Especies de elefantes por su tamaño

Las diferencias entre las especies de este mamífero se centran también en la forma de su cuerpo, la piel, la cabeza, los colmillos, la trompa, las orejas, las patas...

Muchas personas desconocen que existen diferentes especies de elefantes. Se suele creer erróneamente que solo existe el gran elefante africano; sin embargo, este espécimen tiene un pariente en Asia, y ambos comparten el hecho de que son animales en peligro de extinción.

Los diferentes tipos de elefantes

El gran elefante africano, el protagonista de tantas historias, documentales y demás imágenes, no está solo en el mundo. Los elefantes, africano y asiático, tienen algunas diferencias importantes, como por ejemplo el tamaño. En lo que respecta a su inteligencia, no se han observado grandes diferencias.

En este sentido, se pueden clasificar a estos dos tipos de elefantes, entre otras cosas, por la diferencia de tamaño. El elefante asiático se diferencia por la forma de la cabeza y las orejas. En un principio estas dos especies de elefantes pueden parecer bastante similares, pero el elefante africano suele ser un poco más grande que su homólogo de Asia.

La diferencia entre el elefante africano y asiático

El tamaño

La principal característica que diferencia al elefante africano del asiático es su tamaño, y es que el primero suele ser considerablemente más grande y pesado. De hecho, las medidas normales de esta especie son 3,5 metros de alto por 7 metros metros de largo. En cuanto al peso, suele rondar entre los 4 000 y los 7 000 kilos.

Elefante bebé

Por su parte, el elefante asiático mide una media de 3 metros de altura por 6 metros de largo y, en cuanto a su peso, suele estar alrededor de los 5 000 kilos. De esta forma, el elefante africano se consolida como el mamífero terrestre más grande de todo el mundo.

Forma del cuerpo

Aunque a primera vista estas dos especies de elefantes parecen casi iguales, existen varias diferencias sutiles que delatan la procedencia de los mismos. En este sentido, el ejemplar asiático tiene el lomo en forma de arco, con el punto más alto en el centro de la espalda; a diferencia de su homólogo africano, cuyo punto más alto se encuentra en el lomo.

Te puede gustar