¿Los gatos son animales exóticos?

Francisco María García · 17 diciembre, 2017
No resulta fácil estar al tanto de las razas de gatos más curiosas y poco comunes del mundo animal, por lo que a continuación te ofrecemos una lista con las 4 razas de gatos más exóticas

La elegancia, la mirada profunda y enigmática, y el carácter sorprendente hacen de los felinos animales curiosos y admirables. Algunas especies ostentan una apariencia tan diferente y majestuosa que nos hace pensar lo siguiente: ¿los gatos son animales exóticos?

La popularización del gato como mascota

La admiración y el amor por los gatos no es un fenómeno inédito de nuestros tiempos, y es que los felinos acompañan el hombre en su vida cotidiana desde tiempos inmemoriales. De hecho, fueron adorados y respetados por muchas culturas milenarias, como los egipcios.

Durante muchos años la cultura occidental encontró en el perro un ‘animal doméstico por excelencia’. Así, en las últimas décadas observamos la popularización del gato como mascota.

Además de su belleza y carácter, los gatos son animales higiénicos que se adaptan muy bien a espacios reducidos. Por ello, pueden ser mascotas ideales para pisos y suelen requerir menor tiempo de sus propietarios.

Cada vez más, vemos este felino como un animal doméstico y no exótico. Sin embargo, los gatos siguen preservando características físicas y cognitivas únicas, que pueden ser consideradas bastante raras.

Las 4 razas de gatos más exóticas

Aunque los felinos se popularicen más cada año como la mascota ideal para nuestros tiempos, algunas razas siguen siendo poco conocidas. En estos casos parece correcto afirmar que estos gatos son animales exóticos, cuya apariencia y carácter resultan fascinantes.

El origen del gato esfinge es desconocido.

Sphynx: el ‘gato esfinge’

Los gatos de la raza Sphynx son más conocidos como ‘gatos egipcios’ o ‘gatos esfinge’. Su historia se remonta a los años 70, por lo que se trata de una raza muy joven en comparación con la antigüedad milenaria propia de los mininos.

Estos empezaron a ser conocidos por una característica bastante particular: su aparente ausencia de pelos. En realidad, estos felinos poseen un gen recesivo extraño que torna sus pelos muy cortos y finos, prácticamente imperceptibles. Ello hace que su piel sea muy sensible, motivo por el que su organismo se vuelve vulnerable a las bajas temperaturas.

Otra curiosidad sobre su apariencia es que los gatos egipcios poseen la cabeza pequeña en relación a su elegante cuerpo. Asimismo, sus orejas llaman la atención por su notable tamaño.

Scottish fold

Como su nombre indica, esta raza es originaria de Escocia. Se supone que es resultante del cruce entre un macho de raza British Sorthhead y una gata sueca.

Su apariencia robusta y cautivante con orejas plegadas revela las similitudes con su antepasado inglés. Esta exótica raza se asemeja bastante a un hermoso peluche, pero guarda un carácter templado y sociable; es excelente para convivir con niños y otras mascotas.

Cabe señalar que otro aspecto positivo de esta especie es que suele ser muy resistente y exige pocos cuidados, pero necesita cepillados diarios.

Desgraciadamente, es preciso que tengamos que alertarte por el hecho de que sus genes transmiten una patología ósea muy severa cuando dos gatos de esta raza se cruzan.

Gatos scotish fold

Levkoy ucraniano

Estos gatos originarios de Ucrania son el resultado del cruce entre las dos razas anteriores: Scottish fold y Sphynx. Se trata de una de las razas más recientes, ya que ha sido creada en la década pasada.

De sus parientes escoceses heredaron unas orejas bien peculiares y mucho de su carácter: son cariñosos, sociables con niños y otros animales, y se adaptan muy bien a la vida familiar. Por otra parte, su cuerpo ‘desnudo’ se asemeja mucho más al de los gatos egipcios, principalmente por su aparente ausencia de pelos.

Otra curiosidad es que los Levkoy ucranianos suelen presentar uno de los dimorfismos sexuales más evidentes entre los felinos domésticos. Los machos tienen un tamaño notablemente mayor que las hembras y son más robustos.

Finalmente, hay que indicar que, como esta raza es nueva y muy difícil de encontrar, estos gatos están considerados no solo como animales exóticos, sino también como muy cotizados.

El gato Savannah

Seguramente esta es una de las razas felinas más exóticas del mundo. Este hermoso animal surge a partir del cruce entre servales africanos y otros gatos. Su curioso nombre se debe a su antepasado: los servales africanos son gatos salvajes originarios de la sabana africana.

Morfológicamente, es destacable que su cuerpo es alto y elegante, con patas largas y fuertes, y orejas bien grandes. El pelaje se asemeja muchísimo al de un leopardo, lo que confiere al gato Savannah una auténtica apariencia exótica y salvaje.

Con respecto al carácter, destaca por el notable sentido de compañerismo y lealtad, la inteligencia y la curiosidad. También demuestran óptima predisposición para aprender, lo que le convierte en un gato fácil de adestrar.

Finalmente, hablamos de una raza muy rara y con precios elevados en el mercado. Además, su comercialización y tenencia están prohibidas en Australia y otros países.

Como hemos podido observar, algunos gatos son animales exóticos y realmente muy interesantes, pero todos los gatos son capaces de encandilarnos con su belleza e inteligencia. Por ello, antes de invertir una fortuna en una especie rara, ¿por qué no adoptar y dar una segunda oportunidad a tantos animales hermosos que aguardan un nuevo hogar?