Los pterosaurios no son dinosaurios

Eugenio Fernández · 18 octubre, 2018
Los pterosaurios son reptiles que habitaron la Tierra hace millones de años y que evolucionaron para obtener grandes alas, y es que los más grandes llegaron a sobrepasar nada menos que 12 metros de envergadura

Los pterosaurios son conocidos como una de esas grandes bestias que habitaron nuestro planeta hace millones de años, pero mucha gente desconoce que estos animales voladores no eran dinosaurios.

¿Qué es un dinosaurio?

No son los únicos animales de aspecto reptiliano de tiempos pasados que han sido confundidos con estos animales, como es el caso del dimetrodon, pero el término dinosaurio quiere decir lagarto terrible y habla de animales que se extinguieron hace unos 68 millones de años.

Sin embargo, los dinosaurios comenzaron a aparecer hace 25o millones de años, por lo que hablamos que vivieron muchísimo más en la Tierra que el hombre. Los dinosaurios son un grupo de reptiles que ponen huevos y que tienen dos agujeros tras sus cavidades orbitarias.

Son animales terrestres con extremidades bajo su cuerpo que permitían soportar tremendos pesos, y no hacia los laterales como un cocodrilo. Además, poseen otras características esqueléticas como tener al menos tres vértebras sacras y un agujero central en la pelvis.

Pterosaurios: características

¿Qué son los pterosaurios?

Los pterosaurios no comparten muchas de estas características anatómicas con los dinosaurios, por lo que no son considerados como tales. Sí son, sin embargo, reptiles que convivieron con estos animales y, al igual que los dinosaurios, llegaron a tamaños enormes.

Los pterosaurios más grandes llegaron a sobrepasar los 12 metros de envergadura, algo que sorprende cuando los actuales animales vivos de mayor envergadura son algunos buitres que sobrepasan los tres metros.

Curiosamente, aves y pterosaurios no están relacionados. De hecho, las aves pueden ser consideradas dinosaurios vivientes, y es que provienen de los pocos dinosaurios que sobrevivieron a la extinción. Mientras, los pterosaurios simplemente son reptiles que evolucionaron para obtener las alas de otra manera, al igual que los murciélagos.

De hecho, las aves tienen muchas de las características que comentamos que tenían los dinosaurios, por lo que están directamente emparentadas con los llamados coelurosaurios.

Pterosaurio volador

Curiosidades de los pterosaurios

Los pterosaurios son animales muy curiosos, ya que en su descubrimiento se pensó que eran animales marinos con enormes aletas. Al igual que las aves, estos animales poseían huesos huecos que les permitían tener el peso indicado para volar.

Las alas eran similares a las de los murciélagos, y se cree que no solo les permitían planear, sino también ejercer un vuelo activo similar al de las águilas. Por otro lado, algunos poseían mandíbulas similares a picos, mientras que otros tenían dientes como agujas, e incluso muchos pterosaurios tenían crestas.

Otra de sus curiosidades es que los pterosaurios desarrollaron unas estructuras similares a pelos que, al igual que sus alas, es un caso de evolución convergente. Este falso pelo es conocido como picnofibra, una prueba de que los pterosaurios eran de sangre caliente.

Se cree que estos animales tenían sacos aéreos, de forma similar a las aves. Muchos pterosaurios eran devorados por dinosaurios terópodos, y existen hallazgos como vértebras de pterosaurios con dientes de dinosaurio incrustados. Se cree que estos animales podían desplazarse por el suelo, e incluso algunos de ellos con agilidad.

Lo que está claro es que estos gigantes fueron animales fascinantes que ya no están con nosotros. Y que no fueron dinosaurios, así que no confundas a estos reptiles voladores con sus compañeros terrestres.

Kellner, A. W. (2003). Pterosaur phylogeny and comments on the evolutionary history of the group. Geological Society, London, Special Publications217(1), 105-137.