandonados y agregar alegría a la vida de los amantes de los animales. Una relación de cooperación mutua y desinteresada, como debería ser toda y cualquier relación de amor.

¿Cuáles los pros y contras de adoptar un perro grande?

Un perro es adulto cuando alcanza sus 18 meses de vida. Existen muchos perros adultos disponibles para adopción. Sin embargo, la mayoría de las personas optan por un cachorro gracias a los mitos sobre adoptar un perro grande.

Las principales ventajas de adoptar un perro grande

  1. Ofrecerles una segunda oportunidad de dar y recibir amor.
  2. Convertirse en su mejor amigo y salvador.
  3. Tienen experiencia de vida y pueden inspirar con su ejemplo de superación.
  4. Suelen llevarse mejor con otros animales y personas, pues ya fueron presentados a los códigos de conducta básicos.
  5. Poseen un carácter definido y es posible valorar y elegir el perro que más se adapta a tu estilo de vida.
  6. No hay que esperar su primera vacunación completa para pasear, viajar o ejercitarse con ellos.
  7. Tienen poca probabilidad de morder muebles y accesorios del hogar por el cambio de dientes.
  8. Suelen tener el temperamento más templado y menos hiperactivo que los cachorros.

Inconvenientes

Cuando se habla de contras, en realidad se refiere a los cuidados que se debe mantener al adoptar un perro grande:

Gran Danés al aire libre

  • Preguntar a los voluntarios del refugio sobre el carácter de cada animal. Ello servirá para elegir aquel que mejor se adapte a tu hogar y estilo de vida.
  • Antes de optar por un animal, es mejor intentar conocerlo mejor llevándolo a pasear y pasando unos momentos a solas con él.
  • Establecer una amistad con el animal elegido antes de introducirlo en el hogar: paseos, golosinas, juegos, caricias…
  • Socializar al perro correctamente antes de exponerlo a la convivencia con otros animales y personas, principalmente con los niños.
  • Llevarlo al veterinario para verificar su carta de vacunación y desparasitaciones.
  • Proporcionarle una alimentación balanceada y un hogar tranquilo.

Fuente de la imagen principal: Ritmó