Los pingüinos de maratón

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 21 diciembre, 2018
Los pingüinos de Fiordland realizan un viaje migratorio de hasta 6 800 kilómetros, lo que supone recorrer hasta 80 kilómetros diarios a nado

Los pingüinos de Fiordland o tawaki son una de las especies más raras que existen. Estas aves crestadas viven en Nueva Zelanda y han sido poco estudiadas por la ciencia, por lo que los últimos descubrimientos resultan increíbles.

Los pingüinos tawaki emigran en un momento extraño, cuando existe alimento de sobra en la región donde viven, en la Isla Sur de Nueva Zelanda. Los investigadores sospechan que esto podría deberse a parentescos con pingüinos cercanos al Ártico, donde sí son más normales estas migraciones.

De hecho, si estos animales se reprodujeran más al norte no sería posible que realizaran esta espectacular migración, la cual se propuso analizar la Universidad de Otago a través del uso de transmisores. La colocación de 10 de estos aparatos sobre machos adultos y hembras permitió conocer la ruta de estos animales.

Un cementerio de pingüinos adelaida

Los pingüinos que realizan una maratón

Los datos que descubrió el grupo de investigadores fueron increíbles: los pingüinos de esta especie realizaban un viaje de entre 3 500 y 6 800 kilómetros de distancia. La migración, de 69 días, es una de las más largas vistas en pingüinos, lo que les obliga a viajar hasta 80 kilómetros diarios.

Los pingüinos viajaron hasta el sur de Tasmania para realizar este increíble viaje, que pondría al límite la capacidad de natación de estas aves migratoriasAlgunos machos tardaron más en realizar el viaje de vuelta, seguramente debido a la cría de sus polluelos.

Conoce a los pingüinos de Fiordland

Esta especie de pingüinos crestados es sin duda increíble, pues hablamos de animales de tamaño medio con una cresta amarilla, si bien el cuerpo es similar al de cualquier otro pingüino. Estos animales normalmente no sobrepasan los seis kilogramos.

Pingüinos de Fiordland

La dieta de estos ejemplares se basa principalmente en cefalópodos, por lo que el consumo de calamares es lo más común entre los pingüinos de esta especie. Sin embargo, el pinguino de Fiordland también se alimenta de crustáceos como el krill, y rara vez consume peces, por curioso que parezca: solo el 2% de su dieta se basa en pescado.

Una especie amenazada

Estos animales no están considerados en peligro de extinción, aunque sí se piensa que son una especie vulnerable, una categoría cercana a las especies en peligro de extinción y que exige de la protección de estos animales. En los 90 había 2 500 parejas y, aunque no tenemos un censo actualizado, se sospecha que la población sigue disminuyendo.

Se cree que antiguamente existían colonias en más islas cercanas de miles de ejemplares reproductores, pero es posible que la caza en tiempos polinesios haya hecho desaparecer a las grandes poblaciones de esta especie, ya que la caza del pingüino era algo importante para las culturas de la zona.

Al igual que ocurre con otras especies de pingüinos, la pesca, el cambio climático y la contaminación son algunas de las mayores amenazas de esta rara especie. Los investigadores alertan de proteger a esta especie antes de que sus increíbles viajes se conviertan en los últimos que hagan estos delfines crestados.

Thomas Mattern et al. “Marathon penguins – Reasons and consequences of long-range dispersal in Fiordland penguins / Tawaki during the pre-moult period”. PLOS ONE, 29 de agosto 2018. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0198688.