Metoclopramida para perros: dosis y contraindicaciones

La metoclopramida para perros se usa con frecuencia para evitar y controlar el vómito y las náuseas. Conoce la dosis segura y sus contraindicaciones.
Metoclopramida para perros: dosis y contraindicaciones
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 28 octubre, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 28 octubre, 2021

Última actualización: 28 octubre, 2021

La metoclopramida para perros se suministra comúnmente en jarabe, contrario a la presentación común (que es en pastillas). Este es un fármaco que se usa también en la medicina tradicional para humanos, pero no de la misma forma que en canes. Si a tus mascotas les han recetado esta medicina, vamos a contarte qué es, para qué se usa y cuáles son los efectos secundarios que puede provocar.

Recuerda que, aunque tengas en casa metoclopramida de la que te han recetado a ti, nunca debes suministrarla a un ser vivo no humano, pues para eso existe una versión de uso exclusivamente veterinario. Además, debes contar con la aprobación del profesional tratante, así que nunca mediques a tus peludos sin su autorización.

¿Qué es la metoclopramida para perros?

La metoclopramida es un medicamento que forma parte de las ortopramidas. De acuerdo con la Clínica de la Universidad de Navarra, en la medicina humana este medicamento se usa para prevenir y tratar las náuseas y el vómito, la gastroparesia diabética y el reflujo gastroesofágico.

En los perros, la metoclopramida tiene efectos similares y profundizaremos más adelante en ellos. Además, cabe destacar que este medicamento viene en diferentes presentaciones: tabletas, jarabe o solución oral e inyecciones.

¿Sabes para que sirve el Procox para perros?

¿Para qué sirve?

Como debes estar sospechando, la metoclopramida para perros sirve para controlar los vómitos causados por diferentes estímulos, como los que se producen en un posoperatorio o tras la ingesta de otros medicamentos. Es necesario controlar la emesis excesiva del paciente canino, ya que esta puede provocar deshidratación a largo plazo.

Al ser un fármaco que se absorbe con rapidez, también se receta como tratamiento para paliar la motilidad gastrointestinal reducida en perros. Asimismo, se indica para cánidos diagnosticados con gastritis, intolerancias digestivas y nefritis crónica (inflamación de los riñones que afecta al sistema digestivo).

Cuando el vómito es crónico este medicamento forma parte de un tratamiento integral que, además de frenar los episodios, busca recuperar al organismo de los efectos de la deshidratación que provoca esta condición. En casos muy graves, la metoclopramida se administra junto con fluidos hidratantes vía intravenosa.

Dosis de metoclopramida para perros

La dosis de la metoclopramida para perros depende del diagnóstico y del peso del animal. La presentación que suele recetarse para los tratamientos en casa es el jarabe o la solución oral. La dosis oscila entre 0,5 miligramos y 1 miligramo por cada kilogramo de peso por día, cantidad que suele dividirse en 2 o 3 tomas en 24 horas.

La dosis exacta la determina el profesional tras pesar al can en tratamiento. Es importante no proporcionar una toma antes de las 6 horas desde la última dosis o repetirla cuando el peludo la ha vomitado. En este último caso, hay que esperar a la siguiente dosis y tratar de evitar que la devuelva.

Debido a la dificultad que presentan los perros para ingerir pastillas, esta presentación no es común, ya que el jarabe hace el mismo efecto y es más fácil de suministrar. En cuanto a la solución inyectable, su uso es más delicado y debe dejarse en manos de un profesional, quien calculará la dosis según el peso.

El formato inyectable solo se concibe en el ámbito médico. No se aplica nunca en el hogar.

Contraindicaciones de la metoclopramida en perros

De acuerdo con la ficha técnica del medicamento, hay algunas contraindicaciones que deben considerarse, aunque el uso de la metoclopramida en perros es bastante seguro. En la lista figuran los siguientes grupos de cánidos que no son aptos para el tratamiento:

  • Hipersensibilidad a la sustancia activa del medicamento o a algún excipiente. Esto se manifiesta con síntomas de tipo alérgico de gravedad variable.
  • Obstrucción o perforación gastrointestinal.
  • Hemorragia gastrointestinal. Esto se manifiesta con sangre ennegrecida en las heces o vómitos sanguinolentos.
  • Epilepsia.
  • Alteraciones en hígado y riñones.

El uso de este medicamento no se recomienda en perras en estado gestación o lactancia. De todas formas, será el veterinario quien evalúe la pertinencia de su utilización tras la evaluación de ventajas y desventajas. A veces es más importante salvar la vida de la madre y arriesgar un poco a las crías en el proceso.

Efectos secundarios del medicamento

Los efectos secundarios derivados del consumo de metoclopramida en perros no son comunes, pero es necesario que el tutor sepa cómo identificar los síntomas en su mascota. Entre ello están los siguientes:

  • Agitación.
  • Ataxia o dificultad para coordinar los movimientos.
  • Movimientos corporales anormales.
  • Postración.
  • Somnolencia.
  • Temblores.
  • Comportamientos agresivos.
  • Vocalización.
  • Hipertensión.

Estos efectos secundarios se consideran transitorios, ya que desaparecen en cuanto se deja de administrar el medicamento. Por suerte, la metoclopramida se elimina del organismo con la misma rapidez con la que se absorbe, es decir, 24 horas después de la ingesta.

Un perro mira a una pastilla.

La metoclopramida es un eficiente antiemético

La metoclopramida para perros actúa como un eficiente antiemético, ya que previene los vómitos y las náuseas. Su acción se produce debido a que el medicamento cruza la barrera hematoencefálica, bloqueando la dopamina y reduciendo la necesidad de devolver los alimentos o líquidos gástricos.

No administres este medicamento a tu mascota sin la supervisión de un profesional y tampoco suministres la presentación de uso humano que puedas tener en casa. De lo contrario, podrías causar una intoxicación grave en el can.

Te podría interesar...
Tipos de vómitos en perros: qué observar
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tipos de vómitos en perros: qué observar

Aunque sea desagradable, examinar el contenido de los vómitos en perros es importante y puede brindar valiosa información sobre su estado.



  • EMEPRID (Metoclopramida). Agencia española de medicamentos y productos sanitarios.
  • Metoclopramida. Clínica de la Universidad de Navarra.