Nueve especies de jirafas

Yamila 15 febrero, 2018
Provenientes de África, estos mamíferos cuentan con multitud de subespecies porque pueden aparearse todas entre sí, de ahí que las divergencias puedan no ser muy claras en bastantes ocasiones; se diferencian por el color y el patronaje de sus manchas

El animal más alto que existe –puede alcanzar los seis metros– y que se caracteriza por su largo cuello y su bonito pelaje solo vive de forma salvaje en diferentes regiones de África. En este continente podemos identificar diversas especies de jirafas, cada una de ellas con un ‘patrón’ diferente en su cuerpo. ¡Conócelas a continuación!

¿Cuántas especies de jirafas existen?

Fascinante y hermosa al mismo tiempo, la jirafa se puede admirar en los típicos safaris africanos por diversos parques nacionales. Básicamente, podemos diferenciarlas entre sí por los patrones del pelaje y el color que presentan estas manchas.

Jirafa

Ya que se pueden aparear entre sí, han creado nuevas subespecies o lo que se conoce como ‘hibridación’ (una combinación de dos patrones), así que es bastante complicado diferenciarlas en muchas ocasines porque las diferencias entre ellas pueden ser muy leves.

Con sus largas patas y cuello XL, este mamífero camina o galopa según la ocasión y puede alcanzar las ramas más altas de los árboles en busca de hojas y brotes tiernos. ¡Pueden pasar varias horas al día rumiando!

Jirafa en los zoológicos

Las especies de jirafas conocidas son las siguientes:

1. Nubiana

Vive en Etiopía y Sudán, y se diferencia de las demás jirafas porque sus manchas son de forma cuadrada irregular y de color marrón oscuro (con fondo claro), las cuales no aparecen en el vientre, el interior de los muslos y debajo de las rodillas.

2. De Kordofán

No es muy frecuente ya que su población es pequeña y está bastante dispersa en el Congo, Sudán, Chad y República Centroafricana. Es de menos musculatura que las demás y sus manchas se hacen más irregulares en el vientre y piernas.

3. De África Occidental

Es endémica de la región y su hábitat incluye tres países: Burkina Faso, Chad y Níger (anteriormente vivía en Nigeria). Es una de las especies de jirafa en peligro de extinción y se diferencia con las demás por contar con manchas rojizas sobre un fondo amarillo claro.

4. De Rothschild

Debe su nombre al zoólogo británico Walter Rothschild y vive en áreas protegidas tanto de Uganda como de Kenia. Si bien no corre riesgo de extinguirse, sí llama la atención la reducción de ejemplares puros debido a la cruza con otras especies de jirafa de la región.

Esta se distingue de las demás por la coloración de su piel (las manchas son bien oscuras) y porque presenta cinco cuernos: los dos habituales de la especie, dos detrás de cada oreja y uno en el centro de la cabeza.

5. Reticulada

Originaria de Somalia, Kenia y Etiopía, esta jirafa es una de las más conocidas. Su pelaje se caracteriza por manchas de color hígado que forman un perfecto ‘diseño’ entre sí. Es una de las especies más altas, y los machos realizan un ritual conocido como ‘estrangulamiento’, en el cual estrellan sus cuellos para determinar quien se queda con las hembras de la manada.

6. Masai

Es la más grande entre las especies de jirafas y, si bien vivía en todo el continente, en la actualidad solo reside en Kenia y Tanzania. Las manchas de su cuerpo son ‘dentadas’ y tienen la habilidad para matar a un depredador de una patada en caso de ser atacadas cuando hay crías cerca.

7. De Zambia

También conocida como de Rodesia, habita solo en Zambia, concretamente en el parque nacional South Luangwa. Las manchas de su cuerpo son oscuras y el fondo es bien claro; los machos son más oscuros.

8. De Sudáfrica

Vive en toda la región sur del continente: Mozambique, Zimbabue, Botsuana, Namibia y Sudáfrica. Se diferencia de las demás especies porque sus manchas son redondas o en forma de ‘estrella’, y aparecen incluso en los pies y pezuñas.

9. De Angola

La jirafa ahumada se extiende por Angola, Zambia, Botsuana y Namibia. Una de las particularidades en comparación con las demás especies es que sus manchas son regulares y ‘dentadas’, además que se decoloran hacia los bordes y tienen forma de hoja de árbol en la parte trasera del cuerpo. Se las puede ver en el Parque Nacional Etosha.

Te puede gustar