Los perros que combaten la cacería ilegal en África

Yamila · 22 noviembre, 2016

Los safaris dedicados a cazar cualquier animal son un gran problema para el planeta. Muchas especies están en peligro de extinción por este “deporte”. En este artículo os contamos la historia de los perros que combaten la cacería ilegal en África, usando su gran sentido del olfato.

La cacería ilegal en África

Las autoridades ya no saben qué hacer para que las cacerías (que ya son ilegales) dejen de existir. La idea del hombre de que es el dueño del planeta ha llegado demasiado lejos. Millones de animales mueren cada año a manos de los cazadores furtivos. Sucede sobre todo en África, donde se organizar safaris especiales para tal fin.

Para evitar que la matanza de elefantes (entre otras especies) empeore, se han adiestrado a un grupo de perros de raza Bloodhound. Estos usan su afinado sentido del olfato para rastrear a los cazadores.

En Mugie, Kenia, grupos de personas con rifles y escopetas especiales se adentran en la sabana para cazar los pocos elefantes que quedan vivos. Muchos de ellos atraviesan caminando la frontera con Somalia para disfrutar de esta horrible actividad. Si a eso le sumamos el trabajo de los traficantes, quienes por un puñado de dólares ofrecen sus cuernos, la situación es alarmante.

En la última década, la población de elefantes en todo África ha disminuido una tercera parte. Se debe mayormente a la cacería. Cada año, los cazadores matan cerca de 35 mil ejemplares. Muchos de ellos lo hacen por diversión. Otros, como negocio: venden el marfil a países como China, donde es considerado un símbolo de estatus.

Los gobiernos corruptos, los grupos armados y los cazadores que no obedecen las leyes forman un combo explosivo que está acabando con los elefantes africanos. Por ello es que la lucha por frenar estas actividades millonarias se ha convertido en una guerra.

Perros que evitan la cacería ilegal

perros-combaten-caceria-ilegal-en-africa
Fuente: elplaneta.org

Tratar de concienciar a los extranjeros y residentes no surte ningún efecto. Tampoco hablar de sanciones o de incluso días en la prisión. La educación en las comunidades aborígenes fue uno de los primeros pasos para evitar que el problema llegue a una etapa sin retorno.

Se han creado patrullas que alertan el movimiento de los cazadores, se han realizado seguimientos en las rutas de tráfico de colmillos de elefante y se ha llegado a la prohibición y los castigos físicos. Las autoridades de Kenia permiten a los guardaparques matar a los cazadores que encuentran merodeando la zona, aunque esa no sería la solución.

 

Ya que el trabajo del guía del parque no es mostrar los animales a los turistas, sino formar parte de un grupo organizado y armado. Se están buscando más técnicas para proteger a muchas especies autóctonas. Una de las últimas estrategias es entrenar a perros bloodhound para detectar a los cazadores furtivos.

Los perros en guardia de Kenia

En la reserva de Mugie, en el centro de Kenia, los primeros perros ya están en guardia. Con su olfato desarrollado (más que cualquier otra raza), son expertos en seguir rastros casi imperceptibles por el ser humano. La eficacia es tal, que esta iniciativa se ha copiado en otras áreas del continente.

El problema es que la extensión de parques es tan grande que los canes muchas veces no llegan a tiempo al lugar del hecho. Cuando arriban a la zona, el cazador ya ha huido hace varias horas. Sin embargo, poco a poco irán sumando más perros al servicio de los guardaparques.

Una de las anécdotas más importantes del trabajo canino fue haber encontrado a unos traficantes tras buscarlos durante 50 km. Los apresaron por tener varios colmillos de marfil en su poder.

 

Los perros bloodhound son, por el momento, una estrategia disuasoria para los cazadores furtivos. Hasta el momento han tenido efectos muy positivos, ya que quienes deseen matar animales en un parque con estos canes saben que no pueden ocultarse de ellos.

Fuente de las imágenes: amazonaws.com y elplaneta.org