Los cementerios de elefantes, ¿mito o realidad?

Si bien es cierto que unos cuantos cadáveres pueden acumularse en el mismo sitio, lo habitual es que esta circunstancia se de por motivos ajenos a estos animales

A lo largo de la historia, mucho se ha hablado acerca de la posible existencia de los cementerios de elefantes, una zona específica donde los elefantes de África van a morir y pasar a mejor vida. Durante la época colonial de las naciones europeas en el antiguo continente, el mito fue muy recurrente y buscado.

La razón de esta búsqueda implacable es de índole económica. El marfil en aquellos días, e inclusive hoy, tiene un alto valor monetario, por lo cual encontrar un cementerio de estos animales es equivalente a toparse con El Dorado en América.

¿Qué son los cementerios de elefantes?

Como su nombre indica, es un sitio donde se encuentran una gran cantidad de cadáveres de estos animales. La ubicación de este lugar es un completo misterio, considerado un mito incluso desde antes de que las civilizaciones europeas pisaran el continente.

Según los mitos africanos de distintas tribus, los elefantes, cuando sienten que la muerte les acecha, se separan del grupo para no ser una carga y disminuir la velocidad de la manada. Estos animales se separan, y van allí, donde ningún humano ha estado antes, a morir en paz.

Por supuesto, los europeos, al escuchar esta historia, comenzaron a buscar la ubicación de esta ‘cripta’ de paquidermos, en especial por los colmillos del elefante, los cuales están hechos de marfil. El marfil es un mineral precioso con un alto valor monetario utilizado a modo de decoración para distintas joyas.

Pero al igual que con El Dorado, nunca se ha encontrado algún indicio sobre estos cementerios de elefantes en ninguna parte de África. Y hasta hoy sigue siendo un misterio que alimenta la imaginación de los hombres. La mayoría de las personas creen que se debe a la protección de antiguos dioses y de guardianes milenarios.

Dónde van los elefantes a morir

Los hechos

Tomemos en cuenta el tamaño de las sabanas y desiertos africanos: es una zona muy extensa, donde la aglomeración de estos animales no parece posible. Los elefantes son migratorios, por lo que es común ver a las manadas viajando grandes distancias para ubicarse en los mejores sitios de supervivencia con agua y comida.

Es por esto que es poco probable encontrar cementerios de elefantes en el continente, dado a que los animales están en constante movimiento para perpetuar la existencia de la especie. Es común ver entre dos o cinco cadáveres en un solo sitio, pero más de esta cantidad es muy inusual.

Cuando encontramos muchos cadáveres de cualquier animal se debe a los efectos de la naturaleza o del ser humano. Los cambios climáticos, sequías y la cacería indiscriminada motivan a la aparición de estos cementerios, pero jamás se ha comprobado que estos animales tengan un sitio designado para morir o enterrar a sus muertos.

Un ejemplo de la naturaleza es en el lago Rudolf en Kenia; el lago es en extremo salado y seguramente ha envenenado a muchas manadas de elefantes a lo largo de los años. Gracias a esto, es común encontrar grandes cantidades de esqueletos en su costa.

También, el viento influye en la ubicación de los huesos. ¿En qué sentido? Pues los fuertes vientos de las sabanas son capaces de hacer que los huesos cambien de sitio y se dispersen de su cadáver.

Los elefantes poseen gran inteligencia, por lo que su curiosidad es bastante grande. Hacemos mención de esto porque es común ver a un elefante pararse frente a los huesos y ‘ofrecer’ respetos al fallecido.

Colmillos del elefante africano

¿Mito o realidad?

Al referirnos acerca de este mito tenemos que decir que es una verdad a medias. Es falso que los animales tengan un sitio especifico para morir, y que la acumulación de sus cadáveres se debe a una coincidencia.

Podemos encontrar varios cadáveres en un solo sitio, pero nunca en grandes cantidades como se cree que puedan hallarse. Las razones para ello se deben a las condiciones ambientales de la zona y la cacería indiscriminada de estos animales.

Pese a esto, existe aún la creencia de que se puedan hallar los cementerios de elefantes en el antiguo continente. Además, han sido la inspiración para diversas producciones cinematográficas a lo largo del siglo XX.

  • Se hace referencia a ellos en al menos dos películas: la original de Tarzán del año 1938 en donde la trama gira alrededor de la búsqueda de uno de estos sitios sagrados. En El Rey León, una de las escenas está ambientada en un cementerio de elefantes.
  • La película boliviana llamada El cementerio de los elefantes gira en torno a esta idea, un bar donde los hombres marginados van a pasar sus días bebiendo y lamentándose.
Te puede gustar