Mono aullador: todas las características sobre la especie

Eugenio Fernández · 30 enero, 2018
Su alimentación a base de hojas, que es muy baja en calorías, les hace poco activos, pues así reservan las pocas energías que le otorga su dieta; gozan de una 'caja de resonancia' natural que les permite avisar a los grupos rivales de su presencia mediante una potente llamada

Cuando hablamos de mono aullador, nos referimos a los llamados carayás o araguatos en los idiomas locales; son un género de primates del Nuevo Mundo, caracterizados por realizar una de las llamadas más potentes del reino animal.

Características del mono aullador

Estos primates se caracterizan porque tienen un hueso hioides desarrollado para realizar esas potentes llamadas, pues este actúa como caja de resonancia natural.

Poseen unas narices achatadas y con bastante separación, lo que da a estos monos un rostro característico junto a su espeso pelaje y su larga cola prensil como la de los monos capuchinos

Una curiosidad es que la mayoría de los monos del Nuevo Mundo no tienen visión de tres colores, aunque los monos aulladores sí son tricrómicos. Su desplazamiento es a cuatro patas normalmente, si bien pueden ser muy habilidosos con su cola, que aguanta todo su peso sin problemas.

Esta especie presenta dimorfismo sexual, por lo que machos y hembras presentan diferencias: principalmente que los machos son más grandes y llegan a pesar 10 kilos, y las hembras no suelen sobrepasar de los siete. En algunas especies, como el mono aullador negro, las hembras son amarillentas, mientras que los machos son negros.

Mono aullador: comportamiento

Una curiosidad es que la mayoría de los monos del Nuevo Mundo no tienen visión de tres colores, sin embargo los monos aulladores si son tricrómicos.

Comportamiento del mono aullador

Los aullidos de este mono sirven de advertencia para grupos rivales y lo realizan tanto machos como hembras, especialmente durante la tarde, aunque también pueden aullar por la noche, sobre todo durante luna llena.

Son uno de los pocos primates del Nuevo Mundo que ingieren hojas frescas, un alimento de digestión difícil que requiere de adaptaciones como la rumia. Es un alimento que da poca energía, ergo se requiere una alta consumición de este –unos dos kilos, aproximadamente un tercio de su peso– y una reducción de movimiento para que salga rentable.

Esto permite al mono aullador ingerir un alimento que no tiene mucha demanda en la selva, pero a cambio deben evitar el gasto de excesiva energía; por ello, estos animales son bastante inactivos y pasan bastante tiempo descansando.

Los monos aulladores viven en grupos pequeños de unos cinco individuos, tanto de machos como de hembras, si bien en algunas de estas especies el número puede alcanzar los 20 ejemplares.

Hábitat y conservación del mono aullador

Su hábitat comprende diferentes niveles de los bosques tropicales. Principalmente son zonas arbóreas de América Central y América del Sur, por lo que podemos encontrarlos desde el sur de México hasta el norte de Argentina, aunque sus principales zonas de distribución son Bolivia, Venezuela y Brasil.

Mono aullador: hábitat

La mayoría de especies de mono aullador se encuentran amenazadas, pero no bajo un alto grado de extinción; el tráfico de este tipo de mono como mascota es bastante reducido en comparación de otros vecinos como el mono tití, si bien su caza para alimentarse aún está bastante extendida.

La pérdida de hábitat también es bastante acusada; además de las muertes ante el miedo de que estos monos, al igual que otras especies de primate, puedan transmitir la fiebre amarilla, de la que últimamente están apareciendo brotes en países como Brasil.

Lo cierto es que la fiebre amarilla no se puede transmitir directamente entre primates, o al menos el riesgo es muy bajo, pues su principal vía de transmisión es la picadura de un mosquito. Los ataques a primates, además de ser un desastre ecológico, suponen mucho más riesgo por transmisión directa de otras enfermedades mediante mordiscos o arañazos que por la propia fiebre amarilla que se quiere erradicar.