Nunca des alcohol a tu gato

Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
26 diciembre, 2018
Darle alcohol a tu gato puede provocar cambios en su comportamiento, daños en su organismo y hasta la propia muerte del felino

El alcohol es una de las sustancias más tóxicas para nuestras mascotas, y es que puede perjudicar gravemente su salud. A continuación, vamos a analizar los peligros de dar alcohol a tu gato o dejar productos alcohólicos a su alcance.  

Daños y consecuencias de dar alcohol a tu gato

El consumo de bebidas, golosinas y productos que contienen alcohol resulta extremadamente peligroso para nuestros mininos. De hecho, los riegos de dar alcohol a tu gato van desde un cambio de comportamiento hasta la muerte repentina.

Para concienciarte, resumimos las principales consecuencias posibles de la ingestión de alcohol en la salud de tu felino:

  • Alteraciones y problemas de conducta

Al igual que sucede con nosotros, el consumo de alcohol genera efectos sobre el sistema nervioso de los gatos, lo que se refleja en sus facultades mentales y en su conducta. Al consumir bebidas o golosinas alcohólicas, los mininos suelen presentar alteraciones y hasta problemas de comportamiento.

La hiperactividad, el nerviosismo, la ansiedad y la agresividad son algunos de los problemas de conducta en los gatos que puede desencadenar el alcohol. Además, una ingesta prolongada impactaría negativamente en su salud mental, y ello conllevaría la pérdida progresiva de sus capacidades cognitivas y sensitivas.

  • Problemas cardiorrespiratorios

El alcohol minimiza la efectividad y la velocidad del funcionamiento de los órganos que componen el organismo de tu gato. Al consumir productos alcohólicos, prácticamente todas las funciones orgánicas de tu gato se ven inmediatamente resentidas.

Efectos del alcohol en gatos

A consecuencia de ello, observamos diversos síntomas que van desde una posible lentitud al moverse hasta la dificultad de respirar. El alcohol afecta a órganos vitales como el corazón, el pulmón y los riñones, lo que puede provocar un cuadro de insuficiencia.

Además, al disminuir las funciones cardiacas, también aumenta el riesgo de sufrir soplos en el corazón. En casos más graves, dar alcohol a tu gato podría conllevar a un paro cardiorrespiratorio y a la muerte súbita.

Por esta razón, si desconfías de que tu minino puede haber consumido alguna bebida, alimento o producto con alcohol, no dudes en llevarlo inmediatamente al veterinario. 

  • Daños renales y hepáticos

El hígado y los riñones actúan como una especie de sistema de limpieza y filtraje, que desintoxica el organismo. Si tu gato ingiere alcohol, estas moléculas deberán ser metabolizadas por su hígado. Después, al percibir una sustancia potencialmente tóxica, su organismo querrá eliminarla rápidamente, lo que exigirá la acción de los riñones.

El consumo de alcohol puede sobrecargar los riñones y el hígado de tu minino, lo que obligaría a que trabajasen al máximo para preservar el equilibrio del organismo. Por ello, los daños hepáticos y renales son algunas de las consecuencias más comunes de la ingesta de alcohol.

¿Cómo saber si mi gato ha consumido alcohol?

No debería suceder, pero es posible que un gato consuma alcohol sin que sus dueños lo perciban o cuando ellos están ausentes. En estos casos será esencial saber reconocer rápidamente los síntomas de consumo de alcohol en los gatos. De esta manera, sabremos que necesitamos acudir al veterinario y tomar medidas urgentes.

Gato que bebe cerveza

Las principales señales de que tu gato ha consumido alcohol son:

  • Movimientos lentos o poco precisos.
  • Dificultad para levantarse y moverse.
  • Vómitos o nauseas.
  • Mareos.
  • Deshidratación, que puede venir acompañada de sed excesiva.
  • Dificultad para respirar.
  • Alteraciones de comportamiento: hiperactividad, ansiedad, nerviosismo, miedo excesivo, hipersensibilidad, agresividad, etc.
  • Desmayos.
  • Diarrea.
  • Dolor abdominal.
  • Convulsión.
  • Espumar por la boca.
  • Colapso.

¿Cómo evitar que mi gato consumo alcohol?

Lógicamente, jamás debes ofrecerle alcohol a tu gato, ya que se trata de una sustancia tóxica para su organismo. Si queremos ofrecerle una dieta más variada, podemos recurrir a comidas humanas que resultan beneficiosas para su salud.

Para prevenir que tu gato consuma alcohol accidentalmente, es esencial adoptar una organización efectiva y cuidadosa en el hogar. No debemos dejar cualquier producto, alimento, bebida o sustancia posiblemente tóxica al alcance de nuestros mininos.

También será fundamental ofrecer una alimentación completa y equilibrada para tus felinos, que suplan completamente sus necesidades nutricionales.

En caso de una mala alimentación, tus mininos podrán sentirse más tentados a buscar otros alimentos para saciar su hambre y complementar su dieta. Además, una dieta equilibrada es clave para una vida sana, activa y feliz.

Nunca está de más recordar que los gatos deben contar con una adecuada medicina preventiva a lo largo de toda su vida. Además de las visitas cada seis meses al veterinario, es esencial mantener sus vacunas y desparasitaciones siempre al día.