Cómo actuar si tu mascota se intoxica

Yamila · 8 diciembre, 2017

Aunque se vale de sus sentidos para determinar si algo se puede comer o no, muchas veces una mascota se intoxica debido a sustancias que no considera peligrosas. Como dueños, debemos actuar lo más rápido posible cuando detectamos los primeros síntomas de envenenamiento o intoxicación de nuestro perro o gato. Entérate más en este artículo.

¿Cómo saber si tu mascota se intoxica?

Muchas veces el perro o el gato juegan en el jardín y muerden, lamen o tragan algunas plantas sin saber, por supuesto, que se trata de algo que pone en riesgo sus vidas. Por ello, es fundamental que los dueños les enseñen a no utilizar las flores o hierbas como juguete desde que son cachorros.

Asimismo, es fundamental estar atentos cuando sacamos a pasear a nuestra mascota. Y es que en la calle puede encontrar comida en mal estado, o incluso envenenada, que le puede ocasionar reacciones de diferente calibre.

Gato oliendo una planta

Existen tres formas de intoxicación para una mascota: cuando la sustancia toma contacto con la piel (vía cutánea), cuando es inhalada (vía respiratoria) y cuando es ingerida (vía oral).

Los síntomas de una intoxicación dependerán, obviamente, de la sustancia que ingiera y su cantidad. Los más comunes son vómito, diarrea, exceso de salivación y problemas para respirar, e incluso puede que el animal se sienta decaído, sin ganas de comer ni de jugar.

Además de prestar atención a las señales que da el animal, otra manera de saber si tu mascota está intoxicada es conocer las especies de plantas que hay en tu jardín o patio. Las peligrosas para los canes y gatunos son: laurel, crotón, hiedra, lirio de la paz, helecho, gomero, jacinto azul, ficus, muérdago, azucena y acebo.

También puedes analizar si hay algún cambio en casa, como por ejemplo si los recipientes con limpiadores o sustancias químicas han sido movidos de su sitio o están tirados por el suelo, ya que eso puede significar que lo ha ingerido.

Primeros auxilios si tu mascota se intoxica

Si bien el principal consejo en estos casos es llevarle lo más rápido posible al veterinario para que lo examine y determine la causa de su malestar, podemos también practicarle los primeros auxilios en casa. Las técnicas o recetas que usaremos dependerán mucho del tipo de intoxicación, por lo que es clave conocer la causa, ya que pueden salvarle la vida al animal.

Perro en el veterinario

Por ejemplo, en el caso de que la reacción se produzca en la piel por rozar una planta, es muy sencillo: baña a tu perro o gato con agua tibia y jabón neutro o apto para mascotas. Si la intoxicación se debe a que inhaló alguna sustancia, lo mejor que puedes hacer es llevarle a un sitio al aire libre o, en su defecto, abrir bien las ventanas de la casa.

Por último, si tu mascota se ha intoxicado al consumir alguna sustancia peligrosa, necesitará expulsarla a través del vómito, el cual se puede inducir de diferentes maneras. Te recomendamos que antes de ello consultes con el veterinario para evitar una reacción aún peor.

Para hacer vomitar a tu perro o gato puedes darle una cucharada de agua mezclada con sal, la cual se tendrá que introducir con una jeringuilla en la garganta. Solo se puede realizar dos veces este procedimiento y esperar a que surta efecto.

Algunas personas también pueden dar a su mascota un remedio que les permita limpiar el intestino y evacuar la sustancia tóxica a través de las heces. Puedes optar entre carbón activado, leche con aceite o pan tostado, preferentemente quemado.

Hasta que llegue el veterinario o lo llevemos al hospital, el animal debería permanecer lo más tranquilo posible. Para ello deja que se acueste en su colchón o cojín, y ponle un recipiente de agua fresca al lado por si desea beber.

Por último, merece la pena destacar que la prevención es fundamental para evitar que tu mascota se intoxique. Te recomendamos que mantengas los productos de limpieza, cosméticos y medicamentos fuera de su alcance; que le vigiles bien de cerca cuando salen de paseo y que prestes atención a las plantas que hay en tu hogar.

Fuente de la imagen principal: Atsushi HASEGAWA