El pingüino que está en peligro por la pesca

Eugenio Fernández · 20 diciembre, 2017
El pingüino de ojo amarillo se encuentra en peligro de extinción y, como siempre, la irresponsabilidad del ser humano es el causante de que se encuentre en esta delicada situación; las razones concretas de por qué se ha llegado a este punto, a continuación

Los pingüinos son unas aves muy afectadas por la industria pesquera. Pero el caso del pingüino de ojo amarillo (Megadyptes antipodes) es especial, ya que sus poblaciones se encuentran en caída libre debido a esta actividad.

El pingüino de ojo amarillo

El pingüino de ojo amarillo es el último miembro del género Megadyptes. Este ave vive en el sureste de Nueva Zelanda, en concreto en la Isla del Sur, Isla Stewart y los archipiélagos de Campbell y de Auckland. 

Esta especie se reconoce por los ojos amarillos que le dan nombre; puede llegar a los 70 centímetros, lejos de los grandes pingüinos como el pingüino emperador, pero de mayor tamaño que muchas otras especies, pues pesan hasta a los ocho kilogramos.

Pingüino ojo amarillo nombre

Asimismo, este pingüino cría en agosto y construye sus nidos por parejas en la densa vegetación de estas islas; su comportamiento durante estas fechas es territorial y agresivo, por lo que defiende con tesón el huevo que deberán incubar entre ambos.

La población se estima en 6 000 ejemplares, aunque existen solo 1 500 parejas reproductoras, lo que la convierte en la especie en peligro de extinción y en el pingüino más amenazado de todos. Es por ello que la amenaza que representa la explotación pesquera es tan preocupante.

Este pingüino cría en agosto y construye sus nidos por parejas en la densa vegetación de estas islas; su comportamiento durante estas fechas es territorial y agresivo, por lo que defiende con tesón el huevo que deberán incubar entre ambos.

El pingüino amenazado por la pesca

El problema es que los pingüinos son incapaces de ver la red de los pescadores en el agua, por lo que se enredan y suelen ahogarse o quedar atrapados. Un reciente estudio demuestra los estragos que está causando el uso de redes de enmalle y es la principal causa de muerte de esta especie en Nueva Zelanda, pues han llegado a producirse descensos de más del 75%.

Investigaciones anteriores habían demostrado que cada año las embarcaciones acababan con 35 pingüinos, pero en realidad esta investigación solo se ha realizado en el 3% de las embarcaciones neozelandesas, con lo que el número de víctimas es mucho mayor. Los biólogos encargados del estudio temen que, a esta velocidad, la especie se extinguirá en los próximos años.

Pingüino ojo amarillo pesca

 

El proyecto espera poder instalar cámaras en todos los barcos que pescan en el hábitat del pingüino de ojo amarillo, e incluso cerrar la actividad pesquera en las áreas claves. Esta idea recuerda a la reciente prohibición de la pesca en las regiones del Ártico, donde el deshielo abre la posibilidad de que sean explotadas.

Un reciente estudio demuestra los estragos que está causando el uso de redes de enmalle y es la principal causa de muerte de esta especie en Nueva Zelanda, pues han llegado a producirse descensos de más del 75%.

¿Qué podemos hacer?

Muchas veces, cuando hablamos de especies amenazadas, parece difícil de entender como se relaciona esto con nosotros. La pesca intensiva suele realizarse mediante pesca de arrastre, con lo que daña el lecho marino y atrapa muchas especies que no son comerciales, como los pingüinos. Esta modalidad de pesca afecta a muchas otras especies de animales, como los delfines o los tiburones.

El consumo de carne y de pescado debe realizarse con moderación, debido al elevado coste que supone su obtención en comparación con los productos vegetales. Pero aún más importante es tender a realizar un consumo de cercanía y de pesca sostenible; así, tomar pescado nacional o incluso regional es la mejor forma de proteger al medio ambiente, y a especies como este pingüino, de la desaparición.

La pesca intensiva suele realizarse mediante pesca de arrastre, con lo que daña el lecho marino y atrapa muchas especies que no son comerciales, como los pingüinos. Esta modalidad de pesca afecta a muchas otras especies de animales, como los delfines o los tiburones.