Loading...
 

Labsky o huskador: todo sobre esta raza

Del cruce de un labrador y un husky siberiano nace la raza híbrida conocida como labsky o huskador. ¿Quieres saber qué características definen a este can? ¡Sigue leyendo!

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 23 octubre, 2021

Las últimas décadas han presenciado el nacimiento de muchas razas de canes híbridas. Una de ellas es la del labsky o huskador, un perro que proviene del cruce entre el labrador y el husky siberiano.

Si se observa de cerca a este can, se podrán diferenciar características de cada una de las razas de las que proviene, aunque lo normal es que siempre sobresalgan las de uno de sus progenitores. ¿Quieres conocerlo mejor? ¡Te invitamos a que descubras cómo es!

El origen del perro labsky o huskador

Estados Unidos es el lugar donde se originó esta raza, allá por la década de los noventa del siglo pasado. De todas formas, se sabe que en otros lugares del mundo los labsky también empezaron a ser criados de manera independiente hace años.

El nombre del primer huskador del que se tiene registro era Runnie, uno de los primeros ejemplares surgidos en EE. UU. Hablando de nombres, el labsky o huskador también se conoce como perro perdiguero siberiano o husky lab mix.

El mayor reconocimiento de este cruce comenzó a partir de 2009, pero ya en 2006 se había creado un club específico para ensalzar a este can en Alemania. En él, a lo largo de varias reuniones, se estableció el estándar de la raza. Sin embargo, costó encontrar consenso entre los criadores. El motivo se debió a que había bastante diferencia de tamaño y peso entre los ejemplares existentes en ese momento.

Características físicas de labsky

Una curiosidad del labsky o huskador es que existen tres tamaños diferentes:

  • Tamaño toy, que permite hasta 35 centímetros de altura a la cruz.
  • Tamaño miniatura, que mide entre 35 y 40 centímetros.
  • Para finalizar estaría el labsky o huskador estándar, que mide entre 40 y 45 centímetros a la cruz.

En cualquiera de los casos, el cuerpo de este can es compacto, fuerte y equilibrado, pesando entre 18 y 28 kilos. Además, presenta una cabeza ancha, coronada por las orejas de origen alto, más rectangulares que triangulares.

Según los genes dominantes, dichas orejas podrán estar un poco caídas (como lo están por completo en el labrador) o erguidas (como las del husky). Al nacer nunca se sabe cómo serán y habrá que esperar a que el perro vaya creciendo para averiguarlo.

El labsky tiene un hocico largo y sus ojos son pequeños, ovalados y de color marrón, azul o pueden presentar heterocromía (ser cada uno de un color). Por último, cabe destacar su cola, la cual es larga y se mantiene algo enroscada hacia el lomo.

Pelaje del labsky o huskador

Este can posee una doble capa de pelo sedoso que le permite aguantar temperaturas muy bajas, como sucede con el husky siberiano. En cuanto a los colores del manto, este se puede dar en varias tonalidades: negra, blanca, marrón, crema, gris o combinaciones entre dos o más de ellas.

Algunos ejemplares presentan una especie de máscara negra en su cara, pero esto no sucede en todos los casos. Por lo tanto, no es una característica estricta del estándar.

Comportamiento del perro huskador

Si algo convierte al huskador o labsky en una mascota fabulosa es su carácter fiel y cariñoso con aquellos que le acogen en su familia. Además, al ser perros algo territoriales también actuarán de manera protectora en el hogar.

Los huskadores son animales muy activos con una gran energía. Por este motivo son perfectos para aquellas personas deportistas que quieran que su mascota les acompañe en ciertas actividades. También son grandes perros de trabajo.

Eso sí, aunque estas son características bastante comunes en todos los ejemplares, hay que tener en cuenta el carácter de sus progenitores y si prevalece más uno u otro. Por ejemplo, los huskys son algo más nerviosos y ladradores que los labradores, que son más tranquilos.

El adiestramiento del labsky o huskador

Otra característica distintiva de este perro es la gran inteligencia que posee. Gracias a esto, la educación de este can no suele ser complicada, pues aprende rápidamente y eso favorece la convivencia con su familia.

