Especies de elefantes por su tamaño

Francisco María García · 2 febrero, 2018
Las diferencias entre las especies de este mamífero se centran también en la forma de su cuerpo, la piel, la cabeza, los colmillos, la trompa, las orejas, las patas...

Muchas personas desconocen que existen diferentes especies de elefantes. Se suele creer erróneamente que solo existe el gran elefante africano; sin embargo, este espécimen tiene un pariente en Asia, y ambos comparten el hecho de que son animales en peligro de extinción.

Los diferentes tipos de elefantes

El gran elefante africano, el protagonista de tantas historias, documentales y demás imágenes, no está solo en el mundo. Los elefantes, africano y asiático, tienen algunas diferencias importantes, como por ejemplo el tamaño. En lo que respecta a su inteligencia, no se han observado grandes diferencias.

En este sentido, se pueden clasificar a estos dos tipos de elefantes, entre otras cosas, por la diferencia de tamaño. El elefante asiático se diferencia por la forma de la cabeza y las orejas. En un principio estas dos especies de elefantes pueden parecer bastante similares, pero el elefante africano suele ser un poco más grande que su homólogo de Asia.

La diferencia entre el elefante africano y asiático

El tamaño

La principal característica que diferencia al elefante africano del asiático es su tamaño, y es que el primero suele ser considerablemente más grande y pesado. De hecho, las medidas normales de esta especie son 3,5 metros de alto por 7 metros metros de largo. En cuanto al peso, suele rondar entre los 4 000 y los 7 000 kilos.

Elefante bebé

Por su parte, el elefante asiático mide una media de 3 metros de altura por 6 metros de largo y, en cuanto a su peso, suele estar alrededor de los 5 000 kilos. De esta forma, el elefante africano se consolida como el mamífero terrestre más grande de todo el mundo.

Forma del cuerpo

Aunque a primera vista estas dos especies de elefantes parecen casi iguales, existen varias diferencias sutiles que delatan la procedencia de los mismos. En este sentido, el ejemplar asiático tiene el lomo en forma de arco, con el punto más alto en el centro de la espalda; a diferencia de su homólogo africano, cuyo punto más alto se encuentra en el lomo.

Piel

Parece increíble que la piel también sea uno de los puntos diferenciadores entre estas dos especies. La piel del africano es considerablemente más arrugada y mucho más gruesa que la del asiático.

Cabeza

La cabeza del elefante asiático es completamente diferente a la del africano. En este caso, la estructura presenta una abolladura en la frente y una curvatura que va desde el frente hasta la parte trasera. Por su parte, el elefante africano no presenta ninguna de estas características.

Elefante

Tipos de elefantes: africano y asiático

Diferencias genéticas

Aunque ambos elefantes pertenecen a la misma especie, también es cierto que poseen importantes diferencias genéticas. Estas diferencias son tan grandes que, de hecho, es casi imposible que ocurra un cruce entre estas dos especies o verlos juntos en una manada.

Trompa

La trompa de ambos elefantes es en apariencia igual; sin embargo, la del elefante asiático tiene un único lóbulo superior. Por su parte, el africano tiene dos lóbulos: uno en la parte superior y otra en la parte inferior.

Colmillos

Todos los elefantes africanos, tanto las hembras como los machos, tienen colmillos. Sin embargo, en el asiático hay una pequeña diferencia, ya que solo los elefantes machos lucen unos largos y puntiagudos colmillos, que surgen cuando el animal es muy joven.

Colmillos del elefante africano

Patas

Hasta los detalles más pequeños son diferentes entre estas dos especies de elefantes, como es el caso de sus patas. En este caso, los africanos cuentan con cuatro o cinco dedos en sus patas delanteras, mientras que en las traseras solo tienen tres. Los elefantes asiáticos, por su parte, tienen cinco dedos en las patas delanteras y cuatro en las patas traseras.

Orejas

Cabe señalar que, además de su tamaño, las orejas constituyen otras de las características más diferenciadoras entre estas especies de la misma familia.

Manada de elefantes

Los ejemplares procedentes de Asia, y particularmente de la India, tienen unas orejas mucho más cortas y redondeadas que los africanos. Estos últimos poseen unas orejas tan grandes que, incluso, les cubre por completo el área de los hombros.

La diferencia entre las orejas de ambas especies se debe principalmente al factor del clima. En este sentido, las orejas juegan un papel fundamental en la regulación de la temperatura. Por ello, es fácil entender por qué son más grandes, ya que las temperaturas en África son mucho más extremas.

Después de conocer las características principales de estos grandiosos animales, resulta más sencillo diferenciarlos a ambos. Aunque sin lugar a dudas, el tamaño es uno de los factores más importantes y más fácil de observar a simple vista.