Mellisuga helenae: el colibrí más pequeño del mundo

23 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El Mellisuga helenae es un ave tan pequeña que suele ser confundida con una abeja. En Cuba, se le ha llamado 'zunzuncito' por el zumbido que producen sus alas al volar.

El Mellisuga helenae es una ave que solamente se puede encontrar en un país: Cuba. Sin duda, es una miniatura absoluta, incluso entre los colibríes. Mide alrededor de 5 centímetros del pico a la cola, y pesa aproximadamente 1,8 gramos, menos que un centavo.

Estos colibríes bien podrían ser una inspiración para cuentos de hadas, no solo por su tamaño pequeño, sino por todos los aspectos de su vida. Por ejemplo, la hembra construye un nido de apenas 3 centímetros de diámetro y sus huevos son del tamaño de un guisante.

El plumaje del Mellisuga helenae

Los machos adultos de esta especie tienen un casco rojo y un gorjal, con proyecciones que se extienden hacia los lados del pecho. Tanto el casco como el gorjal tienen un brillo iridiscentes que puede variar del rojo rubí al naranja, según la luz.

Las partes superiores del macho son azul aguamarina, mientras que sus partes inferiores son blancas con lados azul aguamarina. Tiene una cola dentada que es azul con toques de negro en las esquinas.

Resulta muy curioso saber que, a simple vista, los machos inmaduros se parecen a las hembras, pero son más pequeños y carecen de la cola de punta blanca.

Por otro lado, aunque las hembras se parecen a los machos adultos, son algo más grandes. Ellas carecen del casco iridiscente del macho y tienen puntas blancas en las plumas de la cola.

Hembra de Mellisuga helenae.

Las maravillosas habilidades de vuelo del Mellisuga helenae

Es interesante conocer las increíbles habilidades de vuelo del Mellisuga helenae. Por ejemplo, se conoce que los colibríes de esta especie, más que cualquier otra, pasan una gran parte de sus vidas volando. De hecho, sus pequeñas patas solo pueden usarse para posarse, eventualmente.

Por esta razón, tienen músculos de vuelo especialmente adaptados, que representan del 22 al 34 % de su peso corporal total. Mellisuga helenae (y otros colibríes) también están equipados con una quilla grande y alas cónicas, que les ayudan a volar.

Su anatomía les permite mover sus alas en un patrón de figura ocho, lo que les permite permanecer estacionarios en el aire. Para este propósito,  en todas las especies de colibríes, las articulaciones de sus hombros permiten que sus alas giren 180 grados.

Los colibríes son capaces de volar hacia arriba, hacia abajo, hacia atrás e incluso al revés.

En vuelo, las pequeñas alas del colibrí se baten unas 80 veces por segundo. Y durante un vuelo de cortejo, ¡los machos pueden llegar a batir sus alas 200 veces por segundo!

Canto y comunicación

Tanto machos como hembras interactúan usando canciones simples, agudas y poco atractivas para el oído humano. Esto se debe a que los Mellisuga helenae son capaces de emitir una variedad de sonidos vocales que incluyen desde chirridos hasta gorjeos. Además, muchas de sus canciones consisten en una sola nota repetida y cada una dura menos de un segundo.

El análisis de estas melodías ha demostrado variaciones en sus canciones entre diferentes leks y aún de machos individuales dentro de una misma asamblea de canto.

Hábitos alimenticios

Al igual que con todos los colibríes, el Mellisuga helenae ha desarrollado adaptaciones en su larga y protráctil lengua para obtener de forma más eficiente el néctar de las flores, así como también insectos y arañas.

Los colibríes Mellisuga helenae consumen su peso en néctar e insectos cada día. Pero tiene una ventaja: las flores que visita el colibrí, son difícil de explotar por otras aves e insectos. Por esta razón, los colibríes tienen poca competencia por su fuente de alimento.

Debido a su rápido metabolismo, los colibríes de abeja requieren una alta ingesta de nutrientes y pasan hasta el 15 % de su tiempo comiendo. Prefieren el néctar con concentraciones de sacarosa del 15 al 30 %. Esta especie de colibrí es capaz de visitar hasta 1500 flores en un solo día.

Colibrí zunzuncito comiendo.

Se sabe que los colibríes viven hasta 7 años en la naturaleza y 10 años en cautiverio.

El Mellisuga helenae es una especie casi amenazada

En Cuba y Jamaica, los colibríes son importantes para la polinización de varias flores. En este sentido, se ha demostrado que flores, como la Solandra grandiflora y el arbusto escarlata, han evolucionado para hacer que su néctar sea accesible solo para esta especie. De tal modo, se dice que la relación entre esta aves y las plantas citadas es de codependencia.

A pesar de que cumplen un papel importante en la polinización y que, de por sí, se trata de un animal extraordinario, lo cierto es que esta pequeña ave está clasificada como ‘casi amenazada’ porque tiene una población moderadamente pequeña, que está disminuyendo rápido como resultado de la pérdida y degradación del bosque.

  • BirdLife International 2016. Mellisuga helenae. The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T22688214A93187682. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2016-3.RLTS.T22688214A93187682.en. Downloaded on 23 March 2020.
  • Warrick, D., Hedrick, T., Fernández, M. J., Tobalske, B., & Biewener, A. (2012). Hummingbird flight. Current Biology, 22(12), R472-R477.
  • Navarro, N. (2015). Field Guide to the Endemic Birds of Cuba. Ediciones Nuevos Mundos, St. Augustine, Florida
  • Garrido, O. H.; Kirkconnell, A. 2000. Field guide to the birds of Cuba. Comstock / Cornell University Press, Ithaca.
  • Dalsgaard, B., Carstensen, D. W., Kirkconnell, A., González, A. M. M., García, O. M., Timmermann, A., & Sutherland, W. J. (2012). Floral traits of plants visited by the bee hummingbird (Mellisuga helenae). Ornitol Neotrop, 23, 143-149.