El adiestramiento, por supuesto, debe basarse siempre en el refuerzo positivo. Además, tiene que empezar desde que el perro es cachorro y continuar a lo largo de los meses, estableciendo una rutina diaria de entre 15 y 30 minutos.

Asimismo, los periodos de juego son igual de importantes. Esto es así porque el animal también necesita estimulación mental y motivación. De no encontrarla, puede llegar a mostrarse algo perezoso y terco.

Los cuidados más importantes del labsky o huskador

Entre los cuidados más importantes que se deben brindar al labsky están los relacionados con su higiene. Para empezar, dado que posee dos capas de pelaje denso, su muda de pelo es bastante constante y abundante.

Por ello, peinar al perro diariamente facilitará la retirada de esos pelos y que su manto luzca y crezca más sano. Además de esto, es importante revisar sus oídos y limpiarlos si se detecta suciedad interna, así como proporcionarle una buena higiene dental.

Cumplir con las vacunas y desparasitarlo interna y externamente evitará que el animal se enfrente a muchas enfermedades.

No se puede pasar por alto tampoco la gran necesidad de ejercicio que requiere el huskador, pues como se ha dicho es un animal muy activo. Además de correr, una de las actividades que más disfruta es nadar, así que siempre que sea posible se le debe dar esa posibilidad.

Precisamente por lo enérgicos que son estos canes, tienen tendencia a aburrirse con facilidad si les faltan estímulos. Por tanto, además de ejercicio físico, requerirán juguetes con los que entretenerse siempre.

Por último, otro de los cuidados más importantes de este y de cualquier perro es su alimentación. En este caso, hay que elegir un alimento acorde a una raza de tamaño mediano que realiza bastante ejercicio físico.

Salud de los labsky

Aunque son perros de apariencia fuerte y que pueden llegar a vivir entre 10 y 13 años, estos canes son propensos a sufrir algunas de las enfermedades más comunes de las dos razas de las que provienen. Entre ellas, son especialmente relevantes las patologías oculares.

Por ejemplo, el glaucoma es común tanto en el labrador como en el husky, pero en este último, además, puede darse con relativa frecuencia conjuntivitis, cataratas, distrofia corneal y atrofia progresiva de la retina. Además de esto, hay otros tipos de enfermedades que pueden aparecer en el labsky o huskador si predominan unos genes u otros. Entre ellas se encuentran:

  • Displasia de codo y de cadera.
  • Hemofilia.
  • Epilepsia.
  • Artrosis.
  • Problemas de la tiroides.
  • Mielopatía degenerativa.
  • Displasia folicular.
  • Problemas dentales.

Por último, también hay que destacar la obesidad como uno de los problemas que más pueden afectar al huskador. En este caso se suele hablar de cierta predisposición genética por parte del labrador, pero también influye mucho el estilo de vida que lleve el can.

Las visitas al veterinario, además de para cumplir con la vacunación, deben servir como revisiones en las que poder detectar cualquier problema de salud en el animal.

El labsky o huskador en familia

Este can socializa bastante bien y puede tener una muy buena relación con los niños, sobre todo cuando es cachorro. Al crecer puede que se muestre algo más confuso ante los juegos de los pequeños, por lo que estará más a la defensiva en ciertas situaciones si se siente algo molesto.

Sin embargo, no es en absoluto un perro de carácter agresivo por naturaleza, así que no debería haber conflictos en el hogar con ninguno de los miembros de la familia. Aun así, como en cualquier caso, la educación proporcionada será fundamental para la convivencia.

Por último, cabe recordar que se trata de animal muy atlético y enérgico, por lo que es apropiado para tutores que puedan ayudarle a cubrir esa necesidad. No es adecuado para familias con poco tiempo que no pueden sacar al perro varias veces al día a ejercitarse.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Perro shepsky: origen, características y cuidados

El perro shepsky posee las mejores características del pastor alemán y el husky siberiano: es juguetón, inteligente y fiel a su familia.